Una infección en la boca como posible inicio del alzhéimer según un estudio

24 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
Siempre se ha sospechado de causas infecciosas como inicio de algunas enfermedades degenerativas del cerebro. Algunas investigaciones recientes apuntan a una infección en la boca como posible inicio del alzhéimer. Descubre más al respecto.

Una infección en la boca como posible inicio del alzhéimer ha sido la noticia de varias investigaciones que se han publicado en el último año. Particularmente, un artículo de Science Advances vincula una bacteria de la cavidad oral con el cerebro de enfermos de alzhéimer.

Ya en la década pasada hubo estudios científicos que apuntaron en la misma dirección. El microorganismo que más se relaciona es la Porphyromonas gingivalis, una bacteria que da origen a la enfermedad bucal conocida como periodontitis crónica, la cual afecta a las encías.

Lo que los investigadores hallaron fue a la misma bacteria en el cerebro de pacientes fallecidos que padecieron enfermedad de Alzheimer. Esto postula la hipótesis de una infección en la boca como posible inicio de esta enfermedad. 

Además, la investigación encontró gingipainas en los mismos cerebros, las cuales son sustancias tóxicas que produce la bacteria. De todos modos, en otros cerebros de personas fallecidas sin alzhéimer también había gingipainas.

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es una demencia; es la más frecuente de estas formas de deterioro cognitivo en la población adulta. La edad y el envejecimiento son un factor de riesgo para la patología, ya que se ha detectado alta prevalencia en los mayores de 65 años, y más aún en los mayores de 85.

Si un familiar ha tenido alzhéimer, es más probable que en esa misma familia haya otro integrante con el mismo padecimiento. Se ha vinculado la genética a esta causalidad, y hasta se han identificado porciones de ADN que estarían alteradas en los enfermos.

La posibilidad de una infección en la boca como posible inicio del alzhéimer ha sido siempre una sospecha, más allá de los otros factores de riesgo. Los cerebros de los afectados presentan cambios inflamatorios que son difíciles de explicar si no se les atribuye a un microorganismo infeccioso.

Los síntomas del trastorno tienden a empeorar con el paso del tiempo. Al principio hay afectación del pensamiento y el lenguaje. Luego se afecta la memoria, con dificultades claras para reconocer nombres y personas. En una segunda etapa se dificulta hablar y, por supuesto, escribir.

Síntomas comunes al final incluyen: alteración de la realización de actividades comunes, como cepillarse los dientes, peinarse o vestirse. Además, puede haber agresividad, lo cual dificulta el acercamiento y la atención adecuadas.

Mitos sobre el Alzheimer, ¿cuáles son?
Los pacientes con enfermedad de Alzheimer van desarrollando una serie de cambios más allá de la pérdida de la memoria.

Sigue leyendo: Síntomas tempranos de demencia: ¿cómo detectarlos?

¿Qué es la periodontitis crónica?

La infección en la boca que se identifica como posible causa de inicio del alzhéimer es la periodontitis crónica. Se trata de una inflamación de las encías que, si es grave, destruye el tejido de sostén de los dientes provocando la caída de los mismos.

No todas las periodontitis son iguales, y sus formas de presentación son variadas:

  • Crónica común: esta es la más frecuente de todas. Es raro que aparezca en niños y, si no se trata, a la larga culmina en la pérdida de piezas dentarias. Se han registrado casos de mejoría espontánea, pero no se le puede dejar pasar.
  • Progresiva: su evolución en muy rápida, llegando también a la pérdida de dientes. Tiene un componente genético familiar que la hace más frecuente entre individuos con parentesco.
  • Necrotizante: es la forma más agresiva de las periodontitis. El tejido afectado se muere porque no le llega buena irrigación sanguínea. Es mucho más común entre personas con problemas de inmunidad, como los infectados con VIH o aquellos sometidos a tratamientos oncológicos.
infección en la boca como posible inicio del Alzheimer
La periodontitis causa inflamación de las encías y, si no se trata tiempo, puede conducir a la pérdida de las piezas dentales. 

Descubre más: Periodontitis: todo lo que debes saber

¿Puede ser una infección en la boca un posible inicio del alzhéimer?

La respuesta a la pregunta no ha sido aclarada del todo por los estudios recientes. Si bien aparecen pistas que apuntan en esta dirección, sería imprudente afirmar que hay un vínculo directo.

En el alzhéimer, el cerebro se llena de unas proteínas que se llaman amiloides. Las placas amiloides podrían ser mecanismos de defensa del organismo contra infecciones bacterianas, y de allí una puerta que se abre para pensar en bacterias como posibles causantes del mal.

Por otro lado, la bacteria P. gingivalis ya ha sido asociada a otras enfermedades del cuerpo que no se asientan en la boca. Hay vinculación con el infarto agudo de miocardio y con el parto prematuro, por ejemplo.

En la vereda opuesta, se sabe que los enfermos de Alzheimer son más propensos a infectarse con microorganismo variados. La boca, en particular, es un sitio muy sufrido de estos pacientes, ya que su higiene es deficiente por todas las alteraciones de conducta que padecen.

Por lo tanto, hasta ahora prima la precaución. Es posible que una infección en la boca dé inicio al alzhéimer, pero serían necesarias más confirmaciones en este sentido. Por lo pronto, la causa directa se desconoce, y el tratamiento sigue siendo paliativo, no curativo.

  • Tzeng, Nian-Sheng, et al. "Are chronic periodontitis and gingivitis associated with dementia? A nationwide, retrospective, matched-cohort study in Taiwan." Neuroepidemiology 47.2 (2016): 82-93.
  • Vélez García, Iryna. "Asociación entre Porphyromonas gingivalis y enfermedad de Alzheimer. Revisión integradora." (2019).
  • Silvestre, F. J., et al. "Neuroinflammation, Alzheimers disease and periodontal disease: is there an association between the two processes." J Biol Regul Homeost Agents 31.2 Suppl 1 (2017): 189-96.