Un hospital de Córdoba hace el primer trasplante hepático de adulto vivo a bebé por laparoscopia

El primer trasplante hepático de adulto vivo a bebé por laparoscopia es fruto del trabajo y la fortaleza tanto de los profesionales como de la propia enferma y sus familiares

Todos los días nos despertamos con noticias horribles, la mayor parte de muerte o de violencia. El ser humano es capaz de usar su inteligencia para idear la manera más cruel de eliminar a sus semejantes.

Otras veces, la usa para conseguir y mantener el poder.

Sin embargo, también es cierto que hay quien opta por darle a la palabra “humanidad” una dignidad distinta, merecedora de elogios y vítores, como ha sucedido en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba (España).

La nueva vida de la pequeña Emma es una muestra de cómo usar esa humanidad con mayúscula, de cómo muchas personas deciden emplear sus reflexiones para mejorar la vida de los demás.

Y es que esta bebé de nueve meses ha sido la primera persona en disfrutar de un trasplante hepático de adulto vivo a bebé por laparoscopia.

Aquilino Alonso, consejero de Salud de la Junta de Andalucía, ha querido señalar la importancia de que se haya ejecutado precisamente a través de este método.

La laparoscopia se caracteriza por ser una cirugía muy poco invasiva, lo que disminuye los riesgos de la operación de forma considerable.

El primer trasplante hepático de adulto vivo a bebé es una historia de amor

Todo gran avance esconde una escalada a la superación pero, cuando se trata de salvar vidas, es más que eso.

Solo el amor a tus congéneres y el respeto por la unicidad de la vida puede conducir a estas personas a ocupar sus horas, a sacrificar el tiempo con sus seres queridos, en pos de un mundo más seguro.

En este caso, se trata del equipo de trabajo de Javier Briceño, el director de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía General y Digestiva del citado hospital cordobés.

Después de innovar en otros proyectos, se adentraron en este sueño en 2013, con éxitos sucesivos hasta llegar a este primer trasplante hepático de adulto vivo a bebé por laparoscopia.

¿Quieres conocer más? Lee: Una cirugía de tan solo 8 minutos promete dar una visión perfecta para siempre

Cirujanos

Como los doctores indican, se precisa un alto nivel de destreza y precisión para llevar a cabo una operación como esta.

No en vano estuvieron 11 horas en la mesa quirúrgica, incluyendo la extracción de una parte del hígado de la otra protagonista de esta suma de heroicidades, la tía de Emma, de 35 años.

Emma, la bebé que luchó por su vida con 9 meses

Aun siendo contra natura que una persona de tan corta de edad se someta a una situación complicada, lo cierto es que se trata de una afección común entre los niños con enfermedades en el hígado: atresia u oclusión de las vías biliares.

No olvides leer: Tónico casero para depurar el hígado y la vesícula biliar

La gravedad de esta patología congénita reside en que dichas vías se encargan de transportar la bilis a la vesícula, por lo que, al estar atascadas, la función no se realiza correctamente.

El resultado progresivo es, en esencia, que se producirá un fallo en cadena del resto de órganos, debido a la presencia en sangre de un exceso de sustancias que se deberían haber expulsado.

trasplante hepático

Antes de que se produjera el primer trasplante de adulto vivo a bebé, se realizó una intervención previa, para mantener a la paciente estable, y poder realizar el creativo procedimiento en marzo.

La barrera médica funcionó, pero, sin duda, las ganas de vivir de la pequeña tuvieron mucho que ver en su salvación.

La laparoscopia en España: una sencilla solución para grandes problemas

Hablamos de “sencilla solución” porque es una alternativa muy poco agresiva capaz de resolver padecimientos mayores.

No obstante, por sus características, el personal que la lleve a cabo debe tener unas manos especiales, ya que se requiere de una precisión similar a la de una máquina.

Los médicos del hospital andaluz, pioneros en el campo, se han formado en Francia y en China. En 2015 participaron en 130 hepatectomías. En 40 de ellas se se usó esta técnica, sin que se tratara de un trasplante hepático de un adulto vivo a bebé.

Así, dar este paso, tal y como afirma el doctor Briceño, tiene ventajas inconmensurables ya que, además de facilitar la convalecencia y eliminar un elevado número de complicaciones derivadas de la operación tradicional, facilita el proceso de donación.

Gracias a la laparoscopia, bastará la compatibilidad de los organismos y la voluntad del donante para que se produzca la donación.

Es hora de comenzar a explotar otros campos de investigación, con la seguridad de que, con médicos tan entregados como estos, pronto hablaremos de nuevos héroes y heroínas.

Titanes que nos salvarán de lo que un tiempo atrás se alzaba como un obstáculo incontestable.