Hormigueo en las articulaciones: causas y tratamiento natural

La sensación de hormigueo es común y generalmente temporal, se debe a varios factores. Sin embargo puede agravarse si el hormigueo es crónico. En este artículo te mostramos las causas y las sugerencias para prevenir las afecciones en las articulaciones.

El hormigueo en las articulaciones puede ser un síntoma preocupante. Es bastante frecuente que las personas manifiesten que despiertan con esa molestia, o que la padecen en forma continua.

Cuando el hormigueo no se debe al entumecimiento por una postura corporal inadecuada puede obedecer a diferentes causas. ¡Sigue leyendo!

¿Qué son las articulaciones?

Una articulación es una zona en la que se juntan los extremos de dos o más huesos o un hueso y un cartílago. Gracias a ellas el cuerpo puede moverse; hacen posible que piernas, brazos y espalda se flexionen y giren.

Entre los huesos que forman la articulación existe un tejido elástico y flexible, el cartílago articular. El cartílago evita la fricción entre los huesos al actuar como un sistema de amortiguación.

La articulación está rodeada por una “bolsa articular” que sostiene todo este sistema. Esta bolsa está reforzada por ligamentos que impiden que las articulaciones se dañen fácilmente.

Lee también: Prepara un alcohol de hierbas para calmar los dolores articulares

¿Por qué aparece el hormigueo en las articulaciones?

Hormigueo en las articulaciones

Las articulaciones pueden verse afectadas por diferentes enfermedades que impactan sobre ellas. Uno de los síntomas que aparece primero es el hormigueo las articulaciones: en manos, pies, brazos y piernas.

Hay ocasiones en que este síntoma es efímero y desaparece sin aparente causa. En estos casos, el organismo ha logrado reaccionar por sí solo y resistir el motivo que lo perjudicaba.

Sin embargo, a veces el hormigueo en las articulaciones se vuelve crónico y la persona lo experimenta durante mucho tiempo. En esos casos debe atenderse con intervención sanitaria.

Enfermedades que causan hormigueo en las articulaciones

Artritis reumatoide

Hormigueo en las articulaciones

Es una inflamación en la articulación y puede aparecer en diferentes partes del cuerpo. En general, las más afectadas son las de los dedos, brazos y rodillas.

  • Suele comenzar entre los 30 y los 60 años de edad, y es más frecuente en las mujeres que en los hombres. No existen diferencias étnicas ni zonas del mundo en la que se viva.
  • La persona que la padece ve reducida su capacidad de movimiento. Después de un período de hormigueo pueden aparecer dolores más intensos.
  • Aparece cuando los cristales de calcio se acumulan en la articulación. Entonces, comienzan los hormigueos, el cartílago se debilita, se desgasta poco a poco y los dolores aumentan.
  • Daña sobre todo las muñecas, rodillas y dedos de las manos, aunque también puede lesionar cualquier otra articulación.  Se asocia esta enfermedad con la artrosis y con los trastornos tiroideos.
  • Es una afección molesta, pero no destruye la articulación.

Ver también: Tratamiento para fortalecer los huesos y las articulaciones

Osteomielitis

Es una enfermedad de los huesos causada por bacterias u hongos. Los gérmenes llegan a los huesos a través del torrente sanguíneo y si se instalan en la articulación producen una lesión.

El síntoma inicial es el hormigueo, pero luego el dolor se agudiza. Es una enfermedad que se cura con el uso de antibióticos y afecta tanto a niños como a adultos.

Lupus

Se trata de una enfermedad autoinmune. El sistema inmunitario, en lugar de cumplir su función de defender al organismo, ataca a tejidos sanos. Puede dañar diferentes partes del cuerpo.

  • El hormigueo en las articulaciones es uno de los síntomas de que los huesos o el cartílago están siendo afectados por el lupus.
  • No se reconoce una cura definitiva para el lupus, pero es controlable.

Sugerencias para prevenir las afecciones en las articulaciones

Hormigueo en las articulaciones

La dieta es importante. Hay alimentos que proporcionan nutrientes que contribuyen a prevenir los dolores articulares y las enfermedades que los provocan.

  • Omega 3. Es muy efectivo, pues disminuye la inflamación y retarda el desgaste del cartílago articular. El pescado azul y las semillas de lino poseen un alto contenido en omega 3. También puede consumirse como suplemento en cápsulas.
  • Apio. Tiene propiedades diuréticas y actúa como antioxidante. Es aconsejable para tratamientos de desintoxicación y de remineralización del organismo. No debería faltar en la dieta, ya sea en ensaladas, jugos o infusiones.
  • Ortiga. Sus propiedades depurativas calman los síntomas de la artritis. Se puede ingerir como alimento o preparar una mezcla de hojas maceradas y alcohol con la que se frotará el área afectada.
  • Jengibre. Es un poderoso antiinflamatorio y analgésico. Se puede consumir en infusión o incorporarlo rallado en otros alimentos.

Una dieta saludable siempre ayuda a prevenir enfermedades. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que solo los médicos pueden diagnosticar las causas del hormigueo en las articulaciones. Por eso es aconsejable realizar consulta a tiempo si este síntoma persiste.

  • Simopoulos, A. P. (2008). The Importance of the Omega-6/Omega-3 Fatty Acid Ratio in Cardiovascular Disease and Other Chronic Diseases. Experimental Biology and Medicine. https://doi.org/10.3181/0711-MR-311
  • Ginger. (2010). In Botanical Medicine for Women’s Health. https://doi.org/10.1111/ijfs.12940
  • Altman, R. D., & Marcussen, K. C. (2001). Effects of a ginger extract on knee pain in patients with osteoarthritis. Arthritis and Rheumatism. https://doi.org/10.1002/1529-0131(200111)44:11<2531::AID-ART433>3.0.CO;2-J