Las infecciones más comunes en los ojos

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
Las infecciones oculares suelen causar molestias como comezón, irritación, enrojecimiento y dolor. Sin embargo, para tratarlas de manera adecuada, es conveniente saber qué tipo de microorganismo las causa.

Síntomas como el enrojecimiento, la irritación ocular, el escozor y el dolor pueden ser indicio de algunas infecciones comunes en los ojos. Las mismas pueden estar causadas por diferentes patógenos, como virus, bacterias u hongos. Si bien la mayoría de los casos evolucionan de forma favorable, en ocasiones pueden producir ciertas complicaciones.

¿Cómo reconocerlas? ¿Qué tratamientos se usan en cada caso? Resolver estos interrogantes es determinante para intervenirlas de manera oportuna. Por eso, a continuación queremos detallar los aspectos más relevantes de este tipo de infecciones.

Sobre el ojo y la salud visual

El ojo es un órgano que detecta la luz y la convierte en impulsos electroquímicos que viajan a través de neuronas por el nervio óptico. Así pues, esta herramienta biológica es esencial para concebir el espacio tridimensional en que nos encontramos, y responder en concordancia con él.

De acuerdo con algunos datos empíricos, la vista es el sentido más valorado, seguido por la audición. No obstante, no hay evidencias sólidas que así lo determinen. En cualquier caso, cuando sucede alguna patología que debilita o impide el funcionamiento del aparato ocular, la sintomatología es muy perceptible y molesta.

¿Qué causa el malestar ocular?

Existen diversas patologías ligadas a los ojos, la mayoría asociadas a la pérdida de visión, como la miopía, el astigmatismo, la cataratas, etcétera. Estas están causadas por fallos morfológicos internos, que pueden incluir una mala curvatura o la opacidad del cristalino.

Las infecciones, en cambio, tienen un origen exógeno, es decir, son causadas por gérmenes microscópicos como las bacterias, los virus e incluso los hongos. Debido a la humedad del tejido circundante, los ojos pueden llegar a ser buenos caldos de cultivo para agentes patógenos.

Sobre el ojo y la salud visual
Es importante aprender a diferenciar entre las enfermedades oculares y las infecciones. Estas últimas pueden estar causadas por virus, bacterias u hongos.

¿Cuáles son las infecciones más comunes en los ojos?

Hay muchos tipos de infecciones comunes que pueden afectar a los ojos. Y si bien pueden presentar síntomas similares, es necesario establecer cuál es su causa para elegir un tratamiento adecuado. A continuación, detallamos las principales.

Conjuntivitis

La conjuntivitis es una de las patologías oculares más frecuentes, ya que tiene  distintos orígenes y presenta un cuadro clínico muy general, que incluye infección o inflamación de la membrana mucosa conjuntiva.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la conjuntivitis, por lo general, está causada por dos tipos de microorganismos. A continuación los detallamos.

  • Bacterias: la conjuntivitis bacteriana está causada por las especies Staphylococcus aureusStreptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae entre otras. Se puede propagar con facilidad, más en entornos insalubres donde varias personas comparten herramientas de aseo. Es más común en niños que en adultos, y se observa, sobre todo, de diciembre a abril. Se caracteriza del resto por una supuración de pus por el ojo.
  • Virus: la conjuntivitis puede ser causada por varios agentes víricos diferentes, como los adenovirus. Se caracteriza por una fuerte irritación ocular que comienza en un ojo y, con rapidez, se transmite al otro. También es bastante contagiosa.

Existen otras posibles causas de conjuntivitis, tales como las alergias, la exposición a sustancias químicas, los cuerpos extraños en el ojo o por el uso de lentillas. Estos, a menudo, son episodios de irritación puntuales y no contagiosos.

Los antibióticos son útiles para las infecciones de origen bacteriano, pero las gotas oftálmicas con corticosteroides son el tratamiento de elección en caso de conjuntivitis víricas o causadas por la alergia. De todos modos, la elección entre una opción y otra la debe realizar un médico o especialista en oftalmología.

Para saber más: Conjuntivitis alérgica, síntomas, causas y tratamientos.

Orzuelo

En lo que a infecciones más comunes en los ojos se refiere, el orzuelo estaría en segundo lugar. En general, se confunde esta afección con un parásito dentro del aparato ocular, pero en realidad lo suele causar, de manera accidental, la bacteria estafilococo.

Los orzuelos se deben a una proliferación bacteriana que forma un pequeño absceso en las glándulas sebáceas que rodean distintas zonas del párpado.

La sintomatología general ante esta infección comprende lo siguiente:

  • Un bulto rojo en el párpado.
  • Dolor e hinchazón en el párpado.
  • Lagrimeo excesivo.

La mayoría de las veces los orzuelos desaparecen solos con el tiempo, pero en contadas ocasiones puede ser necesaria la aplicación de antibióticos o, incluso, cirugía local para drenar el pus de la zona afectada. Esto lo determinará el profesional.

Como siempre, en lo que a enfermedades bacterianas se refiere, una buena higiene es la mejor prevención; no tocarse los ojos sin lavarse las manos es fundamental para evitar este tipo de patologías.

