¿Has sido infiel? Esto es lo que deberías hacer

Cuando un miembro de la pareja es infiel ambos deben plantearse la relación y darse un tiempo para pensar en lo que realmente quieren y actuar en consecuencia

Si has sido infiel, no es momento para recriminaciones ni para culpabilidades. Es el momento de tomar conciencia y de hacerse responsable de algo que se ha hecho queriendo.

Sin embargo, cuando uno es infiel, el miedo a perder a la pareja hace que se actúe de formas para nada adecuadas que pueden derivar en no hacer lo correcto. Aunque no hayas engañado nunca a tu pareja, el contenido de este artículo que a continuación te explicamos, puede venirte muy bien y permitirte comprender por qué actúan las personas de una u otra manera.

Si has sido infiel hazte responsable

infidelidad

Hay algunas personas que, cuando cometen una infidelidad, la esconden, y todo para no dañar su relación. Sin embargo, la falta de honestidad en la pareja se paga muy caro.

Tarde o temprano la verdad siempre gana y este engaño se acaba descubriendo, bien porque la pareja se da cuenta directamente o porque el infiel deja cabos sueltos. Cualquier despiste es útil para averiguar una infidelidad.

Si la relación que se mantenía no tenía como posibilidad el hecho de mantener otras paralelas, es importante hacerse responsable de esto y decírselo a la otra persona. Siempre debemos ser honestos y sinceros con la persona con la que estamos, si no, deberíamos dejarla y que encuentre a otra que le pueda aportar lo que necesite.

Descubre: ¿Te sientes culpable? Pregúntate por qué

Otra de las cosas que se suelen hacer es echarle la culpa a la otra persona de esa infidelidad cometida. Frases tales como “es que ya no mantenemos tantas relaciones como antes” o “es que ahora estamos más fríos” pueden provocar que sea la pareja la que se sienta culpable.

Esto no es así. Es un claro ejemplo de intento de manipulación y falta de responsabilidad para reconocer que se ha metido la pata.

Ante la infidelidad, distancia

dolor-infidelidad

Las personas que han sido infieles, a veces, por su desesperación por ser perdonadas y no perder al amor de su vida, hacen algo que es evitar que la pareja se distancie, que se tome un tiempo para pensar.

Es entonces cuando se insta a la otra persona a que tome una decisión ya sobre la relación. Se le suplica, uno se humilla y llora. Todos estos comportamientos también son un intento de manipulación.

Ante una crisis es necesario tomar distancia. No solo para que la otra persona vea con perspectiva lo sucedido, si no que para que también tenga libertad de tomar la decisión que mejor le vaya en ese momento. La propia persona que ha sido infiel necesita poner sus ideas en orden, como puede ser  reflexionar por el motivo por el que se ha sido infiel o reconocer que tal vez la relación actual no le llena.

Es importante dejar claros ciertos aspectos para saber si hay que cerrar este capítulo e iniciar otro.

No te pierdas: Hay decepciones que te hacen abrir los ojos y cerrar el corazón

El gran problema surge cuando nos negamos a esto, porque el amor romántico, el de “para toda la vida”, es algo que está tan interiorizado en nuestra mente que no concebimos el hecho de echar por tierra una relación por un error.

Tenemos miedo a darnos cuenta de que las cosas ya no funcionan. Por ende, continuamos en una relación llena de grietas que, tarde o temprano, termina por diluirse.

La importancia de aceptar los errores

pareja-triste

Todos cometemos errores. Algunos nos afectarán solo a nosotros pero otros, en cambio, también tendrán un impacto importante sobre otras personas.

Sea como fuere, es importante que, ante la infidelidad, aprendamos a aceptar este error para así eliminar la culpabilidad y los intentos de manipulación para que el otro no nos deje. Si la otra persona de la pareja quiere dejar la relación, está en su pleno derecho, y deberemos aceptarlo sin intentar provocar que cambie de opinión.

Además, hay que ser muy consciente de que la relación jamás volverá a ser la misma. Todo cambia tras un error de este tipo y hay que tenerlo muy en cuenta.

Ser infiel es algo que puede pasar, pero ser responsable de este hecho y no intentar convencer a la otra persona de que nos dé una segunda oportunidad será muy importante.

Hay que darse espacio para poder reflexionar y determinar qué es lo que se quiere, así cómo asumir las consecuencias que ha tenido este bache en la relación.

  • Maureira, F. (2011). Los cuatro componentes de la relación de pareja. Revista Electrónica de Psicología Iztacala.
  • Ferrer Pérez, V. A., Bosch Fiol, E., Navarro Guzmán, C., Pérez, V. A. F., Fiol, E. B., & Guzmán, C. N. (2010). Los mitos románticos en España. Boletín de Psicología. https://doi.org/10.7748/ns2009.07.23.46.40.c7169
  • Perles, F., San Martín, J., Canto, J., & Moreno, P. (2011). Inteligencia emocional, celos, tendencia al abuso y estrategias de resolución de conflicto en la pareja. Escritos de Psicología / Psychological Writings. https://doi.org/10.5231/psy.writ.2011.0605