Por qué incluir la zanahoria en tu dieta

Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
25 junio, 2019
Aunque es conocida por su aporte de beta-carotenos la zanahoria tiene muchos otros beneficios para nuestra salud general, por lo que debería ser un alimento habitual en nuestra dieta

La zanahoria es una hortaliza muy saludable y un elemento importante que añadir a cualquier alimentación sana y equilibrada. Incluir la zanahoria en tu dieta aportará múltiples beneficios, gracias a su aporte de nutrientes esenciales.

Dentro de las variedades de zanahoria, existen tipos blancos, amarillos e incluso morados. Sin embargo, las zanahorias naranjas son las más conocidas y habituales.

Su sabor agradable y fresco hace fácil su inclusión en gran cantidad de recetas, ya sean guisos, sopas o postres.

Propiedades nutricionales de la zanahoria

En porcentaje en peso, la zanahoria tiene un 90% de agua, un 7% de hidratos de carbono, casi 1 gramo de proteínas vegetales y casi 3 gramos de fibra. Además, es rica en minerales como:

  • Potasio
  • Sodio
  • Fósforo
  • Calcio
  • Magnesio
  • Hierro
  • Zinc
  • Yodo
  • Selenio

En cuanto a sus vitaminas, la zanahoria cuenta con buenas cantidades de vitaminas C y A, junto con vitaminas del grupo B (B3, B6, B1, B2, ácido fólico o vitamina B9). Por último, el valor calórico de las zanahorias es de 35 kcal por cada 100 gramos.

Con todos sus nutrientes, la zanahoria aporta importantes beneficios para la salud. A continuación, os mostramos algunos de los más destacables.

Ver también: Desintoxica tus riñones con un jugo de zanahoria y pepino.

Evita problemas en los ojos

La zanahoria ayuda a combatir los problemas oculares.

Este es el efecto más beneficioso más famoso de la zanahoria. Su alto contenido de vitamina A ayuda a prevenir problemas en los ojos que, lógicamente, afectarán negativamente a la vista.

Entre estos problemas, las zanahorias previenen la aparición de cataratas, la degeneración de la mácula lútea o la ceguera nocturna.

Por supuesto que la zanahoria no puede curar problemas como la miopía o el astigmatismo. Pero sus efectos beneficiosos sobre los ojos pueden prevenir gran cantidad de problemas.

Evita enfermedades cardiovasculares

Incluir la zanahoria en tu dieta puede reducir hasta en un 32% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Esto se debe a las propiedades antioxidantes y las vitaminas presentes en esta hortaliza. Con ellas, se facilita que el cuerpo limpie las arterias y evita la acumulación de placas de grasa.

Mejora la salud de los huesos

Las zanahorias ayudan a preservar la salud de los huesos.

La zanahoria es rica en calcio, magnesio y vitamina C. Así, al incluirla en la dieta en este alimento favorecemos una mejor asimilación del calcio y una buena reconstrucción y mantenimiento tanto de los huesos como de los dientes.

Esto, a su vez, permitirá prevenir posibles fracturas y pérdidas de colágeno. Ya que nos ayudará a aumentar la resistencia de estas partes del cuerpo.

Te recomendamos leer: 6 remedios para el dolor de huesos.

Favorece el buen control del colesterol

Junto a los efectos beneficiosos de la zanahoria en lo referente a la buena salud cardiovascular, esta hortaliza ayuda al organismo a reducir los excesos de colesterol en sangre.

Esto se debe a su alto contenido en fibra soluble, especialmente por la pectina, que evita la acumulación de grasa en las paredes de las arterias. Esto favorece también la eliminación de esta grasa y la reducción de la presión arterial.

Beneficios contra el estreñimiento

La zanahoria contribuye a combatir el estreñimiento.

Como hemos comentado, incluir la zanahoria en tu dieta te aportará una considerable cantidad de fibra.

Estos nutrientes son muy beneficiosos contra el estreñimiento. Y su gran porte de minerales también ayudará a prevenir y reducir las molestias estomacales. Por ello, la zanahoria es un alimento muy recomendable para las personas enfermas de gastritis.

Previene la aparición de cáncer y tumores

La zanahoria cocida entera contribuye a mejorar la absorción de falcarinol en el aparato digestivo.  Este compuesto protege a nuestro organismo del ataque de varios tipos de hongos, que podrían dar lugar a la aparición de algunos tumores.

Por otro lado, la ingesta de zanahoria cruda ayuda a prevenir graves problemas como el cáncer de mama. Esto último se atribuye en gran medida a su contenido de carotenoides, los cuales contribuyen a proteger las células.

A su vez, los carotenoides se han relacionado con un menor riesgo de cáncer de pulmón, aunque no hay estudios recientes que identifiquen esta correlación. En cualquier caso, Su consumo resulta beneficioso para los pacientes que lo padecen.

Propiedades diuréticas

El elevado contenido de agua en las zanahorias y su gran variedad de sales minerales ayuda a la desintegración de los cálculos renales. Esto convierte a la zanahoria en un elemento muy habitual en las dietas purificadoras.

Por todas estas razones, incluir la zanahoria en tu dieta te aportará gran cantidad de efectos beneficiosos y será una fuente abundante de vitaminas y sales minerales. Junto con otras muchas verduras, este alimento es un ingrediente habitual en cualquier plato saludable y un elemento esencial en una dieta equilibrada.