Descubre el hospital donde se permite a las mascotas visitar a sus dueños

Valeria Sabater · 27 abril, 2016
Lejos de suponer una amenaza para la salud de los pacientes, la visita de sus mascotas en el hospital les da una inyección de energía y optimismo

El Hospital Juravinski de Ontario, en Canadá, es especial. Es uno de los pocos centros médicos donde los pacientes pueden recibir las visitas no solo de sus amigos y familiares, sino también de sus mascotas.

Porque, al fin y al cabo, también ellos forman parte de nuestra vida y nuestro corazón.Tal y como explican los responsables de este bonito proyecto, lejos de causar problemas debido a la presencia de bacterias, los enfermos se recuperan mucho antes. Su ánimo, al igual que su sistema inmunitario, mejora.

Cada animal que entra en el hospital debe pasar antes por un buen lavado y desinfección. Todo está controlado para que los gatos y los perros puedan dar esa necesitada dosis de alegría que todo paciente necesita. Hoy queremos hablarte de esta iniciativa tan interesante.

El Hospital Juravinski y su sensibilización con los pacientes

El «Companion Pet visitation Program» («programa de visitas de las mascotas») se creó a raíz de una triste pero emotiva historia. Donna Jenkins, la directora del Hospital Juravinski, tuvo que afrontar la muerte temprana de su sobrino de 25 años a causa de un linfoma.

El joven, antes de morir, le pidió poder ver a su perro. Y le hizo prometer, además, que haría todo lo posible para que el resto de pacientes pudieran ver también a sus mascotas cuando estuvieran ingresados en el hospital.

Le comentó que pocas cosas podían traer tanta felicidad como abrazar a esos queridos amigos. Así, el centro creó un servicio por el que los familiares pueden contactar con los sanitarios y servicios sociales para que esa visita pueda atenderse, programarse y llevarse felizmente a cabo.

Descubre los beneficios de las terapias con animales

Los milagros se ven cada día con esta nueva iniciativa

Niña en el hospital con su perro

Este proyecto está financiado por la organización benéfica Zachary’s paws for healing, que lleva el nombre del sobrino de la directora que falleció. Es aquí donde los familiares pueden contactar para recibir la información y la ayuda necesarias para permitir esas visitas que tan buenos resultados está trayendo.

Cuando los pacientes deben hacer frente a muchos días de hospitalización, el desánimo afecta notablemente a su recuperación. Algo tan sencillo como la visita de su mascota aumenta sus endorfinas, regula sus respiración y acelera las recuperaciones.

Otro aspecto importante es el gran beneficio que estas visitas están ocasionando en el área de oncología. Los pacientes que reciben quimioterapia pasan estos duros instantes con más calma y mayor armonía si a sus pies, o en sus regazos, descansan sus mascotas ofreciéndoles ánimos.

Conoce también los grandes beneficios de tener una mascota en casa

Las mascotas se «preparan» antes de visitar a sus dueños

Mujer en el hospital con su perro

Una de las razones por las que las mascotas tienen vetadas la entrada a los hospitales o centros de salud es por ser una fuente directa de infecciones. Ahora bien, los responsables del Hospital Juravinski llegaron a las siguientes conclusiones:

  • Los animales suponen las mismas amenazas que los familiares que visitan a los enfermos.
  • Para controlar esa fuente de bacterias basta con un adecuado lavado y desinfección del pelaje del animal antes de entrar al hospital.
  • Los animales deben ir con un arnés para controlar sus movimientos.
  • Las mascotas solo pueden visitar a sus dueños. Se prohíbe que entren en contacto con otro paciente que no sea de su círculo personal.
  • Las mascotas entran al hospital acompañados por la familia. Sin embargo, un asistente social controla cada situación y movimiento. Los pacientes suelen estar sujetos a máquinas, goteros o vías que suponen un riesgo que hay que controlar.

La ayuda terapéutica que nos aportan los animales

Hombre con su perro en el hospital

El apoyo emocional que nos brindan las mascotas en momentos difíciles es, sin duda, extraordinario. Y este soporte va más allá del plano emocional. Las terapias con animales nos demuestran la gran capacidad de las mascotas para ofrecer ayuda física e incluso psicológica.

  • Muchos niños con autismo logran controlar sus instantes de ansiedad o ataques de pánico gracias a la atención de un perro entrenado para ello.
  • Pacientes con diabetes o con epilepsia son atendidos también por perros de asistencia capaces de prevenir subidas o bajadas de azúcar. También cuidan de que sus dueños no sufran daños durante las crisis epilépticas.

Conoce también a Mahe, el perro que cuida de un niño con autismo

Todo un ejemplo de convivencia, nobleza y cariño. Algo que nos demuestra, una vez más, el gran apoyo y el valioso regalo que son nuestras mascotas.