El infarto agudo de miocardio

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganelli el 22 noviembre, 2018
Se denomina infarto de miocardio a la muerte de las fibras musculares del corazón. Se trata de una urgencia médica de extrema gravedad debido a su alta tasa de mortalidad.

El infarto agudo de miocardio se trata de una urgencia médica de extrema gravedad, debido a su alta tasa de mortalidad. Además, junto al cáncer, es una de las principales causas de muerte en nuestra sociedad.

Generalmente, se denomina ”infarto agudo de miocardio” a la muerte de las fibras musculares del corazón.
Así, atendiendo a los hallazgos que aparecen en el electrocardiograma, los infartos pueden clasificarse en:

  • Infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST.
  • Infarto agudo de miocardio sin elevación del segmento ST.

Esta clasificación es muy útil, ya que determina la actitud terapéutica inicial que debe recibir el paciente por parte del personal médico.

Epidemiología del infarto agudo de miocardio

Epidemiología-del-infarto-agudo-de-miocardio

  • El infarto agudo de miocardio es la causa de alrededor de 13 millones de muertes al año.
  • Es ligeramente más común en hombres que en mujeres. Por eso, se estima que en Europa 1/6 hombres, frente a 1/7 mujeres morirán a causa de un infarto de miocardio.

Factores de riesgo

Existen una serie de factores que aumentan el riesgo de infarto, algunos de ellos corregibles, como los hábitos tóxicos. Los más relevantes son:

  • Edad superior a 65 años.
  • Sexo masculino.
  • Diabetes mellitus.
  • Hipertensión arterial.
  • Colesterol alto.
  • Obesidad, hábito tabáquico, consumo de drogas, sedentarismo, entre otros.
  • Presencia de otras patologías cardíacas.

¿No lo sabías? El insomnio aumenta el riesgo de ictus e infarto

¿Cómo se produce un infarto?

La causa más común es la oclusión de las arterias coronarias, las arterias que irrigan el corazón, por un trombo. Procede, en la mayoría de los casos, de una placa de la grasa que se acumula en las arterias.

Cuando la placa de grasa (ateroma) se rompe, se desprende un pedazo, y este viajará a través de la circulación de la sangre. Finalmente llegará a las arterias coronarias ocluyéndolas. De esta manera, el corazón se queda sin flujo sanguíneo.

Sin embargo, aunque es más raro, en algunos casos el trombo puede producirse por un exceso de coagulación de la sangre. Otras causas poco frecuentes son la disección aórtica, las anomalías congénitas, los traumatismos, las anomalías congénitas, etc.

¿Qué nos indica que se está produciendo un infarto?

Ilustración-del-infarto-de-miocardio

Los síntomas de un infarto agudo de miocardio son bastante conocidos por todos. Aun así, para determinar con certeza que existe un infarto deben cumplirse una serie de requisitos clínicos. Estos requisitos son:

  • Síntomas de infarto.
  • Evidencias en el electrocardiograma.
  • Hallazgo de un trombo en las arterias coronarias.
  • Evidencias de daño cardíaco en las pruebas bioquímicas.

Visita este artículo: Los 7 síntomas de infarto femenino que suelen pasar desapercibidos

¿Cuáles son los síntomas y signos del infarto?

  • Dolor torácico. Es repentino y prolongado (más de 30 minutos normalmente). Se percibe en el centro del pecho, como un peso o presión muy intensa. Además, suele extenderse al brazo y hombro izquierdos, incluso al cuello y la mandíbula.
  • Sudor muy abundante.
  • Náuseas y vómitos.
  • Palidez.
  • Sensación de ahogo, dificultades para respirar.
  • Sensación de angustia.
  • Aspecto externo de extrema gravedad.

Presentaciones atípicas:

Sintomas-habituales-del-infarto-de-miocardio

El infarto no siempre se presenta como dolor en el pecho. Aunque la presentación típica del infarto es la más habitual, en algunas ocasiones, sobre todo en ancianos y diabéticos, el cuadro clínico que aparece es diferente.

  • Infarto de miocardio sin dolor (30%). Cursa con una debilidad extrema e inexplicable, sudor, náuseas y vómitos, palidez, dificultad respiratoria … pero no hay dolor.
  • Infarto con dolor, pero con características atípicas. Algunos pacientes sienten dolor en el abdomen, en el cuello y la mandíbula … De hecho, aunque es relativamente raro, ante un paciente con un cuadro de abdomen agudo es obligado realizar un electrocardiograma.

