¿Influye el color de la vajilla en el sabor de las comidas?

Tanto la vajilla como los cubiertos que utilizamos pueden influir en nuestras preferencias o el sabor de los alimentos, así como el color, la forma, o el ambiente

Todos sabemos que comer es la mejor y la más agradable experiencia que se puede tener en la vida, ya que en este acto se incluyen casi todos los sentidos: el olfato, la vista, el tacto y, por su puesto, el más importante, el gusto. Sin embargo recientemente se ha realizado un estudio en el que se ha podido comprobar que, por ejemplo, el color de los cubiertos afecta en gran medida el sabor de los alimentos.

Por esta razón hay muchas personas que no beben o comen a gusto si no es en sus recipientes favoritos. Por lo general a la mayoría de los niños les puede suceder, y se les da gusto, con tal que se tomen todo su alimento.

Los adultos también tenemos algunos recipientes preferidos en los que los alimentos parecen saber mucho mejor, pero…¡Atención! Esto no es cuestión de resabios, como se podría pensar.

Según las investigaciones…

Ahora gracias a algunos estudios realizadas por un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford, en Inglaterra y después de evaluar a más de cien estudiantes, se llegó a la conclusión de que el tamaño, peso y color de los cubiertos sí puede influir en el sabor de los alimentos.

Es lo que ocurre con el queso, por ejemplo, ya que puede parecer más salado si lo comemos con cuchillo, en lugar de un tenedor; si usamos una cuchara blanca y de plástico para el yogur, seguro que sabe mucho mejor. Lo mismo puede pasar con las bebidas, puesto que suelen saber más dulces cuando las probamos con una cuchara pequeña.

¡Experimentamos los alimentos de manera multi-sensorial!

Alimentos sistema inmune

Se dice que la manera en la que experimentamos los alimentos puede ser multisensorial, ya que se están empleando los sentidos: el tacto, cuando sentimos la comida en la boca; el olfato, cuando experimentamos el aroma de las comidas; el agrado o desagrado del aspecto de las comidas lo apreciamos con el sentido de la vista y es por eso que se pudo comprobar que el cerebro se encarga de atraer o rechazar los alimentos mucho antes de que los hayamos probado.

De la misma manera la vajilla tiene gran influencia en la manera como nosotros podemos ver la comida, en cuanto al aspecto que tienen en ella las comidas y las bebidas, inclusive hay oportunidades en las que la vajilla puede hacer mejorar y ayudar en el cambio de algunos hábitos alimentarios.

Realmente es algo difícil de creer, pero es una realidad. Si tienes un plato o vaso preferido en el que los alimentos que consumes te saben mucho mejor que si los tomas en otros, no es un simple resabio o manía, es algo real.