El apoyo emocional en pacientes con cáncer terminal

Julia Sedano · 24 marzo, 2018
Toda pérdida implica la aparición del duelo, proceso de fases que conducen a la superación de dicha pérdida.

Se estima que en España 228.482 personas han sido diagnosticadas de cáncer en 2017. La probabilidad de curación de cada caso depende de muchos factores. Entre ellos se encuentran el tipo de tumor que se presente, y también la respuesta del mismo al tratamiento. Cuando no se puede curar se habla de cáncer terminal.

Sin embargo, también tiene gran peso el estado anímico del enfermo, lo cual frecuentemente se olvida. Muchos expertos resaltan la importancia del apoyo emocional en pacientes con cáncer terminal.

Qué supone un cáncer terminal

Para definir la enfermedad terminal es necesario que se reúnan una serie de características. Fundamentalmente son las siguientes:

  • Presencia de una enfermedad avanzada, progresiva e incurable.
  • Falta de posibilidades razonables de respuesta al tratamiento específico.
  • Presencia de numerosos problemas o síntomas intensos, multifactoriales y cambiantes.

Lee también: Cáncer: qué es, cómo se extiende y cómo se trata

Repercusiones en el estado emocional

tratamiento-cancer

La percepción del final de la vida da lugar a lo que se llama reacción de duelo. Se trata de una reacción psicológica ante cualquier pérdida. Es más palpable cuando se trata de la muerte, sobre todo al ser consciente de la inminencia de la de uno mismo. Al presentarse esta situación, la persona pasa por cinco fases.

La primera es la fase de shock y negación: el sujeto se encuentra asombrado, confuso, no entiende o cree lo que está ocurriendo. Le sigue la cólera, dirigida hacia la que se cree la causa de la pérdida. Se evidencian arrebatos de ira hacia el médico que no supo tratarlo, o incluso hacia dios.

Seguidamente se desencadena una negociación: la persona se intenta convencer de que la pérdida no será tan grave, o en su defecto, que podría ser peor.

También pide no perder nada más que lo que ha perdido, o lo que va a perder. Esto lleva más tarde a una profunda tristeza: en esta fase se lloran las pérdidas.

Finalmente aparece la aceptación: aquí se interioriza que la pérdida es inevitable. Además de esto, pueden desarrollarse estados psicológicos como el de la ansiedad, depresión o confusión.

El apoyo emocional en pacientes con cáncer terminal

Caracteres del cáncer de colon

En el curso de la última etapa de una enfermedad terminal es frecuente que la persona experimente duros sentimientos, entre ellos el de soledad. Es importante que los de su entorno le ofrezcan todo su apoyo para sobrellevar lo que está pasando.

Puede ayudar a ello el saber que todos los sentimientos que se le presenten son naturales. Este es un momento emocional, y aunque los temas que se presentarán sean difíciles de tratar, es importante abordarlos.

Mediante el diálogo puede ayudarse al enfermo a realizar un proceso de análisis de su propia vida. Debe determinar por sí mismo el propósito que ésta ha tenido.

Puede ser útil identificar a qué parte de la muerte le temen. ¿A morir en soledad, al sufrimiento, al dolor, a que no haya nada más allá de la vida terrenal? ¿A que su vida no haya tenido ningún propósito o sentido? Decidirlo con ayuda del diálogo ayudará a afrontarla y tenerla bajo control.

De vez en cuando los sentimientos que surgen son de enfado. Desafortunadamente, puede dirigirse a las personas más cercanas, con quienes se tiene más confianza. Es importante estar preparado ante esto, para poder aceptar y perdonar este enfado.

Visita este artículo: Diferencias entre cáncer avanzado y cáncer metastásico

Algunos consejos

La quimioterapia, en general, presenta algunos efectos secundarios

Deja que el paciente tome la iniciativa. Si habla, escucha atentamente qué y cómo lo dice. No se preocupe por los silencios durante la conversación. A veces el silencio reconforta y permite al paciente expresar mejor lo que está pensando y sintiendo.

Procura no dar consejos: es difícil que sean buenos cuando no se está en la situación de la otra persona. Es preferible hacer preguntas o escuchar. No digas “sé cómo te sientes”, seguramente irritará a la otra persona. No sabes cómo se siente.

Si te empieza a ser difícil contener las lágrimas, explícaselo brevemente. Mantente alejado hasta que puedas estar cerca sin que el enfermo tenga que consolarte. Las personas con cáncer no siempre quieren hablar de la enfermedad. Reír y hablar de otras cosas son a menudo distracciones bien recibidas.