Cómo identificar si tienes hongos en los pies

El problema con las infecciones por hongos es que suelen ser recurrentes, por lo que deberemos extremar nuestra higiene y evitar el exceso de humedad para evitar su reaparición.

Los pies son un blanco idóneo para el crecimiento de los hongos que provocan infecciones en la piel, sobre todo cuando estos tienden a permanecer en ambientes húmedos o contaminados.

Esta condición, que puede llegar a ser dolorosa, suele producirse por el descuido de esta parte del cuerpo que, aunque es tan importante, suele ser ignorada en cuanto a hábitos de salud y estética.

Su aparición y severidad puede variar en cada persona, dado que muchos los sufren de forma esporádica, mientras que otros tienen que combatirlos recurrentemente. Si bien no son un problema grave de salud, las dificultades en su tratamiento pueden alertar de un debilitamiento del sistema inmunitario.

Además, en algunos casos, provoca reacciones inflamatorias en la piel que, más adelante, causan grietas, ardor y otros molestos síntomas. Por esta razón es primordial saber identificarlos de forma oportuna y, por supuesto, darles un tratamiento que ayude a erradicarlos.

¿Qué son los hongos en los pies?

Los hongos en los pies son infecciones que se desarrollan por el crecimiento de microorganismos en la piel. Estos, por lo general, comienza entre los dedos y se extiende hasta las plantas y las uñas. Su presencia puede causar alteraciones en la piel, y provocar síntomas como:

  • Exceso de sequedad
  • Grietas
  • Durezas amarillentas
  • Sensación de comezón
  • Ardor
  • Olores desagradables

¿Quieres conocer más? Lee: 8 ejercicios para fortalecer los pies

¿Cuáles son los tipos de hongos en los pies?

Existen dos tipos de infecciones micóticas que afectan la salud de los pies.

Pie de atleta o tiña podal

Este tipo de infección es quizá la más común y, debido a su fácil propagación, puede resultar difícil de tratar cuando no se detecta a tiempo. Sus principales víctimas son los deportistas y atletas, dado que el calor del calzado y la sudoración crean un ambiente idóneo para el crecimiento de los hongos.

Sin embargo, cualquier persona puede desarrollarlos, sobre todo si no toma las medidas preventivas para evitar su proliferación en los pies y calzado. Estos tipos de hongos se puede identificar si:

  • Los pies, sobre todo en la mitad del cuarto y quinto dedo, están enrojecidos.
  • Se presenta sensación de quemazón y picor tanto en los dedos como en la planta del pie.
  • Se forman pequeñas grietas en los dedos y planta del pie.
  • La piel presenta descamaciones o ampollas.
  • Se percibe un olor fuerte en los pies, incluso tras asearlos.

Tiña de uña

La tiña de uña, también conocida como onicomicosis, es otra infección fúngica que se desarrolla con mucha facilidad en los pies. Aunque también puede afectar a las manos, es más frecuentes en los pies debido a su exposición a calzados que retienen calor y humedad.

Suelen ser tan comunes como los anteriores, dado que los hongos logran atacar con más facilidad en su superficie. Es importante prestar atención si las uñas:

  • Cambian a un tono amarillento o grisáceo.
  • Presentan grietas o manchas blancas.
  • Se ponen demasiado duras, sobre todo la del dedo gordo.
  • Se empiezan a deformar.
  • Tienden a quebrarse con facilidad.
  • Presentan un mal olor.

¿Cómo combatir los hongos en los pies?

El tratamiento de los hongos en los pies puede variar en función de la severidad con que se presente. No obstante, a nivel general se aconseja mantener su piel seca y ventilada tanto como sea posible. Sumado a esto, se pueden emplear remedios de origen natural que, además de controlar el crecimiento de los hongos, calman la comezón e irritación.

Vinagre de manzana

Es un producto ácido que, al regular el pH de la piel, disminuye la presencia de hongos y bacterias infecciosos. Su uso regular elimina las células muertas y combate la comezón. Agrégalo en agua tibia y sumerge los pies durante 20 minutos.

Visita este artículo: Combate los hongos en las uñas con vinagre de manzana y bicarbonato de sodio

Aceite esencial de árbol de té

Conocido por su acción antifúngica y antibacteriana, el aceite esencial de árbol de té es un ingrediente eficaz contras las infecciones en los pies.

  • Incorpora una pequeña cantidad en agua tibia y remoja los pies durante 15 o 20 minutos.
  • Si la infección es en las uñas, frótalo sobre su superficie con la ayuda de un algodón.

Bicarbonato de sodio

La acción exfoliante y antiséptica del bicarbonato de sodio acelera la recuperación de la piel afectada por los hongos.

  • Crea una pasta de bicarbonato con agua y frótala sobre los pies con suaves masajes.
  • Deja que actúe 10 minutos y enjuaga.

Ajo

El ajo contiene compuestos sulfurosos que le confieren propiedades antifúngicas y antibacterianas.

  • Tritura un diente de ajo crudo y frota la pasta sobre las áreas afectadas por los hongos.
  • Espera que actúe 20 minutos y enjuaga.

Limón

El zumo de limón fresco es un remedio eficaz contra las infecciones micóticas en los pies y las uñas. Sus ácidos naturales regulan el pH de la piel y alteran el ambiente que requieren los microorganismos para proliferar.

  • Frota el zumo de limón en las zonas afectadas y déjalo actuar 20 minutos.

¿Tienes hongos en los pies? Si acabas de identificar esta infección, procura atenderla cuanto antes para que no te cause complicaciones. Usa los remedios mencionados y, adicionalmente, limpia muy bien tus zapatos y calcetines para evitar su reaparición.