Inflamación de los ganglios linfáticos: ¿a qué se debe?

Valeria Sabater 5 febrero, 2014
Aunque los ganglios pueden inflamarse por muchas causas, son sensibles a cualquier cambio y en ocasiones puede deberse a que nuestro sistema inmunológico no se ha recuperado de una enfermedad anterior.

En primer lugar, queremos decirte que en muchos casos la inflamación de los ganglios no es de excesiva importancia, especialmente, si se debe a las infecciones. Sin embargo, siempre es recomendable controlar el estado de los ganglios para descartar otras enfermedades y si se te inflaman, es mejor acudir al médico.

Esos bultitos que a veces aparecen en nuestro cuello un poco inflamados, cuando, por ejemplo, nos resfriamos, son los llamados ganglios linfáticos. Son esenciales para nuestro cuerpo y actúan como filtros del líquido tisular (linfa). Tienen la forma de una almendra, poco más de un centímetro, y se encuentran formando una especie de racimos en nuestro cuello, axilas, ingles, tórax y abdomen. Si alguna vez notas que se te inflaman, lo primero que debes hacer es mantener la calma y recordar que más de la mitad de las veces se debe a causas normales. No obstante, siempre es mejor recibir el diagnóstico de un doctor. A continuación te explicamos las funciones de los ganglios y la causa de su inflamación.

¿Qué función tienen los ganglios linfáticos?

ganglios

Básicamente podríamos decir que los ganglios linfáticos cumplen las siguientes funciones:

  • Filtran la linfa de sustancias extrañas, como bacterias y células cancerosas, y las destruyen.
  • Producen glóbulos blancos, como linfocitos y células plasmáticas, encargados de destruir a las sustancias extrañas.
  • El sistema linfático está estructurado de modo similar a los vasos sanguíneos.
  • Defienden nuestro sistema inmunitario.
  • Los ganglios linfáticos tienen diferente forma y tamaño. Por ejemplo, debajo de la mandíbula, son planos, en forma de judía y de alrededor de un centímetro de grande. Los en la nuca son de alrededor de 0,5 centímetros y con forma de lenteja. Y los ganglios en la ingle son alargados y un poco más de 1,5 centímetros.

¿Por qué se inflaman los ganglios linfáticos?

Los ganglios pueden inflamarse por muchísimas causas. Como su principal función es proteger nuestro sistema inmunitario, se ven muy sensibles a cualquier cambio. Puede deberse a causas sin excesiva importancia o tener orígenes más serios, como, por ejemplo, un cáncer. Pero vamos a ver más detenidamente las posible causas de esta inflamación:

  • Infecciones normales debido a resfriados, gripes, amigdalitis
  • Infecciones bacterianas específicas: sífilis, tuberculosis, salmonelosis
  • Infecciones por lupus
  • Infecciones víricas como rubeola, sarampión
  • Infecciones por otros patógenos como la malaria, la leismaniosis
  • Enfermedades reumáticas
  • Inflamación de los ganglios linfáticos debida a medicamentos: perclorato, cotrimoxazol, hidantoína
  • El estrés, dormir mal, una mala alimentación, falta de nutrientes
  • Los ganglios linfáticos pueden inflamarse en ocasiones debido a los linfomas, enfermedades tumorales, tratables una gran proporción, como, por ejemplo, los neoplasmas benignos (no cancerígenos). Sin embargo, hemos de tener en cuenta que el riesgo de aparición de los llamados linfomas malignos está presente, y cada uno de nuestros cambios y síntomas hay que ponerlo bajo supervisión médica.

Primeras valoraciones de los ganglios linfáticos

mujer-con-ganglios-inflamados

Está claro que nuestro médico nos realizará un diagnóstico y nos hablará de las medidas a tomar. No obstante, lo que siempre tendrá en cuenta a la hora de preguntarte, serán los siguientes aspectos:

  • ¿Has tenido un resfriado o una gripe?
  • ¿Dónde tienes el ganglio inflamado? ¿Cuello, axila, clavícula?
  • ¿Cuándo empezaste a notarlo? ¿Fue de pronto o creció poco a poco?
  • ¿Sientes dolor?
  • ¿Has tenido enfermedades anteriores?
  • ¿Tomas medicamentos?
  • ¿Has estado hace poco de viaje?
  • ¿Has bajado de peso?

Todo esto le permitirá detectar, ya que en la mayoría de las veces las inflamaciones de los ganglios se originan por enfermedades anteriores, dónde nuestro sistema inmunológico aún no se ha recuperado. En ocasiones se debe a algún medicamento o a una bacteria…. Con nuestra ayuda y las pruebas pertinentes el médico podrá explicarnos la causa de la inflamación.

Datos a tener en cuenta

La mayoría de las inflamaciones de los ganglios se localiza en el cuello, y su origen casi siempre se debe a infecciones del cuello o de la boca. Éstas no tienen excesiva importancia. Sin embargo, es necesario controlar que su tamaño no sea excesivamente grande: cuando superan los 4 cm, tienes que hacer una biopsia. 

Recuerda también que así como los ganglios de cuello normalmente suelen ser inofensivos, los situados en la clavícula, sea como sea su tamaño, se consideran siempre peligrosos y es imprescindible tratarlos rápidamente, ya que suelen cursar en procesos cancerígenos.

Cómo prevenir problemas y cuidar de nuestros ganglios linfáticos

Sandia

Una de las claves para prevenir, en la medida que nos sea posible, la inflamación de los ganglios linfáticos, es, sin duda, fortalecer nuestro sistema inmunitario. Para ello es importante que consumamos diariamente los siguientes alimentos:

Vitamina C

Esencial para el sistema inmunológico; combate la infección, los virus, protege nuestras células, etc. Puedes encontrarla en los cítricos, los kiwis, las fresas, los mangos, los tomates, etc.

Vitamina E

Aumenta la producción de glóbulos blancos, protegiéndonos contra el cáncer y bacterias. Está presente en la mayoría de las frutas y verduras y en los frutos secos, como las nueces, los pistachos, las almendras…

Alimentos ricos en betacaroteno

Disponen de antioxidantes, luchan contra los radicales libres y fortalecen nuestras defensas. Es imprescindible que consumas zanahorias, maíz, sandía, col, remolacha, calabaza, espárragos, albaricoques…

Selenio y zinc

Nos ayudan a producir más células, aportándonos energía para el sistema inmunológico. ¿Qué productos contienen selenio y zinc? Es muy sencillo: cereales integrales, nueces del Brasil, la gran mayoría de frutos secos, mariscos, soja, etc.

Te puede gustar