¿Cómo influyen en el rostro los malos hábitos alimenticios?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Karla Henríquez el 28 enero, 2019
Carolina Betancourth · 28 enero, 2019
Tanto las imperfecciones como la aparición prematura de los signos de la edad están relacionados con el tipo de dieta que se lleva, entre otros factores.

Los malos hábitos alimenticios tienen tal influencia en el organismo, que pueden llegar incluso a afectar la salud de la piel del rostro. Se trata de pequeñas acciones que, a pesar de parecer inofensivas, en realidad, tienen un gran impacto.

Cuando se dice que todos los excesos son perjudiciales para la salud, en lo que respecta a la dieta, no hay excepción. Todo consumo excesivo de ciertos alimentos (como las frituras) y bebidas (como las gaseosas y las alcohólicas) puede afectar el organismo y verse reflejado en el aspecto de la piel.

Así que, cuando se desea lucir un rostro bonito y saludable, no solo hay que prestarle atención a los tratamientos tópicos, sino al resto de hábitos que conforman nuestro estilo de vida. Asimismo, hay que procurar siempre corregir todos aquellos que no estén aportando beneficios. 

Un buen plan alimenticio puede contribuir, en gran medida, a lucir un aspecto mucho más atractivo y saludable, así como a prevenir los signos del envejecimiento.

Para poder diseñarlo correctamente y corregirlo, a continuación, te indicamos cuáles son los malos hábitos alimenticios que más perjudican la salud de la piel.

4 malos hábitos alimenticios para la belleza

1. Consumo regular de azúcar

azúcar

El consumo regular de azúcar es uno de los peores hábitos que se pueden mantener cuando se desea mantener la piel sana y joven. De acuerdo a varias investigacionessu ingesta está asociada con la pérdida de elasticidad y la calidad del colágeno. Además, favorece la inflamación y la aparición de granos e impurezas.

Los alimentos azucarados son los más consumidos por todas las personas del mundo. Estos están presentes en casi todas las dietas y, para muchos, resulta inevitable su ingesta.

Solución

Para evitar tener una piel mucho más envejecida de lo que corresponde a tu edad y, tener mal aspecto en general, lo mejor que puedes hacer es eliminar el azúcar de tu dieta. Si bien al principio puede ser difícil, el resultado valdrá la pena.

Y no solo se trata de dejar de agregar azúcar refinado a tus bebidas y preparaciones, sino de prestar atención a la cantidad de azúcares agregados que tienen muchos alimentos. Y en cuanto a los sustitutos, lo más recomendable es recurrir a la estevia o la miel de abejas orgánica, ya que la industrial suele tener añadidos.

*Nota: la miel de abejas orgánica debe utilizarse con moderación, ya que también es rica en azúcares. La cantidad de fructosa está entre un 35 y un 40% y la glucosa entre un 30 y un 35%. Otros azúcares que contiene la miel son: la sacarosa, la maltosa, el trisacárido melecitosa, entre otros.

2. Consumo excesivo de bebidas alcohólicas

mujer_tomando_vino

A pesar de que beber una copita de vino entre semana está recomendado para poder disfrutar los beneficios de los antioxidantes que ofrece esta bebida, su consumo desmedido constituye otro de los malos hábitos alimenticios que ocasiona daños casi irreparables a la piel.

En pocas palabras, el consumo excesivo de vino (o cualquier otra bebida alcohólica) conlleva a la deshidratación y pérdida de elasticidad de la piel y, dado que el hígado no puede limpiarse y desintoxicarse correctamente, la sobrecarga de toxinas conlleva al desarrollo de múltiples trastornos.

Solución

Lo más conveniente es moderar el consumo de alcohol. En este sentido, viene a ser de gran utilidad la regla del 80-20. El 20% de las veces se puede beber y el 80% se debe mantener alejado de la dieta.

3. Consumo de gluten

Celiaquía-gluten-y-más

Otro de los malos hábitos alimenticios que afecta la salud y la belleza del rostro está relacionado con el sistema digestivo y el desconocimiento de intolerancias.

Desafortunadamente, todavía hay una gran cantidad de personas que, al ignorar que padecen intolerancia al gluten, lo continúan consumiendo de diversas formas y, por ende, lucen una piel llena de erupciones, manchas y otras imperfecciones.

Solución

En estos casos, lo más importante es acudir al médico para una evaluación. Una vez finalizada, el profesional te indicará que debes eliminar de tu dieta todas las comidas que contengan gluten y aumentar el consumo de fibra y agua.

Descubre: 8 ingredientes que puedes incluir en tus mascarillas para combatir el acné

4. Consumo excesivo de lácteos

Al igual que en el caso del gluten, las personas con intolerancia a la lactosa deben moderar su consumo de alimentos lácteos para poder lucir una piel saludable.

Los lácteos suelen ocasionar digestiones pesadas y, como en estos casos aumentan los procesos inflamatorios, el organismo reacciona de diversas maneras; en la piel, por ejemplo, se produce enrojecimiento, hinchazón y erupciones.

En la actualidad, se investiga acerca de la influencia del consumo de lácteos y la aparición de acné, ya que se sospecha que este tipo de alimentos, dada la cantidad de hormonas agregadas que contienen, puede ser una de las causas de brotes. 

Solución

Prueba a reducir tu consumo de alimentos lácteos para reducir los brotes y prevenir la aparición de nuevos. No hace falta llevar esta medida al extremo a menos que sufras de intolerancia.

A tener en cuenta

Las malas digestiones, los cambios hormonales y la exposición a todo tipo de agentes químicos hace que la piel se torne opaca y presente imperfecciones que van desde erupciones hasta manchas muy marcadas.

Por ello, es importante mantener buenos hábitos alimenticios y, sobre todo, un estilo de vida consecuente. ¡Tu piel te lo agradecerá luciendo un aspecto bonito y saludable!