¿Cómo identificar a un huevo que no es fresco?

En caso de consumir un huevo que no es fresco podemos poner en riesgo nuestra salud, por lo que es fundamental conocer las señales que pueden indicar que está pasado de fecha

El consumo per cápita de huevos a nivel mundial es de, al menos, trescientas unidad al año. Hablamos de una de las proteínas más influyentes. Por ello, se torna importante saber cómo reconocer un huevo que no es fresco.

Casi todo el mundo ingiere huevos en grandes cantidades pero ¿sabemos distinguir entre una unidad que está en su mejor estado y otra que quizás no nos conviene comer?

Hay ocasiones en que un paquete de 12 o 24 huevos nos trae entre 3 o 4 ejemplares que están “pasados”.

A continuación indicaremos el aspecto de un huevo que no es fresco y otras informaciones de interés.

El aspecto de la cáscara es fundamental

La cáscara es precisamente lo que protege al contenido de esta nutritiva proteína de la contaminación exterior. De hecho, existen microbios que bajo ciertas condiciones ambientales son capaces de penetrar y proliferar en la yema.

Por ello, es indispensable verificar con detalle el aspecto, composición y textura de la cáscara.

  • Un indicio de sanidad es la dureza de la misma y también el hecho de que no tenga manchas.
  • Si se observa un pequeño orificio o ruptura lo mejor es no comprarlo o consumirlo.
  • Las cáscaras suaves son propensas a dejar entrar agentes contaminantes, por mínimos que estos sean, además de precipitar la descomposición de la sustancia interna.

Visita este artículo: 5 mascarillas con huevo para embellecer tu piel

Las chalazas y la clara

Las chalazas y la clara

Un indicador que nos permite saber a exactitud si un huevo está fresco o no cuando vamos a cocinar, es el estado de las chalazas. Estas son formaciones flexibles de color blanquecino que sujetan la yema al centro del cascarón.

Si cascamos una unidad y al hacerlo notamos que este líquido pegajoso se encuentra en un estado entero, abundante y perceptible a simple vista, entonces estamos ante un ejemplar bastante fresco.

Cuantas más chalazas, mayor frescura.

Observar la clara también es fundamental. Si la misma se dispersa con facilidad quiere decir que el producto no está en sus mejores condiciones.

No obstante, el problema con estos indicadores es que debemos romper la cáscara para poder verificarlo. Obviamente, los consumidores tratan de identificar los huevos menos frescos cuando están enteros.

La yema también dice mucho

Otro elemento que debemos considerar es la yema. La misma no debe lucir desprendida y debe mantenerse fijada al resto del líquido. Cuando movemos el huevo, está siempre debe permanecer adherida a la clara.

Si vemos que la misma se desprende al más mínimo movimiento, estamos frente a un huevo que no es fresco. Además, la misma debe lucir bastante cristalina, compacta y entera.

Es importante destacar que cualquier rareza notoria en la yema o clara es indicio de contaminación, descomposición. O al menos, poca frescura en estos productos de consumo semanal.

Otras señales claras de que un huevo no es fresco

Otras señales claras de que un huevo no es fresco

El olor es quizás el síntoma de mayor trascendencia que indica que un huevo no es fresco. Si una unidad expide un hedor a putrefacción lo correcto es desecharla porque está en medio del proceso de descomposición.

Lee también: Remedios naturales con huevo para mejorar tu cabello

La prueba del vaso de agua

Para realizar esta prueba tan solo necesitamos un vaso de mediano tamaño. Lo que tenemos que hacer es llenarlo con agua, cubriendo un poco menos de su tope.

A continuación, colocaremos el huevo adentro. El procedimiento es sencillo:

Si se hunde quiere decir que está aún fresco.

  • Por el contrario, si se mantiene flotando en el agua, es síntoma de un huevo que no es fresco. Incluso puede estar en mal estado. A este punto, ingerirlo puede generar un daño en la salud del consumidor.

¿Qué daños pueden generar los huevos en mal estado en el organismo humano?

Qué daños pueden generar los huevos en mal estado en el organismo humano

En el pasado mes de agosto del 2017 salió a la luz un gran escándalo en Holanda sobre los huevos.

Fue debido a la contaminación de un gran número de gallinas y huevos mediante un insecticida llamado fipronil. Aun cuando este problema alimentario no afectó a España y otros países, los consumidores europeos se mantienen en estado de alerta.

Más allá de esto, la salmonela es el peor riesgo que corre un ser humano al consumir un huevo en mal estado.

Esta infección se presenta por culpa de un patógeno bastante peligroso que tiene especial facilidad para penetrar la cáscara y reproducirse en la yema.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar