Las infecciones orales afectan al corazón

26 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga María Muñoz Navarro
En la boca existen multitud de microorganismos que son beneficiosos, pero si no seguimos una adecuada rutina de higiene dental, pueden aparecer infecciones orales. A través de la vía oral-cardíaca, estas patologías pueden causar graves problemas del corazón.

Aunque a priori nos pueda parecer que no hay ninguna relación entre la boca y el corazón, entre ellos existe una conexión directa a través de la circulación sanguínea. Por eso sabemos que las infecciones orales son capaces de causar problemas cardiovasculares.

Esto es una advertencia para la población general, pero sobre todo para los pacientes con antecedentes de eventos cardíacos. En ellos el riesgo es mayor, y el cuidado de la higiene bucal forma parte de la prevención de sus recaídas.

La salud oral y la salud del corazón van de la mano

La boca alberga una enorme diversidad de microorganismos que componen la microbiota oral, como el grupo viridans de los estreptococos. En ella, las bacterias se encargan de proteger esta cavidad de la invasión de otros microbios, e incluso ayudan a mantener la salud e integridad de nuestros dientes.

Sin embargo, si descuidamos su limpieza, esta microbiota se ve alterada, y surgen infecciones por agentes patógenos. Aparecen, así, las enfermedades como la gingivitis o la periodontitis.

Durante años se ha visto cómo personas que sufrían infecciones en la boca acababan padeciendo patologías sistémicas o problemas cardíacos. Esto se debe a que la boca está bañada por una red de vasos sanguíneos que comunican con el corazón.

Sigue leyendo: ¿Cuáles son las bacterias de la boca?

Factores que producen disbiosis oral

higiene bucal contra las infecciones orales
El cuidado de la higiene bucal es parte de la prevención cardíaca

Una modificación en el número y composición microbiana de la flora oral alteran su equilibrio, produciendo una disbiosis. Los microorganismos comensales de la misma no son patógenos, sino que contribuyen favoreciendo la correcta funcionalidad de la cavidad oral, así como el desarrollo del sistema inmune.

Por tanto, el desequilibrio de esta microbiota conlleva a la aparición de infecciones, como son las caries o la gingivitis. La persistencia de la cronicidad, en el peor de los casos, arriba a una periodontitis.

Aunque alguna de ellas sea inevitable, es muy importante que conozcamos cuáles son las posibles causas de una disbiosis oral:

  • Falta de higiene
  • Dieta alta en azúcares
  • Abuso de antibióticos
  • Diabetes
  • Consumo de alcohol y tabaco
  • Susceptibilidad genética.

Enfermedades cardiovasculares producidas por infecciones orales

La periodontonitis o enfermedad de las encías es una patología que afecta a personas en todo el mundo. Se produce por la infección de las encías que no se trata adecuadamente y a tiempo, pudiendo alcanzar al hueso de los dientes.

Un estudio publicado en la revista Clinical Microbiology and Infection sobre las infecciones orales y enfermedades sistémicas, arroja información sobre el riesgo que corren los que padecen periodontitis crónica severa. Son más susceptibles de padecer patologías cardiovasculares como la aterosclerosis o el infarto de miocardio.

El caso de la endocarditis infecciosa es otro ejemplo de enfermedad causada por una mala higiene o por un procedimiento invasivo. La endocarditis se produce por la infección de la capa que recubre la parte interna del corazón. Los microorganismos causantes de esta enfermedad viajan a través del torrente sanguíneo desde otras partes del cuerpo, como puede ser la boca.

Como hemos dicho, la mayor parte de los microbios que colonizan la cavidad oral son los estreptococos del grupo viridans. Por tanto, uno de los orígenes de la endocarditis infecciosa es una bacteriemia que se origina durante el cepillado o un proceso dental.

Prevención de las infecciones orales

Las enfermedades asociadas a infecciones orales suponen uno de los principales problemas de salud pública, tal y como indica la Organización Mundial de la Salud. Por eso, resulta primordial controlar los factores de riesgo mencionados que contribuyen a la aparición de infecciones y a la disbiosis oral.

El uso correcto de antibióticos reduce la probabilidad de que se produzca bacteriemia causante de la endocarditis infecciosa. De hecho, los pacientes incluidos en el grupo de riesgo de sufrir esta enfermedad deben seguir un tratamiento de profilaxis antibiótica antes de someterse a un procedimiento dental.

Entre las distintas medidas que podemos recomendarte para mantener la salud de tu boca, una buena higiene es fundamental y, sin duda, la más efectiva.

Al igual que acudir con regularidad al dentista y recibir una limpieza dental. Si eres una persona con altas probabilidades de contraer caries o gingivitis, las visitas deberás ser menos espaciadas.

visitas odontológicas
Las visitas al dentista son parte del plan de protección contra las infecciones de la cavidad oral

Descubre más: 7 errores de cuidado dental que todos cometemos

Las infecciones orales son un problema del corazón

Como hemos visto, existe una estrecha relación entre la boca y el corazón. En la cavidad oral pueden darse patologías que cursan desde infecciones leves, como la caries, hasta otras más graves, como la periodontitis.

Esto se debe a la gran cantidad de microorganismos que colonizan las superficies de la boca, y aunque la mayoría son beneficiosos, debemos mantener siempre un control de la población bacteriana para evitar problemas. De esta manera, conseguiremos prevenir enfermedades cardíacas.

Finalmente, recordemos que no todo el mundo conoce la relación oral-cardíaca que hemos tratado aquí, así que concienciar a la población de la gravedad de esta situación debe también formar parte de un plan que fomente las buenas prácticas de higiene bucal.

  • Sáez Carriera, Rolando, et al. "Cambios bucales en el adulto mayor." Revista Cubana de estomatología 44.4 (2007): 0-0.
  • Bascones-Martínez, A., Muñoz-Corcuera, M and Bascones-Ilundain. Infecciones orales y endocarditis infecciosa. Med Clin (Barc.) (2012): 138(7): 312-317.
  • Rautemaa, R., Lauhio, A., Cullinan, M.P. and Seymour, G.J. Oral infections and systemic disease- an emerging problem in medicine. Clinical Microbiology and Infection. (2007) 13(11): 1041-1047.
  • Trinchitella, Andrea Bettina. "Importancia de la salud oral y su conexión con la salud general." Biomedicina 2.3 (2006): 246-251.