Infusiones frutales frías para disfrutar en verano

Antonella Grandinetti · 16 febrero, 2019 · Última actualización: 18 marzo, 2019 18 marzo, 2019
Si te gustan las infusiones, no puedes dejar de descubrir estas recetas paso a paso. En verano, te proponemos beber infusiones frutales. ¡Refrescantes y nutritivas!

Las infusiones frutales pueden ser la manera perfecta de hidratarnos en verano, a la vez que ingerimos vitaminas y minerales y ¡disfrutamos del sabor único de las frutas frescas!

Sabemos que ya se te está haciendo agua la boca de sólo pensar en una rica infusión de fruta helada. Continúa leyendo y descubre a continuación nuestra selección de infusiones frutales para disfrutar este verano.

Las mejores infusiones frutales frías

1. Sandía y romero

Zumo y trozos de sandía
Entre las frutas el verano, la sandía es un indispensable que no puede faltar.

Dentro de nuestra lista de infusiones frutales frías no podíamos dejar de incluir una de ¡sandía! La sandía es una de las frutas del verano, sino la reina de él. ¿Quién puede resistirse a esta deliciosa fruta?

El 95 % de su peso es agua, motivo por el cual es tan valorada para combatir la deshidratación. Además, aporta vitaminas A, C y E, minerales como potasio, calcio y fósforo y carotenoides sin actividad provitamínica.

Ingredientes

  • 1 cucharada de romero
  • 1 litro de agua
  • 200 gramos (1 loncha) de sandía

Preparación

  1. Pon el litro de agua en una cacerola y lleva a ebullición.
  2. Cuando el agua esté en plena ebullición, incorpora el romero.
  3. Deja infusionar 7 minutos.
  4. Mientras tanto, corta la loncha de sandía en cuadrados. Reserva.
  5. Retira la infusión del fuego e incorpora la sandía.
  6. Deja reposar hasta que se enfríe y cuela.
  7. Coloca la infusión en la nevera o incorpora hielo. Decora con un triángulo de sandía ¡y a disfrutar!

No te pierdas: “3 infusiones caseras para disfrutas en tus meriendas”

2. Limón y jengibre

Infusión de limón y raíz de jengibre
La combinación de limón y jengibre aporta antioxidantes y un gran frescor.

¿Qué te parecería combinar el sabor un tanto picante del jengibre con la acidez del limón? Te aseguramos que esta infusión fría te quitará la sed.

Entre las principales propiedades nutricionales del limón encontramos su aporte de vitamina C, flavonoides y ácidos orgánicos. Mientras que el jengibre aporta hidratos de carbono, proteínas y fibra.

Ingredientes

  • 1 limón
  • 1 litro de agua
  • jengibre rallado a gusto

Preparación

  1. Lava bien el limón y córtalo en gajos.
  2. Pon a hervir el agua con el limón.
  3. Añade jengibre rallado a gusto. Si no tienes jengibre fresco, puedes utilizar jengibre en polvo.
  4. Cuando el agua comience a hervir, retira la olla del fuego y deja reposar 15 minutos.
  5. Coloca la infusión en la nevera o agrega hielo. Puedes colarla o dejar los limones dentro como decoración.

3. Melocotón y menta

Melocotones
La menta aporta un gran frescor a tus infusiones, junto con el sabor dulce de los melocotones.

La infusión de menta mejora la digestión y ayuda a absorber mejor los nutrientes a través del intestino. En esta oportunidad, te proponemos combinarla con melocotones. ¡Verás qué deliciosa sabe!

Los melocotones, por su parte, aportan fibra (soluble e insoluble), vitamina C y proporciones moderadas de carotenoides con actividades provitamínica A, como criptoxantina y b-caroteno.

Ingredientes

  • 4 o 5 hojas de menta
  • 1 litro de agua
  • 2 melocotones maduros

Preparación

  1. Lava bien las hojas de menta y pícalas.
  2. Lava bien los melocotones, córtalos y quita el hueso. Trocéalos en cuadrados.
  3. Coloca las hojas de menta junto con los melocotones ya troceados en una olla.
  4. Añade agua y lleva a hervor durante 10 minutos.
  5. Deja reposar la infusión otros 10 minutos. Cuela.
  6. Guarda la infusión en la nevera o agrega hielo. Puedes decorar el vaso con un gajo de melocotón y unas hojas de menta.

Nota: Evita esta infusión si estás embarazada, en período de lactancia o tienes gastritis.

Prueba también: “Infusión de menta, mejorana e hinojo para tratar digestiones lentas”

4. Fresa y kiwi

Jugo de fresas y kiwi
Las fresas y el kiwi están cargadas de vitaminas y poseen un bajo índice calórico.

Las fresas son frutas con un bajo contenido energético (por eso suelen incluirse en los planes de dieta para bajar de peso) y gran proporción de agua. Son fuente de vitamina C y ácidos orgánicos (ácido cítrico, málico y oxálico).

El kiwi, por su parte, aporta vitamina C en abundancia, además de proteínas, calcio, fósforo y hierro.

Ingredientes

  • 1 kiwi
  • 8 fresas
  • 1 litro de agua
  • hojas de menta a gusto (opcional)

Preparación

  1. Lava bien las fresas y córtalas a la mitad o en cuartos. Reserva.
  2. Pela el kiwi y córtalo en cuartos.
  3. Pon a hervir un litro de agua en una cacerola e incorpora las frutas y la menta, si lo deseas.
  4. Deja infusionar 5 minutos. Retira del fuego y deja reposar hasta que se enfríe. Cuela.
  5. Guarda la infusión en la nevera o incorpora hielo.

¿Cuál de estas infusiones frutales frías probarás primero? Son todas realmente deliciosas y aportan un gran número de vitaminas. Si tu hijo se niega a beber agua, ofrécele una infusión casera. ¡No podrá resistirse!

  • Fundación Española de Nutrición. Sandía. http://www.fen.org.es/mercadoFen/pdfs/sandia.pdf
  • Fundación Española de Nutrición. Melocotón. http://www.fen.org.es/mercadoFen/pdfs/melocoton.pdf
  • Fundación Española de Nutrición. Limón. http://www.fen.org.es/mercadoFen/pdfs/limon.pdf
  • Fundación Española de Nutrición. Jengibre. http://www.fen.org.es/index.php/alimentacion/alimento/jengibre
  • Fundación Española de Nutrición. Fresa. hhttp://www.fen.org.es/mercadoFen/pdfs/fresa.pdf
  • Fundación Española de Nutrición. Kiwi. http://www.fen.org.es/index.php/alimentacion/alimento/kiwi