Orzuelo
El síntoma característico de los orzuelos es un abultamiento en el párpado. Puede mejorar por sí solo, pero a veces es necesario aplicar un tratamiento.

Quizá te pueda interesar: Tratamiento farmacológico del orzuelo o chalación

Queratomicosis

La queratomicosis se produce por la infección de la córnea ocular a causa de distintos tipos de hongos. Esta patología no es tan común en personas que no están en contacto con el medio rural y, por ello, se da sobre todo en agricultores, jardineros y trabajadores de la construcción.

La queratomicosis puede suceder por traumatismos que permiten el contacto del ojo con superficies vegetales contaminadas, alteraciones de la película lagrimal, o el uso de lentillas sucias y en mal estado.

Los signos de esta patología son los siguientes:

  • Fotofobia.
  • Dolor ocular.
  • Sensación de cuerpo extraño en el ojo.
  • Ulceración con líneas concéntricas.

Debido a que puede confundirse con las afecciones bacterianas antes nombradas, la queratomicosis requiere de un diagnóstico mediante cultivos directos o PCR. Por la naturaleza del agente infeccioso, su tratamiento incluye el uso de antifúngicos y, en casos graves, cirugía.

Otras infecciones comunes en los ojos

Aunque las infecciones oculares comentadas son las más comunes, hay otras que también deben considerarse ante la presencia de síntomas. Por supuesto, será un médico u oftalmólogo quien dé el diagnóstico final.

  • Blefaritis: puede estar causada por bacterias. Hace referencia a la inflamación de los párpados por una obstrucción de las glándulas sebáceas. Su tratamiento puede incluir gotas o ungüentos con corticosteroides y antibióticos.
  • Endoftalmitis: ocurre por una infección fúngica o bacteteriana. Puede causar dolor, pus, sensibilidad a las luces, entre otros. En función de su causa, pueden ser necesarios antifúngicos, antibióticos u otros tratamientos.
  • Uveítis: puede resultar de una infección viral o lesión ocular. No suele causar problemas a largo plazo, pero sí no se trata de forma correcta llega a conducir a la pérdida de la visión. El tratamiento varía en función de su causa. Incluye el uso de gafas oscuras, colirios, inyecciones oculares, entre otros.

Infecciones comunes en los ojos: ¿qué recordar?

Como hemos detallado, los ojos pueden verse afectados por diversos patógenos, los cuales generan síntomas como enrojecimiento, hinchazón y lagrimeo excesivo. Debido a esto, es conveniente tomar medidas de precaución e higiene antes de entrar en contacto con la superficie ocular.

Ahora bien, ante los síntomas de infección, lo mejor es acudir al médico u oftalmólogo. El profesional, tras hacer las pruebas pertinentes, determinará un tratamiento adecuado según la causa.

  • Enoch J, McDonald L, Jones L, Jones PR, Crabb DP. Evaluating Whether Sight Is the Most Valued Sense [published online ahead of print, 2019 Oct 3]. JAMA Ophthalmol. 2019;137(11):1317-1320. doi:10.1001/jamaophthalmol.2019.3537
  • Zhang J, Tuo J, Wang Z, Zhu A, Machalińska A, Long Q. Pathogenesis of Common Ocular Diseases. J Ophthalmol. 2015;2015:734527. doi:10.1155/2015/734527
  • Watson S, Cabrera-Aguas M, Khoo P. Common eye infections. Aust Prescr. 2018;41(3):67-72. doi:10.18773/austprescr.2018.016
  • La conjuntivitis, CDC. Recogido a 14 de junio en https://www.cdc.gov/conjunctivitis/about/causes-sp.html#viral.
  • Pippin MM, Le JK. Bacterial Conjunctivitis. [Updated 2020 Apr 20]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK546683/
  • Solano D, Virgile J, Czyz CN. Viral Conjunctivitis. [Updated 2020 May 19]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK470271/
  • InformedHealth.org [Internet]. Cologne, Germany: Institute for Quality and Efficiency in Health Care (IQWiG); 2006-. Conjunctivitis: Can antibiotics help? 2007 Dec 19 [Updated 2018 Nov 15]. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK279312/
  • Orzuelo, mayoclinic. Recogido a 14 de junio en https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/sty/symptoms-causes/syc-20378017#:~:text=Un%20orzuelo%20se%20produce%20por,la%20mayor%C3%ADa%20de%20estas%20infecciones.
  • Sharma Y, Jain S, Jayachandran. Keratomycosis: Etiology, Risk Factors and Differential Diagnosis- A Mini Review on Trichophyton spp. J Clin Diagn Res. 2014;8(10):DD01-DD2. doi:10.7860/JCDR/2014/9029.5044
  • Tuli SS. Fungal keratitis. Clin Ophthalmol. 2011;5:275-279. doi:10.2147/OPTH.S10819
  • Putnam CM. Diagnosis and management of blepharitis: an optometrist's perspective. Clin Optom (Auckl). 2016;8:71-78. Published 2016 Aug 8. doi:10.2147/OPTO.S84795
  • Kernt M, Kampik A. Endophthalmitis: Pathogenesis, clinical presentation, management, and perspectives. Clin Ophthalmol. 2010;4:121-135. Published 2010 Mar 24. doi:10.2147/opth.s6461