Ian, el primer tetrapléjico que ya mueve los dedos

Gracias a un ordenador y a un innovador proyecto un joven tetrapléjico ha conseguido recuperar la movilidad en los dedos de la mano. Se está trabajando para ampliarlo a otras zonas

Ian Burkhart tiene 24 años y, con solo 19, su vida quedó paralizada para siempre. Tras un accidente de buceo quedó tetrapléjico, convirtiéndose así en una persona dependiente a quien le costó mucho asumir su nueva realidad.

Ahora, 5 años después, se considera a sí mismo “un tipo con suerte”. ¿La razón? El Instituto Battelle Memorial, un centro de investigación sin ánimo de lucro, lo eligió para participar en un ensayo clínico que está consiguiendo resultados espectaculares.

Ian ahora sonríe esperanzado. Este chico tetrapléjico de mirada amable ya mueve los dedos y las manos, y su mundo ha cambiado enormemente de la noche a la mañana.

Te explicamos la razón.

Ian, el primer tetrapléjico que ha conseguido recuperar el movimiento de los dedos y las manos

El proyecto al que se ha sometido Ian lleva por nombre “NeuroLife“.

Después de que la FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos del Gobierno de Estados Unidos) aprobara el tratamiento, Ian fue el primer paciente elegido para iniciar un proyecto experimental con un final muy claro: devolver la movilidad a las personas con tetraplejia.

Se necesitan sin duda más avances y más pruebas pero, de momento, lo que se ha conseguido es un gran logro: la movilidad de los dedos.

Descubre también lo que le ocurrió a un niño de dos años que se comió una almendra

IAN-chico-tetrapléjico

El sistema

El equipo de neurólogos y científicos e ingenieros del proyecto “NeuroLife” lleva más de 10 años trabajando en esta idea, que se resume en estas estrategias:

  • Hay tres elementos clave: un bypass, una manga de estimulación muscular y un ordenador. Los tres juntos actúan como una médula espinal artificial.
  • Los tres sistemas trabajan estableciendo conexiones entre el cerebro y los músculos de las extremidades dañadas.
  • El bypass recoge las señales eléctricas cerebrales que ordenan los movimientos.
  • El ordenador, por su parte, codifica las órdenes y genera una estimulación muscular para ejecutar los movimientos.
  • Toda esta mágica artesanía biónica acontece en menos de una décima de segundo desde que el paciente piensa en realizar el movimiento hasta que se produce. Algo fantástico.

Descubre también por qué se nos duermen las manos por la noche

Un proceso duro pero esperanzador para Ian

Cuando uno es tetrapléjico no entiende de negativas ni de cerrar las puerta a cualquier estrategia con la cual optimizar su estado. Cualquier pequeña mejoría es una esperanza, y por ello, Ian no dudó un momento en decir que sí a la propuesta.

  • Para ello, tuvo que someterse a una operación de más de 3 horas para implantarle el chip en la corteza motora.
  • Tras la intervención, tuvo que someterse a un entrenamiento diario, que duró más de 15 meses, para conseguir que su cerebro se adecuara a los tres dispositivos: el bypass, el chip y el ordenador.
  • El chip se conecta por cable a un puerto atornillado en su cráneo, y a él se une otro cable que va al ordenador. Es algo complejo, sin duda, pero, como explican los científicos, a medida que Ian vaya adquiriendo una gama más amplia de movimientos, crearán otros sistema más sencillo y práctico.
  • A día de hoy Ian puede ya mover todos los dedos y las muñecas. Puede agarrar objetos, pasar una tarjeta de crédito por una ranura, verter agua en una jarra, remover dados, contestar al teléfono e incluso consigue ya manejar ciertos videojuegos.

Es solo el principio

ian-tetraplégico-implante

Nick Anetta, uno de los responsables del proyecto, señala que “esto es solo el principio”. Su próxima finalidad es diseñar unos dispositivos más amigables y ligeros para que Ian pueda llevar una vida más autónoma con estos instrumentos que generan sus movimientos.

  • Durante este verano se van a iniciar las operaciones para que un nuevo paciente disponga también del “NeuroLife”. A pesar de ser una organización sin ánimo de lucro, necesita sin duda más financiación, porque el propósito final es estimular no solo el movimiento en dedos y manos, también en las piernas, la espalda
  • No obstante, cabe señalar un aspecto importante. Algo que puede ocurrir es que estos chips produzcan algún rechazo al cabo de los años.

Así, se necesitaría cambiar los implantes cada ciertos años, por lo que la necesidad de financiación sigue siendo muy elevada, y este es el mayor problema que encuentran en el Instituto Batelle Memorial.

  • A pesar de ello, el equipo médico no se va a rendir, porque no hay nada tan gratificante como contemplar la sonrisa esperanzada de una persona que ve cómo, por fin, recupera la movilidad en sus manos.

Por muy insignificante que nos parezca, estos simples movimientos en los dedos son “universos de felicidad” para todos los pacientes aquejados por tetraplejia.

Descubre también los beneficios de caminar, un ejercicio ideal para mente y cuerpo

Esperamos pues que en los próximos años podamos leer más noticias positivas sobre este increíble proyecto. Te dejamos con el vídeo sobre Ian para que compartas también la alegría de este joven.