Infartación renal: qué es y cuáles son sus causas

La infartación renal es uno de los problemas más frecuentes que afectan a los riñones. Es interesante saber tratarlo para evitar complicaciones.

Por norma general, el equipo médico utiliza el término infartación renal para referirse a una alteración que tiene lugar en los riñones. De esta manera, el tejido que lo forma resulta dañado debido a unos niveles insuficientes de oxígeno.

La renovación constante de este elemento es necesaria para la supervivencia de las células que componen los tejidos. Esta condición también la encontramos en el resto de tejidos de nuestro cuerpo, no exclusivamente en los riñones.

Sin embargo, existen factores o trastornos que pueden provocar la interrupción de flujo sanguíneo a estos órganos. Por lo tanto, se interrumpe el aporte de oxígeno para realizar las reacciones metabólicas habituales. Generalmente son las arterias renales los vasos sanguíneos encargados de esta distribución de oxígeno.

Así, las células no pueden obtener la energía necesaria para mantenerse vivas y el tejido comienza a dañarse gravemente. Además, se acumula dióxido de carbono (CO2), una sustancia muy tóxica para las células y el tejido puede llegar a morir.

Por otra parte, en condiciones normales los riñones cumplen importantes tareas dentro del funcionamiento corporal. Al llevar a cabo la función de nutrición, se obtiene materia y energía. Sin embargo, también se almacenan residuos procedentes de ese conjunto de reacciones metabólicas. Asimismo, estos desechos son recogidos y transportados hasta los riñones a través de la sangre.

Más tarde, los riñones depuran o limpian la sangre separándola de los residuos y manteniendo su estabilidad. De esta manera, se forma la orina que se acumula en la vejiga y se expulsa al medio externo.

Finalmente, si los riñones sufren algún daño, es posible que sus funciones no se puedan llevar a cabo con normalidad. En cualquier caso, el individuo desarrollará una serie de síntomas que indicarán la lesión renal.

¿Cuáles pueden ser las causas de la infartación renal?

enfermedad renal

Actualmente, el grupo de especialistas ha realizado una distinción entre los distintos casos clínicos en función de sus características. Un criterio de clasificación es teniendo en cuenta la causa o desencadenante de la infartación renal.

La interrupción del flujo sanguíneo puede deberse a un cierre espontáneo del vaso sanguíneo correspondiente. En otras ocasiones, se puede producir un desgarro en las paredes de los vasos sanguíneos de la zona.

Por otra parte, se puede formar un coágulo (o trombo) que se desplace por el conducto y llegue a taponarlo. Esta partícula puede desplazarse desde el corazón o estar compuesta por colesterol (por la rotura de un ateroma). También el coágulo puede tener lugar en la misma arteria renal como resultado de una lesión en la misma.

Además, se pueden llevar a cabo otras clasificaciones de los infartos renales. Por ejemplo, se distinguen entre completos o parciales en función del estado del vaso sanguíneo.

Asimismo, se denomina hemorrágico si es una vena renal el vaso sanguíneo afectado. En ese caso, la sangre deja de fluir y no puede ser renovada por sangre con el nivel de oxígeno suficiente. Si la alteración tiene lugar en una arteria renal se denomina isquémico.

Quizá te interese: Señales de que mis riñones no funcionan bien

Síntomas más comunes de la infartación renal

Síntomas de una enfermedad renal. Infartación renal.

Por norma general, cuando un paciente ha desarrollado un trastorno, se presenta una serie de señales del problema. Las propiedades y gravedad de los síntomas se encuentran relacionados con las características del propio sujeto. De esta manera, en el caso de la infartación renal, el individuo puede mostrar:

  • Dolor o molestias intensas en el costado donde se sitúa la lesión.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre que puede variar en cuanto a intensidad.
  • Presencia de sangre en la orina. También recibe el nombre de hematuria.
  • Algunos signos de la insuficiencia renal aguda.

Quizá te interese: 4 consejos para evitar enfermedades renales

¿Cómo se lleva a cabo el diagnóstico de la infartación renal?

Finalmente, el equipo médico debe realizar una serie de pruebas clínicas para identificar la afección y su causa. Generalmente, también se suele comprobar el historial clínico del paciente y el estilo de vida que presente.

Para el diagnóstico se suelen utilizar exámenes para obtener imágenes internas y desobstruir el vaso sanguíneo problemático. Por otra parte, es posible que se practiquen otras pruebas rutinarias como es el caso del análisis de sangre. De esta manera, se pueden descartar otras alteraciones que pueden presentar síntomas similares a los de la infartación renal.

  • Cortadellas, O., & Fernández-Del Palacio, M. J. (2012). Diagnóstico y tratamiento de la enfermedad renal crónica (ERC) en el perro y el gato. Parte 1: evaluación del paciente con ERC. Clin. Vet. Peq. Anim.
  • Poch López de Briñas, E. (2015). Insuficiencia renal aguda ■ ■ TRATAMIENTO DE LAS COMPLICACIONES TROMBÓTICAS Lipid-lowering agents for ne-phrotic syndrome. Cochrane INSUFICIENCIA RENAL AGUDA CONCEPTO, INCIDENCIA Y CLASIFICACIÓN. Chronic Kidney Dis. https://doi.org/10.1002/14651858.CD005425.pub2
  • Treves, S. T., Packard, A. B., & Grant, F. D. (2014). Kidneys. In Pediatric Nuclear Medicine and Molecular Imaging. https://doi.org/10.1007/978-1-4614-9551-2_12