¿Por qué es importante la alimentación en el embarazo?

Edith Sánchez·
10 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
30 Diciembre, 2019
Una buena alimentación en el embarazo es aquella que responde a las necesidades nutricionales de la madre y del feto. No se trata simplemente de comer más, sino de elegir aquellos alimentos que responden a los requerimientos durante esta etapa.
 

La alimentación en el embarazo es un factor crucial para el buen estado de salud tanto de la madre como del bebé. Una alimentación normal no es suficiente para cubrir las necesidades de la gestación y la falta o el exceso de comida trae consigo innumerables problemas.

Aunque existen muchos mitos al respecto, lo cierto es que la alimentación en el embarazo es uno de los pilares básicos para:

  • Atender a las necesidades nutricionales del feto.
  • Los requerimientos del organismo materno.
  • La síntesis de leche durante la gestación.

No es necesario comer el doble, como se dice popularmente, pero sí elegir muy bien la cantidad y calidad de nutrientes que se ingieren. La alimentación en el embarazo debe responder al nuevo equilibrio biológico que se impone por el hecho de estar gestando una nueva vida.

La importancia de la alimentación en el embarazo

Mujer embarazada abriendo la nevera y cogiendo una manzana
 

La alimentación en el embarazo tiene una relación directa con la buena salud del bebé, tanto dentro del vientre materno como después del nacimiento. Una nutrición deficiente durante esta etapa puede llevar, por ejemplo, a un parto prematuro o al bajo peso del niño al nacer.

La buena alimentación no solo incide en el adecuado desarrollo del feto, sino que también influye en la calidad de la placenta. También permite mantener un buen nivel de energía para el parto y post-parto, activa la producción de leche materna y previene los estados de anemia.

La obesidad materna, por su parte, se asocia con un mayor riesgo de desarrollar hipertensión arterial, hepatopatías o diabetes gestacional y con la necesidad de realizar una cesárea. Los hijos de madres obesas son más propensos a presentar macrosomía (tamaño excesivo al nacer) y Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT).

La situación de cada madre es diferente y por eso es importante que cada una interrogue al médico sobre sus necesidades nutricionales específicas. Lo ideal es que la dieta indicada se adapte a los gustos y a las posibilidades de acceso a los alimentos de cada mujer embarazada.

 

Sigue leyendo: Preeclampsia y sus complicaciones en el embarazo

 

Nutrientes esenciales

hipotiroidismo durante el embarazo

En términos generales la alimentación en el embarazo debe guardar la siguiente proporción:

  • Entre un 15 y un 17 % debe corresponder a proteínas.
  • Los hidratos de carbono deben representar un 53 % de la dieta.
  • Las grasas deben corresponder a un 30 %.

Los nutrientes esenciales comprenden entonces:

  • Hidratos de carbono: básicamente aportan energía. Están en alimentos como el arroz, la pasta, los cereales integrales, las legumbres, las patatas y las frutas.
 
  • Proteínas: influyen decisivamente en el desarrollo del bebé y de su peso al nacer. También compensan el crecimiento de los órganos maternos como el útero y las mamas. Lo recomendable es ingerir 80 gramos diarios de proteína en el primer trimestre del embarazo, 100 gramos hasta el parto y 120 durante la lactancia. Es importante garantizar la presencia de estos nutrientes durante el embarazo, ya que aseguran el correcto desarrollo muscular de acuerdo con una investigación publicada en la revista Nutrients.
  • Grasas: las grasas adecuadas protegen el organismo, transportan vitaminas, contribuyen a la formación de hormonas y son fuente de energía. Lo adecuado es consumir grasas insaturadas en buena cantidad y grasas saturadas en cantidades mínimas. Según los expertos, el consumo de ácidos grasos omega 3 durante el embarazo reduce el riesgo de alergias en el bebé.

Descubre más: Cómo hacer una dieta para los primeros meses del embarazo

 

Otros nutrientes fundamentales

Además de los nutrientes esenciales también hay otros alimentos que resultan fundamentales durante el embarazo y que básicamente corresponden a minerales y vitaminas. Son los siguientes:

 
  • Calcio: la alimentación en el embarazo debe incluir al menos 120 gramos de calcio al día. Esta ingesta se puede cubrir con cuatro raciones al día de alimentos como leche, yogur, queso o requesón -ricotta o cuajada. El calcio también está en cereales integrales, leguminosas y vegetales verdes.
  • Hierro: no es tan necesario en el primer trimestre del embarazo, pero resulta determinante de ahí en más. Se deben consumir diariamente para evitar la anemia y el bajo peso del niño al nacer. El médico indicará si es necesario un suplemento farmacológico.
  • Otros minerales: es recomendable la ingesta de alimentos que contengan fósforo para el correcto desarrollo de los huesos del bebé; también potasio y zinc para proteger y promover el desarrollo del sistema nervioso.
 
  • Vitaminas: una buena alimentación durante el embarazo debe incluir alimentos ricos en vitamina A, vitaminas del grupo B, vitamina C y vitamina D. Todas estas contribuyen al desarrollo de diferentes órganos y funciones en el cuerpo del bebé y mantienen el equilibrio biológico en el cuerpo de la madre.

La alimentación en el embarazo juega un papel determinante

A la hora de garantizar un embarazo saludable, es necesario cuidar especialmente la dieta. Aportar los nutrientes adecuados reduce el riesgo de desarrollar patologías y de que el bebé sufra malformaciones. Si tienes dudas consulta a un profesional de la nutrición para ajustar tu pauta alimenticia.

 

 
  • Mousa A., Naqash A., Lim S., Macronutrient and micronutrient intake during pregnancy: an overview of recent evidence. Nutrients, 2019.
  • Miles EA., Calder PC., Can early omega 3 fatty acid exposure reduce risk of childooh allergic disease? Nutrients, 2017.