Cómo identificar los primeros indicios de melanoma

El melanoma es el tipo de cáncer de piel más grave que existe y está causado fundamentalmente por una gran exposición al sol sin protección. Aprende cómo identificar los primeros indicios de melanoma en este artículo.

Aprendiendo sobre el melanoma

Este, sin dudas, es el primer paso para evitar el cáncer de piel, cada vez más frecuente en las personas. El melanoma se desarrolla en las células que producen el pigmento que le da color a la dermis (es decir, la melanina). Puede formarse no solo en la piel, sino también en los ojos o hasta en los órganos internos, aunque esto último es algo muy extraño.

No está todavía clara cuál es la causa del melanoma, aunque está confirmado que la exposición prolongada a los rayos ultravioleta del sol durante muchos años seguidos y sin usar factor de protección ocasiona cáncer de piel. También lo produce el uso de cámaras o lámparas de bronceado, muy populares durante el invierno.

Si se detecta a tiempo, este cáncer puede ser tratado con éxito. Por ello, vale la pena prestar atención a los factores de riesgo más importantes:

Edad

La posibilidad de tener melanoma aumenta con la edad, es decir, que a partir de los 40 años empiezan a aparecer más casos que en los menores. Esto se debe a que pueden haber pasado, por lo menos, 20 años de exposición solar incorrecta y la dermis empieza a disminuir su salud y juventud, siendo más vulnerable a los agentes externos.

Lunares

Sexo

Varios estudios han demostrado que las mujeres tienen más probabilidades de sufrir cáncer de piel que los hombres. Esto puede deberse a que, por ejemplo, ellas suelen tumbarse al sol más tiempo que ellos pero, más allá de las costumbres o la estética, lo cierto es que las mujeres a partir de los 40, por la menopausia, son más propensas a las enfermedades, debido a sus cambios hormonales, físicos y mentales.

Piel clara

Las personas que tienen piel clara tienen menos pigmentos que la protegen y, por lo tanto, la radiación UV para ellas es más dañina. A su vez, los rubios y pelirrojos de ojos claros y pecas son los pacientes de los que más se casos de melanoma hay. Por el contrario, los morenos y de ojos marrones o negros están más protegidos del cáncer de piel, aunque esto no quiere decir que estén “salvados”, sino que tienen menos probabilidades de padecerlo.

Quemaduras solares

Si durante tu vida te has quemado con el sol varias veces durante el verano (algo típico en las personas de tez blanca), tendrás más posibilidades de padecer melanoma, ya que la dermis ha quedado sensible tras tantas regeneraciones.

Piel sol

El autoexamen, manera de prevenir el melanoma

Al igual que ocurre con tantas otras enfermedades, nosotros mismos debemos realizar nuestros exámenes propios y hacer un seguimiento de ciertas alteraciones o cambios que van ocurriendo en nuestro cuerpo.

En el caso puntual del cáncer de piel, es importante tener el hábito de revisar la piel, al menos una vez al mes, después de bañarse, por ejemplo. Es preciso conocer el patrón de lunares, pecas y marcas que aparecen o modifican su forma, aspecto y tamaño. Con un espejo de cuerpo entero te será más fácil y, con la ayuda de uno de mano, analiza las partes más difíciles o inalcanzables como ser la espalda. Puedes pedirle a tu pareja o madre que dé un vistazo también.

Las señales a las que debes prestar más atención son las llagas, protuberancias, imperfecciones o cambios inusuales que puedan aparecer en un lugar específico de la piel.

Los síntomas iniciales de que hay un problema (que no siempre tiene que derivar en cáncer si nos tratamos de manera prematura) son los cambios en los lunares ya existentes, el desarrollo de nuevos lunares, pecas o manchas de forma inusual, la proliferación de lunares o pecas (se dice que hasta 50 en todo el cuerpo es lo normal) y la supuración o drenaje de los lunares.

Lunares

Los lunares que pueden convertirse en melanoma sin tratamiento son asimétricos, de forma irregular, con bordes dentados, con colores cambiantes según el paso del tiempo y las observaciones y miden más de 6 mm. Pueden evolucionar a nuevos signos o síntomas, como puede ser la picazón, la descamación, el sangrado, la exudación o la difusión del pigmento en la piel cercana.

¿Cuándo ir al médico?

Si durante las observaciones a tus lunares y manchas te das cuenta de que algo no es normal, que aparecen nuevas manchas o el aspecto de las existentes es algo extraño, es preciso que pidas una cita con el médico dermatólogo. Según sea tu caso y sus criterios profesionales del mismo, te puede indicar la realización de una biopsia. Esta técnica consiste en la extracción de una pequeña porción del lunar, peca o mancha sospechosa para su posterior análisis y diagnóstico.

Lunares_

Si los resultados indican que se trata de melanoma, el tratamiento dependerá del avance de la enfermedad. En el caso de ser detectado prematuramente, el médico determinará el espesor del lunar y su grosor, y luego indicará un tratamiento para eliminar o extirpar el lunar, mancha, etc. Puede que pida una biopsia de otras partes de la piel para determinar si existe más daño.

Mediante una pequeña cirugía se extrae el cáncer y un pequeño borde de piel normal, para que no exista riesgo de propagación. Los casos más avanzados pueden necesitar cirugías más complicadas o bien quimioterapia o radioterapia para destruir las células cancerosas.

 

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar