Infarto intestinal mesentérico: exámenes y tratamientos

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
· 13 junio, 2019
El tratamiento del infarto intestinal mesentérico tiene como fin restaurar el flujo sanguíneo a la zona afectada.

El infarto intestinal mesentérico es una urgencia quirúrgica que resulta de un flujo arterial o venoso mesentérico insuficiente. El diagnóstico puede ser difícil y, a menudo, se realiza demasiado tarde.

La mortalidad por esta afección es bastante alta, a pesar de los grandes avances que se han hecho en los últimos años, tanto de diagnóstico como de tratamiento. El diagnóstico temprano y la resección del intestino son fundamentales para mejorar la supervivencia de los pacientes.

Aquellos que sobreviven al evento agudo inicial de un infarto intestinal mesentérico y a la operación primaria suelen tener un intestino delgado o grueso corto.

Causas del infarto intestinal mesentérico

infarto intestinal mesentérico

Hay muchos factores etiológicos que se asocian al desarrollo del infarto intestinal mesentérico. Estos se pueden dividir en patología primaria intravascular y patología secundaria extravascular.

En cuanto a la primera, puede ocurrir por una oclusión de la arteria mesentérica superior, por una trombosis de la vena mesentérica superior o por un bajo flujo mesentérico —infarto mesentérico no oclusivo—. La oclusión de la arteria puede darse por:

Por otro lado, la patología secundaria extravascular causa una obstrucción del flujo sanguíneo al intestino. Se puede dar a raíz de las siguientes circunstancias:

  • Vólvulo del intestino y/o del mesenterio.
  • Hernia estrangulada de la pared abdominal.
  • Trauma vascular, incluyendo la electrocución.

Síntomas

Los signos y síntomas del infarto intestinal mesentérico pueden manifestarse de forma repentina o de forma gradual. El trastorno se presenta de manera diferente en cada persona; por lo tanto, no siempre que se sufren estos síntomas quiere decir que la persona tenga un infarto intestinal.

No obstante, sí existen características similares identificadas. Cuando el infarto intestinal es agudo y aparece de forma repentina, algunos síntomas que se desencadenan son:

  • Dolor abdominal.
  • Sensación de una necesidad urgente de evacuación intestinal.
  • Evacuaciones intestinales frecuentes y con fuerza.
  • Sangre en las heces.
  • Náuseas y vómitos.
  • Confusión mental en los adultos mayores.

En cuanto a los síntomas del infarto crónico o el que se desarrolla de forma gradual, podemos distinguir los siguientes:

  • Cólicos o sensación de estar lleno después de comer, por lo general en la primera hora.
  • Dolor abdominal que empeora progresivamente.
  • Adelgazamiento no intencional.
  • Diarrea.
  • Hinchazón.

Exámenes de diagnóstico
Análisis de sangre

Si el médico sospecha que el individuo puede estar padeciendo un infarto intestinal mesentérico, es posible que lo someta a varias pruebas diagnósticas basadas en los síntomas y signos. El fin es confirmar o descartar el diagnóstico. Entre estos exámenes, podemos destacar:

  • Análisis de sangre: Aunque no hay marcadores sanguíneos específicos para indicar el infarto intestinal mesentérico, el estudio de laboratorio de una muestra de sangre que indique, por ejemplo, un incremento en el recuento de glóbulos blancos, podría sugerir este problema.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes: Pueden ayudar al médico a visualizar los órganos internos y descartar otras causas de los signos y síntomas. Algunas de estas técnicas son las radiografías, ecografías, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas.
  • Endoscopia: Es el uso de un aparato llamado endoscopio, que se introduce por la boca y, gracias a una cámara, permite al médico observar el interior del tubo digestivo. Esta cámara también se puede introducir por el recto.
  • Uso de tinte para rastrear el flujo sanguíneo a través de las arterias: Durante la angiografía, se inserta un tubo largo y delgado —catéter— en una arteria de la ingle o del brazo. Después, se pasa a través de la arteria hasta la aorta y se inyecta un tinte que fluye directamente a las arterias intestinales.

Lee también: Un análisis de sangre ayuda a detectar un cáncer en su fase inicial

Tratamiento del infarto intestinal mesentérico

El tratamiento de esta enfermedad consiste en restaurar un aporte suficiente de sangre al tubo digestivo. En este caso, la cirugía puede ser necesaria para eliminar un coágulo sanguíneo, para desobstruir una arteria o para reparar o extraer una sección dañada del intestino.

A su vez, el tratamiento también puede consistir en la administración de antibióticos y otros medicamentos para prevenir la formación de coágulos, disolverlos o dilatar los vasos sanguíneos.

Quizá te interese leer:¿Son diferentes el infarto femenino y el masculino?

Si se hace una angiografía con el fin de hacer un diagnóstico, se podría extraer, a la vez, un coágulo de sangre o abrir una arteria estrechada con la angioplastia.

Esta técnica consiste en el uso de un balón inflado en el extremo de un catéter para comprimir los depósitos de grasa y estirar la arteria. De esta manera, se puede formar un trayecto más amplio para que la sangre fluya mucho mejor.

En última instancia, otra técnica consiste en colocar en la arteria un tubo metálico parecido a un resorte, denominado stent, para tratar de mantener la arteria abierta. Todas estas son medidas que el médico evaluará de acuerdo a la gravedad de la situación del paciente.

  • Bueno García, V. (2015). Isquemia mesentérica aguda. Semergen. https://doi.org/10.1016/j.semerg.2013.11.001
  • Nande Aramburu, J.; Aguiar, A. (1952). Infarto intestinal crónico. Boletín Sociedad de Cirugía del Uruguay.
  • Holmes, D. R., Kereiakes, D. J., Garg, S., Serruys, P. W., Dehmer, G. J., Ellis, S. G., … Moliterno, D. J. (2010). Stent Thrombosis. Journal of the American College of Cardiology. https://doi.org/10.1016/j.jacc.2010.07.016