Infecciones bacterianas de la piel

09 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
Todos sabemos que de vez en cuando el ser humano sufre infecciones de la piel, pero ¿sabes qué bacterias suelen causarlas? ¿Conoces los factores de riesgo? Aquí te damos las respuestas.

Suelen ser los cortes, heridas o invasión de mucosas los métodos de entrada principales de microorganismos no deseados al cuerpo humano. La piel no es infalible, y a veces suceden en ella infecciones bacterianas.

La primera barrera biológica que presenta el cuerpo ante posibles patógenos es la piel. Este tejido está seco, debido a la presencia de queratina, lo cual dificulta la proliferación de microorganismos dañinos en su superficie.

No todas las bacterias son malas

Antes que nada, es esencial esclarecer que muchas de las bacterias presentes en la piel no son en sí patógenas para el ser humano. Forman parte de la microbiota normal del organismo, y conviven en un ecosistema reducido.

La microbiota normal o microbioma es el conjunto de microorganismos que se localizan de manera normal en distintos sitios de los cuerpos de los seres vivos pluricelulares. Estos microorganismos pueden ser permanentes o transitorios, siendo los segundos los que más patologías causan en la piel.

Las bacterias permanentes, generalmente colonias de bacilos gram positivos, suponen una importante protección para la piel, pues evitan que otros organismos dañinos colonicen la superficie cutánea.

En ocasiones, hay personas con el sistema inmune debilitado, con infecciones previas o con patologías asociadas, que pueden padecer los efectos de una microbiota cutánea normal que se torna en su contra. Sin embargo, esta no es la norma general.

microbioma de la piel
Las bacterias de la piel hacen las veces de barrera, junto a las células normales

Para saber más: Diagnóstico de la necrosis cutánea

¿Qué predispone a las infecciones bacterianas de la piel?

Tenemos que entender nuestro cuerpo como un pequeño ecosistema, donde predominan las relaciones de mutualismo y comensalismo entre los microorganismos que nos colonizan y nosotros.

Las bacterias permanentes que viven en nuestra piel están acostumbradas a ciertos parámetros de humedad y temperatura. Por ello, las variaciones drásticas en estas condiciones pueden hacernos perder protección.

Estos son algunos factores de riesgo que promueven las infecciones de la piel:

  • Higiene inadecuada: permite que patógenos eventuales terminen por adherirse a la superficie cutánea.
  • Hacinamiento de personas: nunca es positivo en lo que a enfermedades se refiere. Cuantas más pieles toquemos, más posible es que alguna lleve patógenos en su superficie.
  • Medicamentos: el uso de antibióticos puede acabar con la microbiota normal permanente de la piel, dejando así terreno libre a bacterias dañinas.
  • Enfermedades genéticas: algunas patologías modifican la capacidad protectora de la piel, como la dermatitis atópica o la psoriasis.

Quizás te pueda interesar: ¿Hay bacterias en nuestro cerebro?

Algunos ejemplos de infecciones bacterianas en la piel

psoriasis e infecciones de la piel
Las enfermedades como la psoriasis debilitan la barrera defensiva de la piel y favorecen las infecciones

A continuación presentamos algunos ejemplos, de forma resumida, de infecciones bacterianas de la piel, recogidas en el portal de la Fundación Piel Sana:

  • El impétigo es una infección cutánea muy común en niños, causada por la bacteria Staphylococcus aureus. Para su correcta proliferación, el microorganismo debe de instalarse en una herida o picadura previa, y así colonizar capas más profundas de la epidermis. Se caracteriza por la aparición de vesículas en la zona infectada y suele cursar de forma asintomática o con un prurito leve.
  • Celulitis: aunque no lo parezca, también puede ser una infección bacteriana de la dermis. A diferencia del impétigo, no parece requerir de puertas de entrada evidentes como heridas o lesiones. Algunos síntomas son dolor, hinchazón, y sensibilidad ante la palpación de la zona afectada.
  • La foliculitis se caracteriza por una inflamación de los folículos pilosos, y al principio puede manifestarse con pequeños bultos rojos alrededor del pelo infectado. De nuevo, es causada de forma general por estafilococos, y requiere de heridas previas para cursarse.

Siempre con nosotros

Como hemos podido ver, la mayoría de las patologías cutáneas son causadas por infecciones bacterianas de S. aureus y requieren, en general, de heridas previas que faciliten la entrada de las bacterias a los tejidos internos.

Es esencial recalcar que algunas de estas bacterias pueden formar parte de la microbiota normal, y solo ser dañinas cuando entran en sistemas que no les corresponden. Es el desequilibrio el origen causal, y suele haber un factor desencadenante.

Por ello, es esencial una limpieza adecuada de heridas y lesiones nada más se produzcan, pues además de prevenirnos de agentes externos, también lo hacemos de las bacterias que viven en nuestra piel de forma normal.

  • Moyano, M., et al. "Infecciones de piel y partes blandas en pediatría: consenso sobre diagnóstico y tratamiento." Arch Argent Pediatr 112.2 (2014): 183-191.
  • Burillo, Almudena, Antonio Moreno, and Carlos Salas. "Diagnóstico microbiológico de las infecciones de piel y tejidos blandos." Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 25.9 (2007): 579-586.
  • Patiño, Luz Angélica, and Camilo Andrés Morales. "Microbiota de la piel: el ecosistema cutáneo." Revista de la Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica 21.2 (2013): 147-158.