¿Por qué es tan importante la flora intestinal?

Hay muchos anuncios que se centran en que cuidemos nuestra flora intestinal. Pero, ¿por qué es tan importante?

Hay muchos anuncios de yogures que afirman cuidar de nuestra flora intestinal. Pero, es posible, que no comprendamos muy bien a qué se refieren en realidad. Seguro que nos suenan nombres como probióticos y prebióticos. Pero, ¿qué es todo esto?

En nuestro intestino hay una serie de microorganismos que se conocen como flora intestinal. Estos son los que nos ayudan a tener unas buenas digestiones, a que no suframos de hinchazón ni de gases. Además, la flora intestinal afecta de manera importante a todo nuestro organismo.

Las funciones de la flora intestinal

Bien, ya sabemos que hay microorganismos en nuestro intestino que se conocen como flora intestinal. Pero, ¿son todos buenos? La verdad es que no. Algunos de ellos tienen efectos nocivos para nuestra salud, pero al mantenerse en un nivel bajo no causan problemas.

Estos microorganismos que no son beneficiosos para nosotros pueden aumentar su número debido a diferentes causas. Por ejemplo, cambiar de residencia, tomar una determinada medicación, situaciones de estrés, etc.

Flora intestinal

Todo esto puede causar un desequilibrio y provocar que los microorganismos buenos se vean reducidos y los nocivos aumentados. Ahí es cuando surgen problemas. Nos sentimos mal, hinchados, no vamos tanto al baño…

La mayoría de todos estos microorganismos viven en el colon. ¿Por qué no pueden estar en el estómago o en los primeros tramos del intestino delgado? Porque aquí hay un gran grado de acidez. Esto hace que los microorganismos sean incapaces de sobrevivir en estas circunstancias.

Sabiendo todo esto, ¿qué tipo de funciones específicas tiene la flora intestinal? A continuación, vamos a mencionar 5 funciones importantes que es necesario que tengamos en cuenta:

  • Evita que entren gérmenes y patógenos que pueden llegar por lo alimentos.
  • Sintetiza la vitamina K y la D.
  • Absorbe el calcio, magnesio, sodio y hierro.
  • Ayuda al sistema inmunitario.
  • Genera energía para todo el organismo.

Como podemos ver, si la flora intestinal no se encuentra saludable, todo nuestro cuerpo sufre sus consecuencias. De ahí la importancia de cuidarla adecuadamente.

Los probióticos y los prebióticos para la flora intestinal

¿De qué manera podemos cuidar nuestra flora intestinal? Pues para esto debemos atender a los probióticos y los prebióticos. Los probióticos son microorganismos vivos que incorporamos a nuestro organismo a través de la alimentación. Los prebióticos, en cambio, son ingredientes no digeribles que estimulan el crecimiento de determinadas bacterias intestinales.

Buena alimentación

Los probióticos podemos encontrarlos en el yogur o los fermentos lácticos. Pero también, en comidas tan deliciosas como el tempeh, la col fermentada, el kéfir o el miso.

¿Cómo podemos consumir los prebióticos? Pues podemos consumirlos tomando frutas y verduras, en especial alchachofas, plátanos y espárragos. Pero también, los podemos encontrar en la avena o el trigo.

Si no consumimos estos alimentos o lo hacemos de manera poco frecuente, incluirlos más a menudo en nuestra dieta marcará una gran diferencia. Comer mejor y de manera más saludable no solo nos hace perder peso o vernos mejor, sino que nos ayuda disfrutar de una mejor salud.

Nuestro bienestar es responsabilidad nuestra

Ahora que ya sabemos un poco más sobre la flora intestinal, es necesario que no solo incorporemos todos estos alimentos a nuestra dieta, sino que también descartemos algunos hábitos poco saludables que no nos están haciendo ningún bien. Fumar, llevar una vida sedentaria, tomar demasiados alimentos ricos en grasas saturadas… Esto, a la larga, hará que tengamos que pagar un precio muy elevado.

Nuestra flora intestinal no solo la cuidaremos alimentándonos de manera saludable, sino también empezando a hacer deporte, bebiendo más agua que refrescos, dejando de tomar laxantes… Si tu flora intestinal no está bien es muy probable que sufras de estreñimiento, por ejemplo. Puede que una manera que tengas de solucionar esto es tomar laxantes. Pero esto no le hace nada de bien a tu salud.

En cambio, si incorporas más frutas y verduras a tu dieta, por ejemplo, y empiezas a hacer ejercicio, te darás cuenta de cómo empiezas a ir al baño con mucha facilidad. Tu flora intestinal se está reequilibrando.

¿Eras consciente de la importancia que tenía la flora intestinal? ¿Haces algo de los mencionado por cuidarla? Desde aquí te animamos a que mejores tu alimentación y tus hábitos para disfrutar de un mayor bienestar.

  • Gerritsen, J., Smidt, H., Rijkers, G. T., & de Vos, W. M. (2011). Intestinal microbiota in human health and disease: the impact of probiotics. Genes & Nutrition. https://doi.org/10.1007/s12263-011-0229-7
  • Buffie, C. G., & Pamer, E. G. (2013). Microbiota-mediated colonization resistance against intestinal pathogens. Nature Reviews Immunology. https://doi.org/10.1038/nri3535
  • Bourlioux P, Braesco V, Koletzko B, Guarner F. The intestine and its microflora are partners for the protection of the host. Am J Clin Nutr 2003; 78:675-83.
  • Backhed F, Ley RE, Sonnenburg JL, Peterson DA, Gordon JI. Host-bacterial mutualism in the human intestine. Science 2005; 307:1915-1920.