La inercia del sueño o por qué te levantas con torpeza y mal humor

04 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La torpeza y mal humor al levantarse es habitual en quienes padecen inercia del sueño. Esta es una condición en la que se produce una reducción de varias capacidades cognitivas y emocionales, justo después de despertar.
 

Muchas personas se sienten cansadas al levantarse, pese a haber dormido las horas recomendadas por los especialistas. Su mente no logra pensar con claridad y su cuerpo anda como a tropezones. Pareciera que les hubiera poseído, de pronto, la torpeza y el mal humor.

Sin embargo, lo que experimentan está lejos de ser un fenómeno extraño. Se trata de un problema conocido como ‘inercia del sueño’. La ciencia comenzó a divulgar datos al respecto en los años 60. Se trata de un estado temporal de reducción de la capacidad cognoscitiva y del estado de alerta.

Este estado, en general, dura alrededor de una hora después del momento en que la persona se despierta. Sin embargo, ese lapso varía según el caso; algunas personas lo viven por quince minutos y otras, durante una hora o, incluso, más. Se cree que la duración se relaciona con la fase del sueño que se ha interrumpido.

Qué caracteriza a la inercia del sueño

cambio de hora
 

Este lapso de torpeza y mal humor después del sueño está caracterizado por una acentuada reducción de la vigilancia típica de la persona despierta. Aparece un gran incremento de la somnolencia y un rendimiento cerebral deficiente.

Así mismo, hay irritabilidad, intolerancia, mal humor y hasta estados de depresión. El estado de inercia del sueño puede estar acompañado de desorientación o confusión general.

Se trata de un fenómeno que interfiere con las tareas mentales o físicas normales y hace que se experimente disminución en el tiempo de respuesta, escasa memoria a corto plazo y baja velocidad del pensamiento. Es algo así como un jetlag.

Torpeza y mal humor al despertar: un asunto médico

Contrariamente a lo que mucha gente cree, experimentar torpeza y mal humor cuando una persona se levanta, es cuestión médica y no de carácter o personalidad. De hecho, la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño ha incluido el estado de inercia del sueño en la lista de parasomnias, es decir, trastornos del sueño.

 

La inercia del sueño afecta a personas adultas y adolescentes, sin distinción. Por ende, su origen no encuentra explicación en la edad de quienes la padecen. Más bien podría tratarse de una cuestión vinculada a la vida moderna, que se ha distanciado de los ciclos naturales y no respeta los ritmos circadianos del sueño.

Los ritmos circadianos son aquellos cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario, en directa relación con la luz y la oscuridad. Hay teorías que sostienen que el hecho de haber roto el ciclo natural de despertarse con la salida de la luz del sol y dormir con la compañía de luces artificiales como la de la televisión, ha afectado nuestro sueño.

Durante la inercia del sueño el cerebro está llevando a cabo actividades propias de las fases del sueño profundo. De ahí que algunos estudios propongan esta relación entre ritmos circadianos e inercia del sueño, pues explicaría la presencia de esta en el hecho de haber despertado al cerebro durante la fase de sueño reparador, según lo que marca el reloj biológico.

 

Quizá te interese: ¿Cuáles son las fases del sueño?

Datos a tener en cuenta

sueño irregular afecta nuestra vida

Lee también: 5 consecuencias negativas de dormir mal

Si bien la inercia del sueño parece ser algo inofensivo, que solamente expone a quienes conviven en una casa a la torpeza y mal humor de quien la padece, puede ser algo más que esto. Estudios científicos comprobaron que si el sueño se interrumpe durante una fase profunda, el rendimiento cerebral puede bajar de manera drástica.

Este bajo rendimiento cerebral, la lentitud en las respuestas a situaciones cotidianas y la dificultad para superar la somnolencia puede tener riesgo en ciertas profesiones. Trabajadores que deben hacer guardias durante las cuales toman una siesta, se exponen a que su sueño sea interrumpido abruptamente y vivencien inercia del sueño, lo cual puede significar un riesgo para los demás.

 

Si bien no se han encontrado maneras efectivas para prevenir la inercia del sueño y así evitar la torpeza y el mal humor al despertar, se recomienda mantener una estricta higiene del sueño.

Tal higiene comprende, entre otras medidas, dormir entre siete y ocho horas diarias sin interrupciones; no hacerlo con televisores o computadoras en el cuarto; tener una rutina y evitar el consumo de estimulantes antes de irse a dormir.

 
  • Valdez Ramírez, P. (2005). Ritmos circadianos en los procesos atencionales del ser humano (Doctoral dissertation, Universidad Autónoma de Nuevo León).
  • Millán Arroyo, C. (2017). Efectos de la luz azul en el ritmo circadiano del sueño.
  • Urrestarazu, E., Escobar, F., & Iriarte, J. (2015). El sueño y su patología. Medicine-Programa de Formación Médica Continuada Acreditado, 11(73), 4385-4394.