¿Qué encontramos en un electrocardiograma de una persona que está sufriendo un infarto?

En primer lugar, las alteraciones del electrocardiograma dependen del momento en el que se realiza. Es decir, que a medida que evoluciona el infarto, el trazado cambia.

Aun así, los elementos más característicos son:

  • Alteración de las ondas T, que se vuelven muy picudas y altas. Indica isquemia subendocárdica.
  • En el caso del infarto con elevación del segmento ST, este se eleva más de 1 mm en más de dos derivaciones. En el infarto sin elevación del segmento ST, aparecen el resto de hallazgos patológicos.
  • Es posible encontrar ondas Q, que indican necrosis.
  • Es posible encontrar pacientes con síntomas de infarto y un ECG normal. Esto nunca debe ser motivo para descartar un posible infarto.

¿Qué son los marcadores bioquímicos? ¿Cómo pueden servir para diagnosticar un infarto?

Los marcadores bioquímicos son una serie de moléculas que pueden detectarse en la sangre mediante su análisis. Sus concentraciones aumentan o disminuyen de manera gradual en determinadas situaciones, lo que se aprovecha con fines diagnósticos.

En el caso del infarto agudo de miocardio, los marcadores empleados son proteínas que las propias fibras musculares liberan al morir. Estas proteínas son:

  • La mioglobina.
  • La CPK-MB.
  • Las troponinas.

Las troponinas son las únicas que se liberan exclusivamente en las células del corazón. Por otra parte, las otras dos proteínas las liberan tanto las células cardíacas como el resto de fibras de otros músculos. Esa es la razón por la que las troponinas son los marcadores más específicos para el diagnóstico de infarto cardíaco.

¿Cómo se diagnostica?

Como-se-diagnostica-el-infarto-agudo-de-miocardio

  • En primer lugar, con la historia clínica muy detallada y una exploración física completa.
  • Junto con la historia clínica, es la herramienta más valiosa. Ante un paciente que pueda estar sufriendo un infarto no debe demorarse la realización del ECG.
  • Análisis bioquímicos.
  • Técnicas de imagen, tanto invasivas como no invasivas.

La ecografía cardíaca es la técnica más valiosa, ya que no es invasiva y además, es relativamente rápida. En cuanto a las pruebas invasivas, la técnica que mejores resultados ofrece es la angiofrafía coronaria (coronariografía).

Tratamiento del infarto agudo de miocardio

Los objetivos del tratamiento son la reducción del tamaño del infarto y el diagnóstico y tratamiento precoces de posibles complicaciones.

Ten en cuenta que el tratamiento del infarto agudo de miocardio debe ser inmediato. El 30 % de los pacientes fallecen dentro de la primera hora, siendo la causa más frecuente la fibrilación ventricular.

Cuidados inmediatos

  • Monitorización de los signos vitales: frecuencia cardiaca y respiratoria, saturación de oxígeno y presión arterial.
  • Reposo y administración de líquidos.
  • Oxígeno en gafas nasales si la saturación se encuentra por debajo del 95%.
  • Tratamiento del dolor y de la ansiedad con opiáceos (cloruro mórfico) y ansiolíticos. La ansiedad y el dolor aumentan el trabajo del corazón, lo que en última instancia puede provocar que aumente el tamaño del infarto.
  • Antiagregantes: ácido acetil salicílico (250mg) con inhibidor del P2Y12.
  • Betabloqueantes para controlar la presión arterial.
  • Atropina para controlar la frecuencia cardiaca.

Tratamiento de reperfusión

Para finalizar, este tratamiento se basa en la recanalización de la arteria ocluida y su beneficio es máximo en las 12 primeras horas. Existen dos formas de realizarlo:

  • Mediante fármacos fibrinolíticos. Están indicados cuando la angioplastia no es posible dentro de las 2 primeras horas después del diagnóstico. Después de administrar los fármacos, debe derivarse al paciente a un centro capacitado para la realización de la angioplastia.
  • Angioplastia urgente. Esta técnica si puede realizarse dentro de las dos primeras horas desde el contacto médico.