La incompatibilidad de Rh

30 Abril, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Elisa Martin Cano
La incompatibilidad de Rh sucede cuando no coinciden los factores Rh de la madre y del feto, siendo el de ella negativo y el del bebé positivo. Es una situación que puede controlarse.

La incompatibilidad de Rh es uno de los problemas que pueden presentarse en el embarazo y el parto. Se trata de una desigualdad en un componente sanguíneo entre la madre y el feto, que puede conllevar algunos riesgos para el bebé. Aquí te contamos todo lo que debes saber acerca de ello.

¿Qué es el factor Rh?

Los glóbulos rojos son las células encargadas de transportar el oxígeno en la sangre para que este llegue a todos los tejidos. Estos glóbulos rojos presentan en su superficie distintos tipos de proteínas. Uno de estos tipos de proteínas determinará el grupo sanguíneo, que podrá ser A, B, AB o 0.

Existe otro tipo de proteínas que se encuentran en la superficie de estas células, y son las que determinan el factor Rh. Dependiendo de si los glóbulos rojos de una persona presentan este antígeno o no, cada individuo puede ser Rh + (si sus glóbulos tienen este tipo de proteína en su superficie) o Rh – (si no lo tienen). Tanto el factor Rh como el grupo sanguíneo se hereda de padres a hijos.

¿Qué es la incompatibilidad Rh?

La incompatibilidad Rh es la desigualdad entre factor Rh de madres e hijos. La mayor parte de la población es Rh positivo. Sin embargo, cuando una mujer que se queda embarazada es Rh negativo, y el padre del bebé es Rh positivo, el feto que se desarrolla puede ser Rh positivo por herencia paterna.

glóbulos rojos y grupos sanguíneos
Los glóbulos rojos definen el grupo sanguíneo y el factor Rh de cada persona

Descubre más: La alimentación ideal según tu grupo sanguíneo

¿Qué ocurre cuando está presente?

Normalmente, el primer embarazo no conlleva problemas. Lo que ocurre cuando existe incompatibilidad Rh entre madre y feto es que, si la sangre del feto entra en el torrente sanguíneo de la madre, sus células reconocerán el Rh positivo del feto como una amenaza extraña, y el organismo de la madre generará anticuerpos. Estos anticuerpos se encargarían de destruir los glóbulos rojos del feto.

Como hemos comentado, en el primer embarazo no suele ocurrir nada, ya que la sangre del feto solo suele pasar a la sangre materna en el momento del parto, por lo que no da tiempo a generar anticuerpos y que estos lleven a cabo su ataque en ese bebé.

Sin embargo, los problemas pueden venir en los siguientes embarazos. Si una mujer Rh negativo y un hombre Rh positivo tienen varios hijos, puede que en el momento del parto del primer hijo, la mujer genere anticuerpos contra ese Rh. El sistema inmune tiene memoria, por lo que, en el siguiente embarazo, esos anticuerpos seguirán circulando por la sangre materna.

Durante el embarazo, pasa sangre materna de forma continua de la madre al feto. Si el feto es Rh positivo, los anticuerpos anti-Rh de la madre pasarán a la sangre del feto y actuarán, destruyendo los glóbulos rojos del bebé. Este bebé presentará un número muy bajo de glóbulos rojos al nacer, lo que puede ser una situación peligrosa y se conoce como enfermedad hemolítica del recién nacido.

embarazo e incompatibilidad Rh
El embarazo que reviste riesgo de incompatibilidad Rh es aquel donde la madre es Rh negativo y el feto Rh positivo

Sigue leyendo: Riesgos en el embarazo a los cuarenta

¿Cómo se previene la incompatibilidad Rh?

Actualmente, en los embarazos se lleva un control muy exhaustivo por parte de médicos de atención primaria y especialistas. En cuanto una mujer queda embarazada, se realiza una analítica de sangre que nos informa sobre su grupo sanguíneo y su Rh.

En el caso de que el Rh materno sea negativo y exista riesgo de desarrollar incompatibilidad Rh, se activa la prevención del mismo. Esto consiste en inyectar inmunoglobulina Rh durante el embarazo a la madre. Suele llevarse a cabo en la semana 28 de embarazo y 72 horas tras el parto. Estas inmunoglobulinas actúan como una vacuna, impidiendo que la madre genere anticuerpos anti-Rh que puedan perjudicar a posibles futuros embarazos.

El porcentaje de éxito en la prevención de la incompatibilidad es altísimo. Sin embargo, en embarazos que no han sido correctamente controlados, aún sigue habiendo casos de enfermedad hemolítica. En este caso, el bebé presentará anemia, ictericia, e incluso daño cerebral y cardíaco.

El control de la gestación es la clave

A día de hoy, en un embarazo en el que se realicen los controles adecuados, no nos encontramos ante un problema, ya que contamos con una prevención muy efectiva. Sin embargo, es importante que ante cualquier signo de embarazo se comiencen las visitas prenatales para que todo esté controlado. Si esto no es así, la incompatibilidad Rh puede tener consecuencias graves para el bebé.

  • Woodrow JC, Donohoe WTA. Rh-immunization by Pregnancy: Results of a Survey and Their Relevance to Prophylactic Therapy. Br Med J. 1968 Oct 19;4(5624):139–44.
  • Olivares G M, Ríos E. Anemia Tardia en niños con incompatibilidad Rh y ABO.
  • Jorge Adrián Arévalo M, Victoria Bellazzi M, Daniel Zanazzi Jorge Cristóbal Arévalo D. INCOMPATIBILIDAD RH EN EL EMBARAZO. 2009.