Cómo identificar los verdaderos amigos

Yamila Papa Pintor·
14 Julio, 2020
Un amigo verdadero es capaz de mover cielo y tierra por nosotros. Aprender a valorarlos es indispensable, pues su presencia en nuestras vidas es un auténtico tesoro.

Dicen que los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una mano. Esas personas que siempre nos acompañan, que nos escuchan y sacan lo mejor de nosotros están en esa exclusiva lista de seres queridos.

Sin embargo, hay que tener cuidado. Muchas personas se acercarán a ti movidas por el interés, por lo que debes aprender a diferenciar a las amistades de verdad de las que no.

En este artículo te contaremos cómo hacer para identificarlos.

¿Qué hacen los verdaderos amigos?

Amigas

Para algunas personas es sencillo identificar quiénes son sus verdaderos amigos y quienes están a su lado por interés o por razones ocultas. Los verdaderos amigos demuestran una serie de cualidades que no todo el mundo posee.

Algunas de las más comunes son las siguientes.

1. Te levantan la autoestima

Cuando te sientes mal contigo mismo, te hacen ver todo lo bueno que hay en ti. Resaltan todas tus habilidades y aspectos positivos para que te sientas mejor.

Un buen amigo busca siempre levantarte la autoestima y el ánimo, aún en los peores momentos. Para él no existirá la envidia, ni actuará movido por los celos.

Lee también: 7 razones por las que importan las amistades

2. Te apoyan

Sin importar cuáles sean tus decisiones, ellos siempre estarán ahí para acompañarte en el camino que tomes. Muchas veces, incluso aunque no estén de acuerdo con este.

Pueden brindarte su apoyo a través de un mensaje, de una tarde juntos, de un abrazo o de cualquier gesto sin importancia. Con ellos, sabes que tienes un pilar en el que sostenerte.

3. Te escuchan al 100 %

Esta es otra de las principales características de los verdaderos amigos. Cuando decimos que “te escuchan”, nos referimos a que prestan atención a lo que le dices, aunque seas repetitivo, pesimista, estés rebosante de alegría o repleto de ira.

Estas personas tan especiales pueden pasarse horas a tu lado (o al otro lado del teléfono) y, además, tienen la confianza suficiente para decirte cuando estás siendo un pesado sin que te enfades por ello.

Te recomendamos leer: Los amigos duplican las alegrías y dividen las penas

 4. Te hacen sentir cómodos

Ante un buen amigo, no hace falta que mientas o pretendas ser alguien que no eres. Cuando estás con verdaderos amigos, no necesitas fingir ni intentar impresionarles.

Con ellos, puedes hablar sin tapujos, mostrarte tal cual eres y sentirte realmente a gusto, como en casa, sin máscaras.

5. Te ayudan

Probablemente, cuando tienes que tomar una decisión importante y no estás seguro, llamas a tu mejor amigo o amiga para que te dé su opinión. Saber qué es lo que haría él o ella es importante para ti.

Los amigos verdaderos nos dan valiosas recomendaciones que nacen de su parecer sobre las situaciones. Ellos nos prestan sus oídos, sus brazos, sus manos y sus pies cuando los necesitamos.

También, nos ayudan a recuperar nuestro “centro” cuando sentimos que de alguna forma lo perdemos. Si las cosas no están muy bien, por el motivo que sea, pueden ser nuestra “ancla”.

6. Reservan tiempo para ti

Los amigos verdaderos no te ponen excusas a la hora de quedar, ya que les apetece pasar tiempo contigo.

Es cierto que todos tenemos obligaciones, tareas y compromisos. Sin embargo, te darás cuenta de cuando la amistad es real, ya que ese amigo siempre encontrará pequeños espacios para verse contigo.

Algunas de las frases que pueden sonarte son las siguientes:

  • Entre que salgo de clase y voy a la librería, tengo 15 minutos para un café”.
  • Tengo que ir al médico. Cuando salga, me desvío del camino a casa para saludarte”.
  • Reservo con anticipación el jueves por la noche, para que vayamos a comer algo”.

Si, por el contrario, una persona está siempre ocupada, cancela todos los planes o pone trabas para los encuentros, entonces bien puede ser que no esté tan interesada en dedicarle tiempo a una amistad.

No es algo malo, quizás esté atravesando un momento difícil. Sin embargo, es posible que no puedas considerarle un amigo incondicional.

7. Te dicen la verdad

Es muy importante que te rodees de personas que sean sinceras y honestas. De nada te sirve que te digan solo aquello que quieres escuchar, porque es contraproducente.

Si un vestido te queda mal, un amigo sincero te lo dirá. Al igual que si piensa que tu pareja no es bueno para ti, no podrá ocultarlo. Asimismo, si considera que estás tomando una mala decisión, será el primero en decírtelo.

La sinceridad es muy importante en una relación (de amistad, de pareja, de trabajo). Por ello, valora a aquellos amigos que siempre te dicen la verdad, aunque te duela.

8. Te respetan

Los amigos verdaderos no te “encadenan” para que estés siempre a su lado. Ellos entienden que tienes otras cosas que hacer y otras personas de las que también cuidar.

Igualmente, te entienden cuando quieres estar solo, por la razón que sea. El respeto es fundamental en una amistad y este implica, entre otras cosas, respetar el espacio personal del otro.

9. Te perdonan

Un verdadero amigo sabe que eres humano y acepta que puedas equivocarte. Por ello, si demuestras que estas arrepentido por algo que has dicho o hecho, no tendrá problemas en perdonarte.

La amistad verdadera implica disculpar ciertos errores, perdonar de corazón y primar la buena relación y el tiempo compartido.

Amigos abrazándose

10. Te hacen una mejor persona

Si quieres tener verdaderos amigos, debes aprender a dar. La amistad no se trata de que solo uno haga todo el esfuerzo.

Ambas partes son responsables del crecimiento y del desarrollo del lazo emocional de la relación. Si quieres mantener a tus amigos a tu lado, debes actuar en consecuencia. Esto implica que no siempre serás el que hable, ya que en ocasiones deberás también escuchar.

Quien tiene un amigo, tiene un tesoro

Al igual que ellos contigo, tú también deberás ser honesto y respetuoso, ayudarles para que sean mejores personas, estar a su lado en toda situación y ofrecerles tus puntos de vista de manera realista.

Si cuentas con amigos de verdad, eres afortunado. Y si tú eres uno de ellos, puedes estar seguro que tus amistades sabrán valorarlo.