Horneado espinacas

Belén Gisbert 20 mayo, 2015
Es importante que diluyamos bien la harina para que obtener una bechamel sin grumos. Si lo deseamos, podemos colarla por un pasapurés para asegurarnos de que queda con una textura fina

Lejos de emplear recetas rebuscadas con horneados creados con cremas agrias u otras, en esta ocasión, apostamos por la elaboración “de toda la vida” de un horneado creado con salsa bechamel.

Este tipo de preparaciones permite muchos ingredientes, sobre todo verduras, y ahora  vas a ver cómo hacer un sabroso, sencillo y súper económico horneado de espinacas y alcachofas.

Como en casi todas las recetas, se recomienda que busques y compres verduras frescas. Unas espinacas y alcachofas frescas son muchísimo mejor que las verduras congeladas o enlatadas. Estas tienden a dejar un gusto amargo y no poseen esa intensidad 100% de las propiedades y el sabor de las frescas.

Estas deliciosas verduras son sencillas de limpiar. Las espinacas simplemente tendrías que cortar el tallo y trocear el resto; y las alcachofas eliminar las hojas exteriores duras (dos capas) y trocearlas.

El horneado de espinacas y alcachofas puedes servirlo en una comida o en una cena, como plato principal o como acompañamiento a una carne, por ejemplo.

Vamos a ver cómo hacer al completo este horneado de espinacas y alcachofas.

Horneado de espinacas y alcachofas

alcachofas gratinadas

Datos:

  • Porciones: 8
  • Tiempo total: 1 hora

Ingredientes

  • 6 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 1/4 de taza de harina
  • 2 tazas de leche entera
  • Sal
  • Una pizca de pimienta de cayena
  • Una pizca de nuez moscada
  • 1/2 taza más 3 cucharadas de queso parmesano recién rallado
  • 1 cebolla mediana picada
  • 1 manojo de espinacas frescas
  • 3 dientes de ajo picados
  • 500 gr de alcachofas frescas
  • 1 cucharadita de tomillo seco

Preparación

Establecer una parrilla del horno en la posición media y precalentarlo a 200ºC.

Limpia las verduras: las espinacas simplemente tendrías que cortar el tallo y trocear el resto; y las alcachofas eliminar las hojas exteriores duras (dos capas) y trocearlas.

Preparamos la salsa bechamel

Derrite 4 cucharadas de mantequilla en una cacerola mediana a fuego medio-bajo. Cuando esté derretida, retirar un momento del fuego. Añadir la harina y revuelve constantemente durante unos 5 minutos o hasta que la mezcla tenga un color dorado.

Añadir la leche, batir y llevar el líquido a ebullición.

Cocina a fuego lento, revolviendo constantemente durante unos minutos o hasta que el líquido sea lo suficientemente espeso como para cubrir la parte de atrás de una cuchara.

Retira del fuego y agrega el queso, ½ cucharadita de sal, nuez moscada y pimienta de cayena. Pon a un lado.

Preparamos el horneado

En una sartén grande, calienta las 2 cucharadas restantes de mantequilla a fuego medio. Agregar la cebolla y cocinar hasta que tenga una textura suave y translúcida, aproximadamente 5 minutos. Añadir las espinacas, el ajo, las alcachofas troceadas, el tomillo y ½ cucharadita de sal.

Cocina revolviendo ocasionalmente durante 5 minutos más. Poner las verduras a un tazón grande para mezclar.

Añadir la salsa bechamel a las verduras y mezclar hasta que estén bien combinados.

Poner la mezcla en una fuente apta para horno y espolvorear queso rallado.

Hornear durante 20 minutos o hasta que esté caliente y muy ligeramente dorada en la parte superior.

pastel espinacas y patatas

Servir con rodajas de pan y acompañado de una carne, si has empleado el horneado de espinacas y alcachofas para guarnición.

Como verás es muy sencillo de hacer. La salsa bechamel se emplea para horneados o gratinados para pastas como canelones, lasañas, etc., diferentes verduras e ingredientes, tales como: coliflor, brócoli, pechugas de pollo, patatas…

Esta salsa queda estupenda con cualquiera de estos ingredientes, para luego poner queso rallado encima y gratinar.

Como no, la salsa bechamel es la estrella de las croquetas, las cuales se mezclan junto con pollo, carne, pescado y cualquier combinación inimaginable, para luego ser el centro de una deliciosa croqueta, previamente rebozada en harina, huevo y pan rallado y frita en abundante aceite.

Disfruta de este sencillo y cremoso plato.

Te puede gustar