La importancia de alimentar la creatividad de nuestros hijos

Thady Carabaño·
13 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
22 Noviembre, 2018
Contribuir con la estimulación de la creatividad de nuestros hijos debería ser parte de las tareas de todo padre. Los beneficios que obtienen los pequeños al desarrollar su creatividad son muy variados.

Alimentar la creatividad de un niño es fundamental para desarrollar las conexiones de su cerebro, para incentivarlo a lograr su bienestar individual y social, y para estimularlo a encontrar soluciones a los problemas que se le presenten.

Un bebé abre los ojos al mundo con 100 000 millones de neuronas que, de inmediato, comienzan a enviar y recibir impulsos eléctricos que establecen conexiones. En tres años, tendrá alrededor de 1000 billones de conexiones que utilizará durante el resto de su vida para pensar y aprender, para descubrir e idear.

Todo bebé tiene un mundo por descubrir. Crece, se hace niño y comienza a crear, a imaginar y a explorar posibilidades. La riqueza de su imaginación lo convierte en un ser creativo en extremo que, como padres, podemos alentar o truncar.

¿Estimular o adormecer la creatividad?

La creatividad es el proceso mental mediante el cual se idean nuevos conceptos, se encuentran soluciones originales a los problemas y se convierte lo simple en extraordinario. En eso los niños son maestros innatos.

Todos tenemos la capacidad de ser creativos pero, sin duda, la niñez es el mejor momento. De ahí que los especialistas hagan tanto énfasis en la estimulación que se pueda recibir en esta etapa inicial.

Sin embargo, vivimos tiempos en los que se ha embotado ese potencial, incluso en los niños, a pesar de su avidez y apertura hacia las nuevas experiencias. Como padres, desperdiciamos esos primeros años de vida de nuestros hijos, ideales para el desarrollo de nuevas habilidades.

¿Cómo lo hacemos? Con dispositivos tecnológicos. La sobrecarga de estímulos digitales deja poco espacio para disfrutar de lo simple, que además se puede transformar en algo nuevo y original. Cercenamos la posibilidad de disfrutar de los beneficios de la creatividad.

Visita este artículo: 6 ejercicios ideales para desarrollar la creatividad

¿Por qué es importante alimentar la creatividad en nuestros hijos?

nino-autoestima-alta

Mejora la autoestima

Aumenta la confianza en sí mismos y en sus propias capacidades, como señala este trabajo llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Cádiz. Hace que encuentren nuevas soluciones y se adapten más fácilmente a los cambios.

Desarrolla la inteligencia

Jugar con la imaginación podría ayudar a estimular la inteligencia, como muestra este estudio publicado en la Revista de Psicología Universitas Tarraconensis. Pensar creativamente ayuda a resolver problemas, lo que prepara a los niños para situaciones futuras.

Aumenta la conciencia

Se cree que el niño aprende a ser más asertivo, a conocer sus límites y potencialidades y que fomenta valores como la integridad, aunque, por el momento, no son suficientes las evidencias científicas al respecto.

Favorece la comunicación y la socialización

Potencia la interacción social, ya que mejora la capacidad para expresar lo que se siente y lo que se piensa. También, promueve en el niño la empatía hacia los demás. Así se señala en el trabajo ya mencionado de la Universidad de Cádiz.

Aumenta el autocontrol

El niño aprende qué hacer cuando simula situaciones y emociones negativas mientras juega, lo que favorece el autocontrol.

¿Cómo alimentar la creatividad?

Una de las estrategias básicas para alimentar la creatividad es el juego, como muestra esta investigación llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Sevilla. Si además de proponer juegos, participas en ellos, estarás no solamente abriendo su potencial creativo, sino que también se estrecharán los vínculos que los unen.

Léele cuentos e inventen historias

Padre e hijo leyendo un cuento

Leer cuentos a nuestros hijos hace que imaginen hechos y personajes, además de que fomentas el gusto por la lectura. Después, los pequeños pueden crear sus propios cuentos; que el niño proponga el comienzo y tú el final.

Jugar a disfrazarse para alimentar la creatividad

No hay que esperar al carnaval para disfrazarse. Cualquier tarde es propicia para recrear una situación con personajes. Tampoco se requiere de un disfraz ya elaborado o comprado; una toalla o una camisa vieja de mamá o papá ofrecen mil posibilidades más.

Cualquier objeto sirve para jugar

Una olla puede ser un tambor y la mesa puede ser la casa de las muñecas. Permitir a los niños jugar con lo que está disponible en casa abre opciones para imaginar e inventar. El desorden que se crea, luego sirve para enseñar el hábito de guardar.

Ten siempre disponible pintura

El niño pinta porque es una de las mejores formas de expresar sus emociones. Es importante que en casa siempre haya colores, pinturas y papel de todos los tamaños y texturas posibles. También, puede pintar los cuentos que creáis juntos o, al revés, inventar cuentos a partir de sus dibujos.

Lee también: Beneficios de dibujar para los más pequeños

Pregunta sobre situaciones y hechos para alimentar la creatividad

Mientras juegan, pregunta qué pasaría si ocurre tal o cual cosa. Eso les permite ponerse en ese lugar, analizar y buscar una respuesta. Regálales tiempo para pensar libremente y que puedan expresar lo que sienten. Cuando el niño pregunte, responde y vuélvele a preguntar: “¿Qué piensas tú sobre eso?”.

Despierta la curiosidad

Madre hablando con su hija de forma positiva.

Las preguntas que hagan tus hijos son el camino para descubrir cosas nuevas. Déjalos asumir el reto de crear. Para tener ideas originales, no hace falta tener una inteligencia o una imaginación excepcional. Tan solo invítalos a buscar, a descubrir y a inventar.

Estimula todos sus sentidos para alimentar la creatividad

Permite que usen pintura sobre su cuerpo; solo vigila que no sea tóxica. Baila con ellos todo tipo de música, estimula el cerebro y la coordinación corporal, pero evita aquella que tenga mensajes inadecuados para su edad. Invítalos a cocinar, que perciban y experimenten con olores y sabores.

¿Y para los padres?

  • Es válido tolerar el desorden que, seguramente, deja una buena tarde de juegos creativos.
  • Limita el uso del televisor, la tableta y demás dispositivos electrónicos.
  • Aprovecha el juego para inculcar valores como el respeto y la tolerancia.
  • Usa lo que está disponible en casa, racionaliza el consumo y favorece el reciclaje.
  • Disfruta de lo poco convencional, de la fantasía que te ofrece la imaginación de un niño.
  • Crea juegos para alimentar la creatividad de tu hijo y estimula la tuya propia.

Ya has visto que son múltiples los beneficios que aporta el desarrollo de la creatividad en los niños. ¿A qué esperas para empezar a utilizar estas estrategias que hemos mencionado con tus hijos?