Infección por levaduras después del sexo: candidiasis vaginal

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica María Belén del Río el 15 abril, 2019
Victoria Blázquez · 20 abril, 2019
La infección por levaduras es muy común ya que afecta al 75% de mujeres a lo largo de su vida. Un diagnóstico temprano, con el tratamiento adecuado, hará que desaparezca en cuestión de días.

En su estado normal, la vagina presenta levaduras en cantidades variables. Cuando estas proliferan en exceso pueden dar lugar a una infección que puede ser muy molesta e irritante. ¿Puedes contraer una infección por levaduras después del sexo?

La infección por la levadura Candida es una de las más comunes. Sin embargo, es importante aclarar que no se considera una enfermedad de transmisión sexual, ya que no es necesario mantener relaciones sexuales para contraerla.

¿Qué es la candidiasis vaginal?

La candidiasis vaginal, también conocida como vulvovaginitis candidiásica, es una infección causada por la excesiva proliferación de distintos tipo de hongo cándida, siendo la más común la levadura Candida Albicans.

A menudo, se produce cuando el sistema inmunitario está debilitado o cuando se dan una serie de circunstancias que favorecen la reproducción desmedida de este tipo de levaduras presentes en la flora intestinal y vaginal de forma natural.

Además, se estima que afecta a 3 de cada 4 mujeres en algún momento de su vida. Muchas mujeres presentan al menos tres episodios. Sin embargo, en general suele ser leve y sus síntomas mejoran en cuestión de días sin producir complicaciones.

Aunque no se considera una enfermedad de transmisión sexual, existe un mayor riesgo de infección al tener contacto sexual de cualquier tipo, siendo especialmente peligroso el contacto entre la boca y los genitales. Por tanto, es posible el contagio a tu pareja sexual si no se utilizan las medidas de prevención adecuadas.

Aunque no es tan habitual, la infección por levaduras puede ocurrir en el pene y también en el escroto, causando enrojecimiento, hinchazón y picazón en la zona.

Mujer con picor en la vagina probablemente debido a una infección por levaduras.
La candidiasis vaginal es una enfermedad que se produce por el crecimiento excesivo del hongo Cándida Albicans. Aunque no es una ETS, sí se puede contraer por el contacto sexual.

Causas de la infección por levaduras

La vagina contiene hongos y bacterias en distintas proporciones de manera natural. La cantidad de los distintos tipos de microorganismos responden a un equilibrio: los lactobacillus, por ejemplo, actúan para evitar el crecimiento desmedido de hongos.

Si este equilibrio se ve perturbado, se dan las condiciones idóneas para que algunos microorganismos, como el hongo cándida, proliferen. El crecimiento excesivo o la penetración de esta levadura en capas celulares más profundas provocan la candidiasis vaginal. Las principales causas de infección son las siguientes:

  • Cambios en el equilibrio de la flora bacteriana: el uso de antibióticos para tratar otras infecciones puede generar cambios en la mucosa vaginal, dando lugar a la proliferación de esta levadura.
  • Cambios hormonales: esta infección por levaduras es más frecuente en las mujeres que tienen altos niveles de estrógeno. Esto se puede dar en las mujeres embarazadas o que siguen algún tratamiento hormonal que estimula la producción de esta hormona.
  • Sistema inmune deteriorado por tratamiento con corticoesteroides, VIH, obesidad, diabetes o cáncer.
  • Cambios en el pH vaginal. Un pH vaginal más básico va a facilitar la reproducción de las levaduras causantes de esta infección.

Síntomas

Los síntomas más frecuentes de la infección por levaduras son:

  • Secreción vaginal espesa, blanca, grumosa y generalmente inodora.
  • Cubierta blanquecina cremosa en la vagina y en la vulva.
  • Inflamación, picor e irritación en la vulva.
  • Micción dolorosa.
  • Relaciones sexuales molestas.
  • Grietas o llagas en los labios vaginales.
Mujer con las manos en la pelvis
La infección vaginal por levaduras puede causar irritación de la zona íntima, además de cambios en el flujo vaginal y molestias al tener relaciones sexuales.

Leer más: Cómo detectar a tiempo y tratar una infección vaginal

Tratamiento de la infección por levaduras

La candidiasis vaginal se cura fácilmente en unos días con antimicóticos. Si no es la primera vez que sufres esta enfermedad y reconoces los síntomas, puedes conseguir cremas y supositorios de venta libre en una farmacia.

Sin embargo, si es la primera vez que contraes esta infección, debes acudir al médico para que evalúe el estado de la misma y te pueda indicar como reconocerla en futuras ocasiones. Es de vital importancia completar todo el tratamiento y seguir adecuadamente las instrucciones de aplicación.

Se recomienda abstinencia sexual mientras dure el proceso de curación. No se debe tener sexo oral, ni vaginal, pues la fricción puede causar más irritación en la zona afectada. También hay que puntualizar que algunas cremas usadas para la infección por levaduras contienen aceites, que pueden causar la rotura de algunos tipos de preservativos.

Leer más: El tratamiento antibiótico para la candidiasis vaginal

Prevención de la infección por levaduras

Algunas de las recomendaciones generales para prevenir la candidiasis vaginal son las siguientes:

  • Utilizar ropa interior de algodón, sin colorantes ni tintes.
  • Cambiar frecuentemente los tampones y compresas.
  • Extremar las medidas de higiene durante la menstruacción.
  • Evitar el uso de jabones agresivos y perfumes en la zona genital.
  • Moderar el consumo de azúcar.
  • Llevar un estilo de vida saludable, una alimentación equilibrada y practicar deporte con regularidad.

En conclusión…

La infección por levaduras no se clasifica dentro de las infecciones de transmisión sexual (ITS), ya que puede darse por otras vías de contagio. A pesar de esto, puede ocurrir después del sexo, pues el contacto sexual es una de las formas de transmisión.

  • Blostein, F., Levin-Sparenberg, E., Wagner, J., & Foxman, B. (2017). Recurrent vulvovaginal candidiasis. Annals of Epidemiology. https://doi.org/10.1016/j.annepidem.2017.08.010
  • Bartoo, C. K. H., & Mullen, J. (2019). Vaginal Yeast Infection. In Adult-Gerontology Practice Guidelines. https://doi.org/10.1891/9780826195197.0176
  • Sobel, J. D. (2014). Genital candidiasis. Medicine (United Kingdom). https://doi.org/10.1016/j.mpmed.2014.04.006
  • Dovnik, A., Golle, A., Novak, D., Arko, D., & Takač, I. (2015). Treatment of vulvovaginal candidiasis: A review of the literature. Acta Dermatovenerologica Alpina, Pannonica et Adriatica. https://doi.org/10.15570/actaapa.2015.2