Hoy voy a soplar las nubes grises para tener un buen día

Aunque no lo creamos, nuestro estado de ánimo está muy relacionado con nuestra forma de pensar y la actitud que tomamos ante los acontecimientos. Por eso es importante ser positivos

Hoy voy a soplar las nubes grises de mi mente para permitirme tener un buen día. Sabemos que algo así no es fácil de conseguir y que, en ocasiones, el tener una buena jornada no siempre depende de nosotros mismos.

Ahora bien, es necesario mantener un adecuado control de las riendas de nuestra vida, porque somos nosotros los artífices de cada uno de nuestros pasos y quienes merecemos esa felicidad cotidiana que nadie debería vetar de ningún modo.

Tu actitud es importante, así como tu fuerza de voluntad y la habilidad para ser asertivo, para decir no cuando lo necesitas y marcar límites que te permitan disfrutar de tus espacios privados. Esos donde se inscribe nuestro crecimiento personal.

Hoy te invitamos a que pongas en práctica estas sencillas estrategias para disfrutar de un buen día.

Tu actitud es lo más importante

Mírate al espejo unos segundos. Deja a un lado el maquillaje, esos pendientes o ese peinado nuevo que hoy te has atrevido a probar. Hay algo que va más allá de la ropa y la apariencia física.

¿Con qué actitud vas a empezar hoy el día?

Seguro que, en más de una ocasión, al ir al trabajo, al salir de casa para llevar a los niños al colegio, te has encontrado con alguien que, de buenas a primeras, ya te transmite algo negativo. Es su expresión, es su mal genio, su abatimiento…

Te recomendamos leer “y cuando menos lo esperas todo sale bien

Son pequeñas cosas que trascienden más allá de la apariencia física y que se adhieren a nosotros. A nuestro ánimo, a nuestra fuerza y motivación.

  • Para tener un buen día debes creer que de verdad lo mereces.
  • Vístete por la mañana con una actitud luchadora. En ocasiones hablamos del “positivismo“, pero lo positivo no vale de nada si no creemos realmente en ello y no hacemos un buen ajuste de nuestra realidad.
  • Todos sabemos las dificultades que tenemos, todos conocemos nuestros problemas, así que de nada vale dejarlos un lado y olvidarlos. Hay que hacerles frente, de ahí la necesidad de calzarte con una actitud fuerte, luchadora.

Esa que va más allá de lo positivo y que es capaz de encarar, de ser resiliente.

hoy voy a soplar las nubes grises para tener un buen día

Hemos de aprender de los momentos grises

Hay quien, tras un día negro, decide hundirse en esos momentos negativos y cronificar dicho estado. No es lo adecuado. De lo contrario, de ese abatimiento previo podemos caer en una depresión.

Para ello, es necesario que tengas en cuenta estas reflexiones:

  • La vida no siempre es fácil y nadie nos ha garantizado que la felicidad vaya a acompañarnos cada día.
  • Quien no ha experimentado una decepción, un fracaso, una pérdida o, simplemente, se ha equivocado, es que aún no ha vivido de forma plena, lejos de su zona de confort.
  • Los días negros deben enseñarnos a ser fuertes. Aparecen para ponernos a prueba, para retarnos y mostrarnos que las dificultades pueden guiarnos para ser mucho más sabios, más hábiles.

Lee también hay decepciones que nos hacen abrir los ojos y cerrar el corazón

  • Ten esto en cuenta:
    • Si has pasado por días negros… ¿Cómo no vas a poder con los días grises?
    • Solo tienes que desplegar esas estrategias que ya conoces: La confianza en ti misma, la seguridad de que todo pasa, de que hay días buenos y días malos.
    • Con una buena autoestima y determinación vas a poder soplar esas nubes para poder tener un buen día.

No dejes que nadie te traiga sus propias nubes grises a tu vida

mujer mariposas

Tú eliges de quien deseas preocuparte, solo tú decides a quién deseas tener en tu corazón y pensamientos. No podemos negarlo. En ocasiones son muchas las personas que se acercan a nosotros contándonos sus problemas, sus desgracias, transmitiéndonos su negatividad.

Hay quien lo hace casi sin darse cuenta, porque necesita de ese desahogo cotidiano sin pensar primero en qué “carga” llevan los demás.

  • Ahora bien, evita que te responsabilicen de problemas que no son los tuyos. No cargues con más pesos ajenos de los que ya llevas porque, de lo contrario, ni siquiera podrás con los tuyos.
  • Aprende a priorizar cada día no solo tareas, sino también emociones.
  • Si hay familiares o amigos a los que quieres, pero que son algo negativos, limita un poco el trato. No se trata de romper relaciones, sino de mantener una higiene emocional donde quedar protegidos.
  • Preocúpate de las personas que amas, pero siempre de forma constructiva. No almacenes dolor sin finalidad, que la preocupación te dé fuerzas para buscar soluciones. Que tu actitud sea la de mantener la esperanza para que cada día sea un buen día, ese en que todo puede mejorar.

Descubre 5 consejos para mejorar tu autoestima

Para concluir, sabemos que no siempre es fácil salir de casa con una sonrisa puesta. Ahora bien, si hay algo que debemos tener claro es que los pensamientos cambian actitudes, y alimentan emociones.

Así pues, no lo dudes. Reorienta tus pensamientos hacia esa superación personal, crea un ánimo fuerte y capaz que te permita de verdad ser feliz cada día. Como tú mereces.

 

Te puede gustar