La increíble transformación de Hope, el niño brujo

Daniela Castro · 1 abril, 2016 · Última actualización: 30 enero, 2019 30 enero, 2019
En el suroeste de Nigeria, por superstición se considera que los niños brujos son causantes de la pobreza y las enfermedades, por eso, son abandonados.

A principios del año 2016 un imagen dio vuelta al mundo. Se trataba de una foto de un niño desnutrido, desnudo y abandonado a su suerte, en un pueblo de Nigeria, siendo rescatado por una voluntaria. La razón de su abandono era la creencia de que se trataba de un niño brujo.

Pero Anja Ringgren Loven, una voluntaria danesa se acercó para darle agua y comida al pequeño, sin creer en supersticiones y desde ese entonces, no pudo alejarse de él. Lo llevó al hospital para que recibiese atención inmediata y luego lo adoptó.

Tras pocos meses, aquel pequeño no solo ganó un nombre y hogar, sino que consiguió recuperarse y convertirse en la imagen de una campaña cuyo objetivo es fortalecer las ayudas a los huérfanos de África.

Hoy en día, Hope (en español: ‘Esperanza’) es un niño sano y luce feliz junto a su madre. Además está a punto de comenzar la escuela. Por su parte, Anja se siente agradecida por tener a este pequeño en su vida y continúa dirigiendo la Fundación para la Educación y el Desarrollo de la Ayuda Infantil Africana (African Children’s Aid Education and Development Foundation).

De ”niño brujo” a símbolo de esperanza

Hope-1

En enero del año 2016, la activista danesa Anja Ringgren Lovén encontró a un supuesto niño brujo de dos años deambulando por las calles de la periferia de Abuja, capital nigeriana, desnudo y con desnutrición.

Al parecer el pequeño llevaba unos 8 meses viviendo a su suerte, alimentándose de restos de comida que algunas personas le daban al pasar y, posiblemente, también de la basura. Tenía parásitos intestinales y parecía que podía morir en cualquier momento.

Según narra el diario The Independent, Anja es la fundadora de la fundación de ayuda para el desarrollo y la educación de los niños africanos, con la cual rescata del abandono y el asesinato a niños calificados por sus familias como “brujos”.

Al verlo en tales condiciones, Anja le dio agua, lo envolvió en una manta y de inmediato lo trasladó hasta el hospital de Uyo, donde recibió un intenso tratamiento antiparasitario y continuas transfusiones de sangre para tratar el cuadro grave de anemia que presentaba.

Hope 3

Desde el primero encuentro con Hope, la danesa publicó una serie de fotos y vídeos en sus redes sociales con el fin de recibir ayuda para pagar los gastos médicos.

Esta decisión fue la mejor que pudo haber tomado, pues en las primeras 48 horas las donaciones alcanzaron casi un millón de dólares. Agradecida por el apoyo, escribió lo siguiente en su cuenta:

”Con todo el dinero, además de dar a Hope el mejor tratamiento, ahora también podemos construir una clínica médica y salvar a muchos más niños de la tortura”.

Evidentemente, para Anja, Hope nunca fue un niño brujo, sino solamente un niño que necesitaba amor y atención.

Hope nunca fue un niño brujo

Dos meses después de iniciar con el tratamiento, Hope consiguió recuperarse y hoy en día es la prueba viviente de una transformación increíble. En las fotografías más recientes se le puede ver sonriente, en un ambiente muy diferente al de esa imagen que impactó al mundo hace 2 años atrás.

Aunque aún debe acudir a controles médicos por seguridad, el pequeño podrá empezar a vivir una infancia feliz y como la que se merecen todos los niños.

Hope-5

Gracias a las donaciones que ha recibido, Anja Ringgren Lovén podrá salvar a muchos niños que, como Hope, se encuentran en condiciones inhumanas en zonas desfavorecidas.

También aprovechó para contar parte de su experiencia y llamar la atención sobre el hecho de que, en África, miles de niños están en peligro porque se les acusa de ser “brujos” o estar “endemoniados”. 

“Hemos visto niños torturados, aterrorizados y muertos. Estas imágenes muestran por qué lucho. Por qué vendí todo lo que tenía en Dinamarca. Por qué me muevo en territorio inexplorado”.

La labor de Anja

Junto con su esposo David Emmanuel Umem, Anja comenzó la construcción de su propio orfanato a finales de enero.

La pareja tiene un hijo biológico de año y medio, David Junior, pero en la actualidad también están a cargo de otros 35 niños y niñas que rescataron en las calles en condiciones similares a las del supuesto ”niño brujo”.

Por su trabajo y el de su ONG, a día de hoy Lovén está considerada como una heroína. Millones de personas han conocido el caso y se han interesado por apoyar lo que hace.

A través de su cuenta de Facebook comparte las imágenes de la nueva vida de Hope, sin dejar de asombrarse por las muestras de apoyo que recibe de personas de todo el mundo. Aunque sin olvidar que, así como este ”niño brujo” consiguió un futuro mejor, aún hay muchos más que necesitan ayuda.

La sonrisa de Hope es ahora un símbolo de esperanza, una muestra de que se pueden hacer grandes cosas cuando miles de personas se unen por una misma causa. 

Aunque esta historia tuvo un final feliz, la labor por los derechos del niño no deben cesar, pues aún existen muchos casos de pequeños abandonados o en situaciones de riesgo.

  • Para más información: ''Conoce de qué se trata Lumos''. Eres Mamá. [En línea] Disponible en: https://eresmama.com/conoce-de-que-se-trata-lumos/