Hormona luteinizante: qué es y cómo actúa

Alicia Romero 16 enero, 2018
La hormona luteinizante cumple importantes funciones desde el punto de vista reproductivo tanto en hombres como en mujeres, promoviendo la producción de testosterona y desencadenando la ovulación, respectivamente.

La hormona luteinizante (LH) es una hormona sintetizada en la hipófisis, glándula situada en el encéfalo. Las hormonas son sustancias químicas sintetizadas en distintas glándulas para ser liberadas a la sangre. Por el torrente circulatorio llegan a las células diana, donde transmiten una señal que modifica la actividad celular. Son, por lo tanto, mensajeros moleculares que actúan sobre células que se encuentran alejadas en el organismo.

Síntesis y regulación de la hormona luteinizante

Síntesis y regulación de la hormona luteinizante

La glándula hipófisis tiene dos partes, una anterior o adenohipófisis y una posterior o neurohipófisis. La adenohipófisis sintetiza distintos tipos de hormonas. Entre otras, contiene unas células llamadas células gonadotropas, en las que se sintetizan la hormona luteinizante y la hormona foliculoestimulante (FSH).

Se llaman gonadotropinas, ya que actúan sobre los órganos sexuales o gónadas. Una vez sintetizadas, se almacenan en depósitos dentro de la célula llamados vesículas. La regulación de la secreción de las gonadotropinas depende del hipotálamo, una estructura cerebral situada encima de la hipófisis.

Desde el hipotálamo se liberan hormonas o factores de liberación hipotalámicos. Estos se vierten a la sangre de un sistema de capilares llamado eje hipotálamo-hipofisiario, llegando a la hipófisis. Allí, se unen a receptores de las células de la adenohipófisis estimulando o inhibiendo la secreción de hormonas.

La hormona de liberación hipotalámica que regula la secreción de LH es la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH). Esta hormona se libera de forma pulsátil al llegar a la pubertad. Llega a la hipófisis y se une a receptores de las células gonadotropas. Esto moviliza las vesículas haciendo que las gonadotropinas se liberen a la sangre.

Así, llegan a los ovarios y a los testículos, regulando la producción de hormonas sexuales: estrógenos y progesterona en la mujer y testosterona en el hombre. Además, la liberación de gonadotropinas también está controlada por los niveles de hormonas sexuales. Los niveles de éstas en sangre van a controlar la secreción de GnRH y, por lo tanto, de FSH y LH.

Una vez en la sangre, la hormona luteinizante llega a sus receptores del ovario o del testículo, regulando el ciclo menstrual en el primer caso y la producción de testosterona en el segundo.

Ver también: Gonadotropina coriónica humana (hCG)

Funciones de la hormona luteinizante en la mujer

Ausencia del flujo menstrual

La hormona luteinizante va a cumplir un papel importante en el ciclo menstrual femenino, ya que va a ser la hormona desencadenante de la ovulación. Al llegar a la pubertad, comienza el desarrollo del aparato sexual femenino, necesario para que sea posible el embarazo. A partir de este momento comienza la secreción cíclica de gonadotropinas.

En el ovario, la maduración del óvulo u oogénesis tiene lugar dentro de una estructura llamada folículo ovárico, que también sufre un proceso de maduración llamado foliculogénesis. Las células que forman el folículo son:

  • Células de la granulosa: con receptores para la FSH.
  • Células de teca: con receptores para la LH.

En el comienzo del ciclo menstrual, se liberan FSH y LH. La FSH es la que inicia la maduración de varios folículos actuando sobre las células de la granulosa, haciendo que se sinteticen estrógenos. Esto provoca que los niveles de FSH y LH disminuyan, por un mecanismo de feedback negativo. En estas circunstancias se produce la selección del folículo que va a terminar la maduración, el resto mueren por un mecanismo llamado atresia.

El folículo maduro o folículo de Graff será aquel con un tamaño y receptores para FSH suficientes para sobrevivir a las bajas concentraciones de gonadotropinas, y seguirá produciendo estrógenos. El aumento mantenido de los estrógenos estimula dos mecanismos:

  • Las células de la granulosa expresan también receptores para LH.
  • La secreción de LH en la hipófisis por un mecanismo de feedback positivo. El aumento brusco de LH, también llamado “pico de LH” desencadena de la ovulación, es decir, la salida del óvulo con el folículo maduro del ovario.

Tras la ovulación el folículo de Graff comienza un proceso de degeneración. Forma el cuerpo lúteo, en el que las células de la granulosa y células de teca comienzan a sintetizar progesterona. La progesterona hace que disminuyen los niveles de gonadotropinas, haciendo que los niveles de hormonas sexuales comiencen a bajar.

Si no hay fecundación, el cuerpo lúteo desaparece y se forma el corpus albicans. Dejan de producirse hormonas sexuales, por lo que se reinicia el ciclo menstrual y vuelven a liberarse FSH y LH. 

Te recomendamos leer: Estrógenos

Funciones de la hormona luteinizante en el hombre

Funciones y niveles de la testosterona

Al igual que en la mujer, la secreción de gonadotropinas en el hombre va a ser de forma cíclica y comienza en la pubertad. La LH en el hombre se une a células testiculares llamadas células intersticiales de Leydig.

Cuando esto ocurre, estas células sintetizan testosterona y la liberan a la sangre. Además, los niveles de testosterona van a regular la secreción de GnRH en el hipotálamo. Cuando los niveles de esta hormona son altos, se inhibe la liberación de GnRH. Como consecuencia, no se liberan gonadotropinas y cesa la producción de testosterona.

Alicia Romero

Estudiante de Medicina. La cultura es aquello que queda cuando todo lo demás se va, así que vamos a cultivarla.

Ver perfil
Te puede gustar