Incisión dorsal del prepucio

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganelli el 6 diciembre, 2018
La incisión dorsal del prepucio se realiza en algunas ocasiones para resolver diferentes problemas. Hoy veremos algunos de ellos y descubriremos cómo es el procedimiento quirúrgico.

El prepucio es el repliegue móvil de la piel del pene que cubre el glande. En ocasiones, pueden manifestarse determinados problemas que requieran de una incisión dorsal.

La incisión dorsal es una opción en algunos casos especiales. La forma de llevarla a cabo es realizando una incisión simple en la cara dorsal del prepucio. Es un procedimiento, dentro de lo que cabe, simple.

Incisión dorsal del prepucio en balanitis

Balanitis prepucio

La balanitis es una afección que afecta al glande y al prepucio. Surge cuando se produce una infección por diferentes especies de levaduras del género Candida. Según el estudio Balanitis y balanopostitis candidósica, principalmente se trata de la Candida albicans.

Siguiendo con lo que nos explica este estudio sobre esta infección, a medida que evoluciona se van creando fisuras que cursan con prurito y ardor. En ocasiones, pueden aparecer placas eritematosas blancas con micropústulas.

Según el acta Urgencias urológicas la balanitis puede evolucionar hasta gangrenar el prepucio. Puede aparecer eritema, ulceración, hinchazón y necrosis. Todo esto acompañado de fiebre, escalofríos y postración.

En este caso, la incisión dorsal del prepucio puede resultar de utilidad cuando se presenta una balanitis refractaria. De esta manera, se puede facilitar la cicatrización y curación.

Problemas de fimosis

La incisión dorsal también puede realizarse cuando hay fimosis. La fimosis es una estrechez que se produce en la abertura del prepucio y que evita o impide descubrir el glande por completo.

La preocupación de esta condición viene dada debido a que evita una correcta higiene, incluso, en casos extremos puede dificultar la evacuación de la orina. En los casos en los que el prepucio comprime por completo el glande a esto se le conoce como parafimosis.

Realizar una incisión dorsal del prepucio en este caso permite disminuir la inflamación para poder realizar la circuncisión que terminará, finalmente, con este problema. El corte que se lleva a cabo es pequeño y se realiza en un punto concreto.

Este corte no remueve ningún tejido ni supone una solución. La incisión que se hace es muy simple y sirve para liberar la estrechez que se está produciendo por la fimosis y que causa inflamación. Así se podrá llevar a cabo el tratamiento adecuado cuando esta baje.

Descubre: Antibióticos naturales para combatir infecciones leves

Procedimiento de la incisión dorsal

Instrumentos cirugía prepucio

Mencionamos, brevemente, cómo se llevaba a cabo la incisión dorsal del prepucio. No obstante, ahora nos vamos a detener más tanto en la técnica quirúrgica como en los cuidados después de que un paciente se someta a una prepucioplastía.

Técnica quirúrgica

Como veremos a continuación, la técnica quirúrgica es muy sencilla. Lo más importante es seguir las indicaciones del médico después de someterse a este procedimiento:

  • Se colocan dos pinzas (mosquito) a ambos lados de la línea medio dorsal del prepucio.
  • Con un bisturí se secciona el prepucio entre las dos pinzas hasta que se exponga el glande.
  • Se suturan los bordes que han sido cortados y se aplica povidona iodada cubriendo con una compresa.

Quizá te interese: Por qué hay que evitar bajar la piel del pene de los bebés

Cuidados tras la incisión dorsal

Tras haber realizado estos pasos hay que tener en cuenta determinados cuidados que el paciente debe llevar a cabo para asegurar su correcta curación:

  • Se realizan curas con povidona iodada durante una semana.
  • El médico hará un seguimiento para ver cómo evoluciona la incisión dorsal.
  • Cuando el médico lo considere programará una cita para realizar la circuncisión.

Otros casos

Existen otros casos en los que se puede requerir llevar a cabo esta incisión dorsal del prepucio. Por ejemplo, si hay que realizar una biopsia, introducir una sonda o un catéter por la uretra.

Algunas veces, es una condición indispensable hacer este tipo de incisión para poder extraer un cálculo prepucial. Este suele provocar obstrucción urinaria y un intenso dolor.

Como hemos podido ver, este tipo de incisión no conlleva mucho riesgo y supone un alivio para los casos que hemos señalado. No obstante, para evitar problemas mayores, ante cualquier incomodidad debemos acudir al médico.

Imaginemos que tenemos una balanitis o un cálculo prepucial. Pero, por pereza lo dejamos pasar. Cuando vayamos al médico no solo estaremos sufriendo una terrible incomodidad y dolor, sino que la situación puede haberse complicado.

La incisión dorsal del prepucio es un método muy sencillo de llevar a cabo. Si, por algún motivo, tienes que someterte a ella ten muy en cuenta los cuidados postoperatorios. Son esenciales para una óptima curación.

  • Araiza, J., Montes de Oca, G., Ponce Olivera, R. M., & Bonifaz, A. (2011). Balanitis y balanopostitis candidósica. Comunicación de 20 casos. Dermatologia Revista Mexicana55(6), 342–346.
  • J., A., Wein, L. R., Kavoussi, M. D., Alan W. Partin, M. D., & C., A. (2008). Campbell-Walsh Urologia/ Campbell-Walsh Urology. In Campbell-Walsh Urologia/ Campbell-Walsh Urology (p. 1206). Retrieved from https://books.google.es/books/about/Campbell_Walsh_Urologia_Campbell_Walsh_U.html?hl=es&id=ONKWVHU5SNMC
  • S. Tekgül, H. R., & E. Gerharz, P. Hoebeke, R. Kocvara, J.M. Nijman, et al. (2010). Urología pediátrica. Urología Pediátrica, 333–346. Retrieved from http://www.uroweb.org/gls/pockets/spanish/Paediatric Urology 2010 print.pdf