Increíbles beneficios de la alimentación alcalina frente al cáncer

Yamila Papa 31 diciembre, 2016
La dieta alcalina se basa en incorporar alimentos con la capacidad de alcalinizar nuestro medio interno. Descubre los beneficios de llevar una dieta como esta.

Llama la atención la alta incidencia del cáncer. Seguro que conoces a más de una persona que padece esta enfermedad. No es casualidad que sea la principal causa de muerte en todo el mundo. Al parecer uno de los principales desencadenantes es la dieta que seguimos. En este artículo te contamos la relación que hay entre la alimentación alcalina y la prevención del cáncer.

¿Qué es una alimentación alcalina?

Antes de comenzar a hablar de cómo repercute a favor de nuestra salud, es bueno que sepamos de qué se trata la dieta alcalina.

Este tipo de alimentación se basa, principalmente, en consumir alimentos que eleven el pH de nuestra sangre y no favorezcan un medio ácido donde los virus y las células cancerosas puedan desarrollarse.

Seguir este tipo de dieta es tan simple como elegir alimentos alcalinizantes en vez de acidificantes y optar por una cocción más saludable. La comida cruda o cocida al vapor es mejor que la frita.

¿Qué alimentos son alcalinos?

Si quieres prevenir el cáncer (entre otras enfermedades) y sentirte más sano, la comida alcalina es fundamental. Estos son los alimentos más destacados dentro de este grupo:

Vegetales crudos

Si bien algunas verduras son ácidas, cuando las ingerimos se convierten en alcalinizantes. Comerlas crudas te permitirá aprovechar todos sus nutrientes (ya que muchos de ellos se pierden con las altas temperaturas del horno o el agua hirviendo). No dudes en añadir a tu dieta estos vegetales:

  • Espárragos
  • Coles (brócoli, col rizada, col de Bruselas, col roja)
  • Berenjena
  • Ajo, cebollino, cebolla, apio
  • Pepino, pimiento
  • Zanahorias
  • Lechuga, Endibia, berro
  • Remolacha

Te recomendamos leer: Cómo preparar una crema de espárragos para cuidar la salud de las articulaciones

Frutas

Tienen un gran poder alcalinizante incluso aquellas con pH bajo como los cítricos. Podemos consumir frutas como postre, en el desayuno o a media mañana. ¡Te aportarán muchas vitaminas! Las recomendadas son:

  • Manzanas
  • Albaricoques
  • Aguacates
  • Plátanos
  • Bayas, moras y cerezas
  • Melón y sandía
  • Coco

Frutos secos

Tienen la capacidad de aumentar el pH en tu organismo. Hay muchos mitos que giran en torno a los frutos secos porque son calóricos. No obstante, lo cierto es que son muy buenos para evitar enfermedades cardíacas o incluso bajar de peso al ser saciantes. Añade a tu dieta almendras y castañas.

Mijo

Es el único cereal integral que se considera 100% alcalinizante. Esto no quiere decir que los demás sean perjudiciales para la salud pero, si tienes que elegir, opta por el mijo. En este caso deberás comerlo hidratado y posteriormente cocido. ¡Pruébalo en hamburguesas o como relleno!

Miel

El producto del trabajo de las abejas es altamente alcalino. Úsalo para endulzar infusiones o postres o para comer solo si tienes gripe o resfriado.

La alimentación alcalina y el cáncer

Ya te hemos indicado cuáles son los alimentos más alcalinizantes, pero aún no conoces la relación del pH y el cáncer. En primer lugar, has de comprender que las células de nuestro cuerpo precisan glucosa y oxígeno (entre otros nutrientes) para sobrevivir y realizar sus tareas. Cuando el organismo no tiene aquello que las células precisan, estas mueren.

Por otro lado, cuando el medio interno es demasiado ácido, las células pueden sufrir estrés y, en muchas ocasiones, entrar en apoptosis (muerte celular programada). Si este proceso falla, las probabilidad de que las células se malignicen, es decir, se vuelvan cancerosas, incrementa significativamente.

Una alimentación basada en alimentos alcalinos aumenta el pH del cuerpo y, por ende, disminuye la probabilidad de malignización celular. Llevar una alimentación alcalina es sinónimo de dieta saludable que, como seguro ya sabrás, tiene otros beneficios adicionales, como reducir el colesterol, combatir la obesidad o evitar problemas cardíacos.

Te puede gustar