Cómo incrementar los glóbulos rojos en sangre

Yamila Papa 11 febrero, 2018
Los glóbulos rojos son los encargados de transportar sangre rica en oxígeno a todo el cuerpo, por eso, es importante mantenerlos óptimos para nuestra salud. Te contamos cómo podemos incrementar glóbulos rojos naturalmente.

Los glóbulos rojos tienen una función muy importante para nuestro organismo: transportar sangre rica en oxígeno por todo el cuerpo. Por lo tanto, es fundamental mantenerlos en niveles saludables. En este artículo te contamos cómo incrementarlos de forma natural.

¿Qué son los glóbulos rojos?

Los médicos los llaman “eritrocitos” y se trata de las células más numerosas de la sangre. Su principal componente es la hemoglobina y obtienen la energía metabólica a través de la fermentación láctica.

En los adultos hay entre 4.500.000 a 5.400.000 de glóbulos rojos. La deficiencia en la cantidad de eritrocitos se denomina anemia y el exceso policitemia.

Algunos datos interesantes sobre la sangre:

  • Los glóbulos rojos viven aproximadamente 100 o 120 días. Pasado ese tiempo la médula ósea produce otro “grupo” de eritrocitos.
  • Cada molécula de hemoglobina cuenta con 4 átomos de hierro los cuales se unen a las moléculas de oxígeno.
  • Cada eritrocito es un 33 % de hemoglobina.
  • Los valores normales de hemoglobina son de 14 g/dl en mujeres y de 15,5 g/dl en los hombres.
  • Los glóbulos rojos eliminan el dióxido de carbono.

Ver también: Tips para aumentar los glóbulos rojos naturalmente

Cómo aumentar los glóbulos rojos

Algunos de los síntomas de anemia o baja de eritrocitos son la apatía y la debilidad. La falta de hierro es la causa más común de un conteo inferior de glóbulos rojos. Para aumentar la cantidad, te recomendamos realizar algunos cambios en tu alimentación y en tus hábitos cotidianos:

1. Consume hierro

Por qué comer frutos secos

Esto le permitirá a tu cuerpo reconstruir y reemplazar los nutrientes perdidos. El hierro incrementa los glóbulos rojos y además, permite que trabajen mejor, ya que es un componente esencial de la hemoglobina. Los alimentos más ricos en hierro son:

  • Legumbres (lentejas, frijoles)
  • Verduras (espinaca, col rizada)
  • Frutos secos (ciruelas y uvas pasas)
  • Carne (hígado)
  • Yemas de huevo

2. Ingiere más cobre

Los adultos necesitan entre 8 y 18 mg de este mineral cada día. Las mujeres precisan más que los hombres durante la etapa fértil, ya que pierden cobre durante la menstruación. Es un nutriente esencial para que las células puedan acceder al hierro. Los alimentos que más cobre aportan son:

  • Nueces
  • Frijoles
  • Cerezas
  • Hígado
  • Aves de corral
  • Chocolate

3. Obtiene más ácido fólico

Verduras-de-hoja-verde

La vitamina B9 ayuda en la producción normal de glóbulos rojos. Si no tenemos la suficiente cantidad de ácido fólico podemos sufrir anemia. Además, juega un papel imprescindible en el funcionamiento del ADN. Se recomienda unos 400 mcg para las mujeres en etapa fértil y 600 mcg cuando están embarazadas. ¿Dónde conseguir ácido fólico?

  • Cereales integrales
  • Verduras de hoja verde (espinacas, acelga)
  • Frijoles
  • Nueces

Lee también: Las nueces y sus 10 increíbles propiedades

4. Ingiere más vitamina A

También llamado Retinol es un compuesto muy importante para el desarrollo de células madre de glóbulos rojos en la médula ósea. Garantiza el procesamiento de la hemoglobina al permitir la obtención de hierro. Entre los alimentos que más aportan Vitamina A encontramos:

  • Zanahorias
  • Calabacín
  • Verdura de hoja verde
  • Pimiento dulce
  • Ciruela
  • Toronja
  • Sandía

5. Aumenta la cantidad de vitamina C

Vitamina C

Este nutriente tiene muchas propiedades como, por ejemplo, reforzar el sistema inmunitario y evitar enfermedades virales en invierno. Pero además la Vitamina C estimula la capacidad del organismo para que pueda absorber hierro y, en consecuencia, aumenta la cantidad de glóbulos rojos. Los cítricos son los alimentos que más la aportan.

6. Incorpora vitamina B12

Una buena cantidad de este nutriente favorece la producción de eritrocitos en la médula ósea y aumenta su presencia en la sangre. Para poder proporcionarle al cuerpo vitamina B12 te recomendamos que consumas estos alimentos:

  • Carne de ternera
  • Huevos
  • Pescados azules (salmón, sardina)
  • Lácteos (leche, yogur y queso, mejor si son desnatados)
  • Soja (en cualquier presentación)
  • Levadura de cerveza
  • Germen de trigo
  • Setas y champiñones

7. Haz ejercicio

ejercicio-suelo-pelvico

El sedentarismo tiene muchos efectos negativos en nuestra salud. Entre ellos, aumentar la obesidad y los problemas circulatorios, así como también, incrementar la retención de líquidos o producir dolores musculares. Pero además de reducir la cantidad de glóbulos rojos no permite la creación de nuevos ejemplares.

El ejercicio es fundamental para tener una salud de “hierro” y evitar muchas enfermedades. Se recomiendan las rutinas que incluyan al menos unos minutos de cardio (correr, trotar, andar en bicicleta, etc.) porque favorecen la oxigenación general del cuerpo.

8. No fumar

Es uno de los peores hábitos que la gente lleva a cabo y más teniendo en cuenta que la nicotina y demás químicos presentes en el cigarrillo reducen el oxígeno y no permiten el flujo adecuado de sangre. Fumar “aprieta” los vasos sanguíneos y obstaculiza el trabajo de los glóbulos rojos.

9. No beber alcohol

La absorción del alcohol

Otro de los hábitos nocivos para nuestra salud que repercute de forma negativa en el conteo de eritrocitos. Las bebidas alcohólicas convierten a la sangre en un líquido más espeso y lento con menos cantidad de oxígeno que no puede transportarse de forma adecuada. Además, el alcohol produce glóbulos rojos inmaduros sin suficiente hemoglobina.

10. Realizar exámenes físicos

Acude al menos una vez al año para hacerte chequeos completos de sangre. Con una extracción es posible analizar las condiciones generales y los niveles no solo de glóbulos rojos sino también de colesterol, de hierro, de urea, de creatinina, de glucosa, etc. Es muy importante el seguimiento de los datos que no están dentro de los límites normales.

El médico observará la información del análisis de sangre e indicará qué tratamiento o medicamento son necesarios.

 

Te puede gustar