Incompetencia cervical: qué es y cómo averiguar si la padezco

Es muy importante someterse a chequeos periódicos durante el embarazo para descartar una posible incompetencia cervical o para, en caso de padecerla, tomar las medidas oportunas para evitar complicaciones.

Las mujeres embarazadas deben ser doblemente cuidadosas con su salud, no solo porque ponen en peligro su vida, sino también la de su bebé. El 10 % de las mujeres en gestación sufren de incompetencia cervical. Este problema provoca que las paredes del cuello uterino se abran antes de tiempo, originando un aborto espontáneo o un parto prematuro.

Es importante que los chequeos médicos en este período sean constantes. Si esta condición se diagnostica a tiempo, se pueden evitar riesgos tanto para el bebé como para la madre.

¿Qué es la incompetencia cervical?

La incompetencia cervical, también conocida como cuello uterino incompetente, es una condición médica que sufren las mujeres durante el embarazo. Es la incapacidad del cuello uterino de mantener su rigidez, necesaria para la mantención del embarazo.

Incompetencia cervical.

Si esta condición no es tratada a tiempo, puede provocar abortos espontáneos o embarazos prematuros.

La incompetencia cervical puede ocurrir sin contracciones o dolor alguno. En condiciones normales, el cuello del útero adelgaza en la etapa final del embarazo, preparándose para el parto. Sin embargo, si presentas esta condición, el cuello del útero se abre generando graves consecuencias.

Normalmente, el cuello uterino tiene al menos 30 mm de longitud. El riesgo de aborto o de parto predeterminado es inversamente proporcional a la longitud cervical:

  • Menor de 25 mm: 18% de riesgo.
  • Menos de 22 mm: 25% de riesgo.
  • Inferior a 15 mm: 50% de riesgo.

¿Cómo averiguar si padezco de incompetencia cervical?

Debido a que las paredes del cuello se adelgazan y expanden lentamente por sí solas, sin que se presente sangrado vaginal o contracciones, identificar los síntomas es más complicado.

A veces, suelen presentarse algunos síntomas, sin embargo, ninguno por si solo es signo de esta condición. Por esta razón, si sientes algunos de estos síntomas, lo mejor es que acudas a tu médico para que te haga el diagnóstico correcto:

  • Dolor de espalda
  • Dolor al orinar
  • Presión en la parte baja del abdomen
  • Flujo vaginal con aspecto de mucosidad
  • Derrame de líquido tibio proveniente de la vagina
  • Sensación de tener algo abultado en la vagina
Acudir al médico si piensas que tienes incompetencia cervical.

¿Por qué algunas mujeres padecen de incompetencia cervical?

La incompetencia cervical puede presentarse en cualquier mujer. En la mayoría de los casos, el debilitamiento del cuello uterino se produce como consecuencia de algún procedimiento.

A continuación, te presentamos algunos procesos que pueden inducir a padecer esta condición:

  • Daño producido por la dilatación o curetaje en caso de aborto espontáneo o inducción.
  • Daño ocasionado durante un parto complicado.
  • Exposición a elementos como el dietilestilbestrol.
  • Malformación de nacimiento en el cuello uterino.
  • Procedimiento quirúrgico del cuello uterino previo al embarazo.

¿Cómo se diagnostica la incompetencia de cuello uterino?

La incompetencia cervical no se detecta en un chequeo rutinario. Por lo general, se conoce de su existencia cuando ya se ha producido un aborto.

No obstante, si has sido afectada por algunos de los procesos mencionados anteriormente, puedes someterte a una ecografía de diagnóstico. También puedes realizarte un examen pélvico o un ultrasonido. Este último es capaz de medir la longitud del cuello uterino y su abertura.

Debes leer: Autoexámenes que toda mujer debería hacerse

Seguir las recomendaciones del médico

La incompetencia cervical no suele ser tratada a menos que amenace con terminar de manera prematura con el embarazo. Sin embargo, actualmente, la incompetencia cervical se trata realizando un cerclaje.

Es una técnica sencilla y rápida que se realiza por vía vaginal y requiere de anestesia local. Consiste en aplicar una sutura alrededor del cuello uterino para impedir que se dilate.

Tipos de cerclaje

Cerclaje profiláctico o electivo

Esta técnica se aplica cuando la mujer tiene un historial de varias pérdidas gestacionales o partos prematuros asociados directamente con la incompetencia cervical.

En tal caso el procedimiento es realizar un cerclaje entre las 13 y 16 semanas de embarazo.

Ver también: ¿Cómo controlar las náuseas durante el embarazo con remedios naturales?

Cerclaje terapéutico o secundario

Se realiza en mujeres que no cumplen criterios de cerclaje electivo, pero que por su historia previa, el médico sospecha de incompetencia cervical. Se les somete a un tratamiento con progesterona y se les realiza controles de longitud cervical a través de ecografías.

Si en algún momento se le detecta un cuello uterino menor de 25 mm, se indica el cerclaje.

Ecografía recomendad por un cerclaje terapéutico.

Cerclaje de emergencia

Cuando la mujer en gestación presenta las membranas amnióticas visibles a través de un cuello uterino dilatado, se realiza un cerclaje de emergencia, siempre y cuando se descarte infección intraamniótica.

Cabe destacar que el cerclaje se retira de manera ambulatoria, aproximadamente, en la semana 37 o 38.

Es importante que durante el embarazo las mujeres con cerclaje disminuyan la actividad física, sobre todo, si este es secundario o de emergencia. No se recomienda reposo absoluto, al menos que sean indicaciones del ginecólogo.

Conclusión

La incompetencia cervical es un factor influyente en los partos prematuros y abortos en el primer trimestre de gestación.

Detectar esta condición a tiempo mediante pruebas ecográficas o determinación de longitud cervical es de suma ayuda para establecer cuanto antes un tratamiento que posibilite la supervivencia del feto y asegure la salud de ambos.

Te puede gustar