¿Por qué es importante estar relajada en el sexo?

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Relajarse en el sexo es, básicamente, otorgarse el derecho de ser felices sin pensar que nada malo puede suceder. Te mostramos las causas y las ventajas de estar relajada en el sexo.

Estar relajada en el sexo es muy importante para poder disfrutar de una experiencia placentera. Tal vez, mucho más de lo que la mayoría de las mujeres puedan imaginar.

Hay que tener en cuenta que el sexo no es un acto puramente físico. Existen múltiples factores que pueden interferir en el estado de ánimo. Si bien los diferentes miedos relacionados con las mismas relaciones sexuales son los más frecuentes, también influyen aquellas situaciones externas que provocan estrés y de las cuales es difícil despegar la mente.

Es evidente que la mente desempeña un papel determinante. Así, un bloqueo mental causado por miedos o estrés afectará directamente a los reflejos corporales.

Para relajarte durante el sexo, puedes aprender diferentes técnicas que te permitan despejarte y disfrutar de tu intimidad, tanto sola como felizmente acompañada.

Causas más frecuentes que ocupan la mente y perjudican la calidad sexual

Mi secreto: sufro de ansiedad.

Dificultades económicas

En la actualidad, los problemas financieros afectan a la mayoría de las familias. Estas preocupaciones ocupan los pensamientos de las parejas y en ocasiones les impiden disfrutar de su intimidad.

Si bien es complicado escapar de ellos, es necesario intentar estar relajada en el sexo. De esta manera, las energías para continuar serán mayores; incluso, el estado de ánimo puede llegar a mejorar para hacer frente a los inconvenientes.

Descubre: Alorgasmia: pensar en otra persona durante el sexo

Problemas laborales

Es común llegar del trabajo con un nivel de estrés demasiado elevado. Cerrar esa puerta y dejar las tareas pendientes a un lado es un reto para muchas personas.

Es importante empezar a distinguir y a tratar cada tema en su verdadero ámbito. Llegar a casa significa poder descansar tanto el cuerpo como la mente, algo que te ayudará a estar más relajada en el sexo.

Presiones internas

Tanto hombres como mujeres pueden tener grandes preocupaciones respecto al cumplimiento de las expectativas sexuales de su pareja. En consecuencia, la persona puede llegar a exigirse sobremanera.

Cuando una persona piensa que lo que hace no es suficiente para satisfacer a su pareja, o que el otro tiene más experiencia, esta idea puede llegar a impedir que se disfrute del sexo.

Ten en cuenta que si un hombre está listo para tener relaciones sexuales con una mujer es porque siente atracción. Así pues, no te preocupes y deja de lado tus miedos internos. Estar relajada durante el sexo favorecerá la calidad de la relación.

Miedo al dolor

Las personas que están comenzando su vida sexual pueden llegar a sentirse paralizadas por el miedo al dolor. Seguramente, esto se deba a que han escuchado diversas historias de amigas con resultados negativos.

Cada experiencia es única y diferente. Lo importante es hablar con el compañero de estos miedos. Ir despacio y suave hasta lograr la confianza para dar un paso más es la mejor manera para relajarse en el sexo.

Ventajas de estar relajada en el sexo

Para satisfacer a una mujer en la cama hay que olvidarse de presionarla.

Llegar al momento del sexo relajadas es la mejor opción. La felicidad que se siente nos hará volar a un mundo de placer. Incluso la espontaneidad y la complicidad con el amante se refuerzan, hasta el punto de creer que sois uno solo.

Puede prevenir dolores

Estar relajada en el sexo puede permitir un mayor nivel de excitación. De este modo, la mujer lubricará y podrá ser penetrada con menor dificultad. No obstante, cuando hay tensiones, la resequedad puede provocar dolores o incluso llegar al vaginismo.

 Lee también: 6 consejos para la salud de la vagina

Ayuda a disminuir las discusiones de pareja

Si la entrega es confiada y tranquila, ambos podéis estar satisfechos, ya que existe una conexión de verdadera armonía y libertad en el contacto.

Pero cuando los nervios se interponen no pasará mucho tiempo hasta que lleguen las primeras discusiones. Tener relaciones sexuales satisfactorias, en las que ambos estéis seguros en el uno con el otro puede ser un síntoma de que vuestra relación es sana y de que las discusiones de pareja son escasas.

Aumenta el erotismo

Finalmente, debes saber que la tranquilidad permite pensar con mayor facilidad y hacer volar la imaginación hasta lo más alto. De hecho, la relajación puede favorecer que las parejas se entreguen a juegos eróticos con una mayor sensualidad.

Olvidar el resto del mundo le otorga al sexo el valor de ser lo único que interesa aquí y ahora. Entonces, será de lo mejor que podáis dar y recibir, puesto que nada más existirá entre vosotros dos.

Pareja que está relajada en el sexo.

Si, a pesar de conocer todos los beneficios que tiene relajarse en el sexo, aún no lográis llevarlo a cabo, te recomendamos:

La relajación para disfrutar mejor del sexo

En resumen, la sexualidad debe ser algo muy placentero. Por lo que debes estar completamente segura a la hora de practicarla. Esto te ayudará a relajarte y a disfrutar de sus beneficios.

Si aún así sigues teniendo problemas a la hora del sexo con tu pareja, siempre queda la opción de consultar con un sexólogo.

  • Diamond, J. (1997). Why is Sex Fun. Basic Books.
  • Eisenberg, M. E., Ackard, D. M., Resnick, M. D., & Neumark-Sztainer, D. (2009). Casual Sex and Psychological Health Among Young Adults: Is Having “Friends with Benefits” Emotionally Damaging? Perspectives on Sexual and Reproductive Health. https://doi.org/10.1363/4123109
  • Lykins AD, Janssen E, Graham CA. The relationship between negative mood and sexuality in heterosexual college woman and men. J Sex Res. 2006;43(2):136‐143. doi:10.1080/00224490609552308
  • Sorensen, J., Bautista, K. E., Lamvu, G., & Feranec, J. (2018). Evaluation and Treatment of Female Sexual Pain: A Clinical Review. Cureus, 10(3), e2379. https://doi.org/10.7759/cureus.2379