4 ideas para transformar una pared en un jardín vertical

Si eres amante de la vegetación y la naturaleza pero no quieres colocar en casa más macetas, inspírate con estos jardines verticales, auténticas obras de arte que te encantarán.

Tener un jardín vertical puede darle a nuestro hogar un toque muy personal, no solo tenemos que pensar que la vegetación puede estar en nuestra terraza o jardín, también podemos tener contacto directo con la naturaleza en el salón o en la cocina de nuestra casa.

No hay límites de espacio cuando nos referimos a vegetación y naturaleza, siempre hay un buen rincón o hueco para colocar una planta o una maceta con hierbas aromáticas. Las plantas son vida y crean ambientes estupendos en el hogar.

Nosotros queremos mostrarte algunas ideas que puedes llevar a cabo para construir o crear un jardín vertical en una pared cualquiera de tu casa, es decir, transformar la pared en un verdadero jardín.

Con algo de creatividad que tengamos conseguiremos efectos ópticos muy buenos. Te contamos lo que puedes hacer de forma fácil y segura.

Transformar una pared en un jardín vertical es así de sencillo

Si estás cansado de tus macetas o de ver siempre tus plantas a lo lejos en tu jardín, aprende a realizar o inspírate en estos jardines verticales para decorar tu hogar.

Puedes ayudarte de elementos cotidianos como las cajas de madera, botellas de plástico o tarros de vidrio. Son materiales muy sencillos de conseguir, económicos y que se pueden transformar fácilmente para que sirvan de base para nuestras plantas.

Jardín vertical en nuestra propia casa.

Jardín vertical en tu cocina

Una de las opciones más prácticas es realizar uno de estos jardines verticales en nuestra cocina aprovechando cualquier rincón pequeño donde quepan unas macetas para sembrar hierbas aromáticas o plantas pequeñas que nos den frutos.

Siempre dentro de los espacios de tu cocina puedes utilizar una pared para levantar un jardín vertical donde puedas plantar todo lo que desees. Desde fresas hasta lechugas, no hay límites.

Puedes construir los recipientes con materiales reciclados o, sino, puedes comprar unas macetas preparadas ya para ser colocadas en una pared.

Jardín vertical en la fachada de nuestra casa

Puedes utilizar la misma fachada de la casa para transformarla en un jardín vertical. Piensa qué tipo de vegetación sembrarás porque deberás tener en cuenta la incidencia del viento y de los rayos de sol.

Además, tienes que buscar materiales aptos para evitar filtraciones en las paredes de casa, porque no queremos que el agua se filtre en ellas por culpa de nuestro jardín. Una idea para evitarlo es comprar o colocar macetas de madera o latas de aluminio y cubrirlas con una malla de lona impermeable.

Te puede interesar: Jardín en tu terraza, las mejores y más sencillas ideas para hacerlo

Transformar una pared del interior de tu casa

Si quieres darle un toque original y de color a la pared de tu casa, te aconsejamos que coloques un jardín vertical en tu salón. Los jardines verticales no tienen por qué ocupar mucho espacio, ya que dependerá de la parte de la pared que quieras cubrir.

Con ellos crearás espacios en tercera dimensión; además, añaden un toque estético y divertido a cualquier pared que escojamos. Así mismo, mejorarás la calidad del aire de tu casa y no tendrás que estar moviendo macetas para limpiar cada rincón. Los jardines verticales son una forma de ganar espacio y limpieza.

Las plantas extraen el dióxido de carbono y son capaces de absorber contaminantes como el formaldehído, que se encuentra en algunos tintes textiles que se utilizan para teñir alfombras o se colocan en las resinas de los suelos.

También puedes añadir jardineras verticales para separar espacios. Si tienes paredes en medio o una columna, puedes cubrirla de plantas para que visualmente ayude a separar esos espacios.

Otra forma de colocar estas plantas verticales es ayudarse de una escalera de madera; puedes dejarla apoyada en la pared para que no tengas que agujerearla ni hacer ninguna obra.

Es posible tener y cuidar un jardín interior.

Plantas en tu lugar de estudio

La vegetación tiene un efecto en el ser humano muy bueno; las plantas, arbustos y árboles nos calman y nos brindan propiedades beneficiosas sin que nos demos cuenta. Se ha estudiado que la vegetación puede mejorar nuestra mente y es beneficiosa para nuestro cerebro.

Este emplea mucha energía durante el día y necesita de un receso por las noches para desconectar y reponer fuerzas. La fatiga mental puede ser regenerada en casa si disponemos de un espacio adecuado para ello. No solo el dormitorio es importante, sino también el lugar de estudio y de trabajo en el hogar.

Haz un jardín vertical en la habitación donde sueles pasar más horas de concentración; con ello conseguirás mejores resultados con menos cansancio. Tu productividad se verá aumentada y, además, le darás un toque decorativo estupendo.

Lee también: 10 plantas que puedes cultivar fácilmente en tu jardín

Los jardines que se colocan de forma vertical necesitan menos cantidad de cuidados; nos referimos a que no corremos el riesgo de tener una plaga de insectos. Esto ocurre porque los bichos lo tienen más complicado para llegar a las flores, raíces o tierra.

Como puedes comprobar, no hay límites en cuanto a la vegetación en un hogar, esperamos que te hayas inspirado para realizar y colocar tus propios jardines verticales, ya no tienes excusa para no transformar una pared en un precioso paisaje.