6 infusiones naturales para los síntomas de la menopausia

Valeria Sabater·
03 Febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
05 Diciembre, 2018
Según creencias populares, algunas bebidas elaboradas con plantas medicinales podrían contribuir con el alivio de ciertos síntomas de la menopausia.

La menopausia no llega de un día para otro. Ninguna suele estar preparada para ello y de ahí que, en ocasiones, se relacionen síntomas de la menopausia con otros problemas como el cansancio o el insomnio.

Tampoco existe una edad prefijada en la que podamos esperar la llegada de este ciclo. Hay quien sufre una menopausia temprana y quien, por su parte, puede disfrutar de unos años más donde las hormonas actúan como protectoras naturales de la mujer.

No obstante, entre los 45 y los 50 años aparecen ya esos primeros síntomas de la menopausia. Estos rompen nuestro equilibrio diario con los sofocos, las sudoraciones y la ansiedad.

El apoyo médico siempre nos será de gran ayuda en ese momento. También será muy beneficioso el incluir en nuestra dieta estas infusiones naturales que nos van a permitir también combatir muchos de estos síntomas. Te animamos a tomar nota de ellas.

1. La hierba de san Juan para aliviar los síntomas de la menopausia

Se dice que la bebida que se prepara con la hierba de san Juan o hipérico puede ayudar a aliviar los síntomas de la menopausia. También se suele recomendar en caso ansiedad, nerviosismo, estados depresivos.

Contiene hipericina, por ello se dice que tiene propiedades antidepresivas y que serviría para mejorar el ánimo en caso de depresiones leves o estados de decaimiento temporal.

Se puede consumir la hierba de san Juan en infusión y, a su vez, de forma tópica gracias a su aceite esencial. Podemos tomar la hierba de San Juan en forma de aceite. En este caso, se dice que lo adecuado tomar 3 ml al día.

Nota: si tomas medicación para dormir, antidepresivos o antiácidos, no será recomendable tomar esta infusión.

Ingredientes

  • 1 cucharada de su hierba de san Juan seca (5 g).
  • 1 vaso de agua (250 ml).

Preparación

  • Primero, hierve el vaso de agua.
  • Luego, agrega la hierba.
  • Deja reposar antes de servir.

Lee: Consejos para afrontar la menopausia

2. El regaliz para los síntomas de la menopausia

Regaliz para tratar los síntomas de la menopausia

El regaliz contiene un elemento llamado glicirrina que consigue regular los estrógenos en nuestro cuerpo. A la vez combate los síntomas de la menopausia. Esta raíz contiene:

  • Calcio.
  • Magnesio.
  • Vitamina C.
  • Flavonoides y betacarotenos, que se consideran adecuados para tratar tanto la fatiga como los cambios de humor o la depresión leve.

Gracias a ese componente capaz de actuar como un estrógeno natural, el regaliz ayudará a compensar la disminución de la hormona orgánica.

Ingredientes

  • 1 cucharada de polvo de regaliz (3 g).
  • 1 vaso de agua (200 ml).

Preparación

  • Primero, hierve el vaso de agua.
  • Luego, agrega la hierba.
  • Deja reposar antes de servir. Se dice que es bueno tomarla cuando notes que empiezan los primeros síntomas.

3. Pasiflora y valeriana

Pasiflora y valeriana para tratar los síntomas de la menopausia

La pasiflora (Passiflora incarnata) es una planta muy utilizada para tratar tanto la ansiedad como el insomnio. De hecho, suele decirse de ella que su acción es muy similar a la de los medicamentos que contienen benzodiazepina. Entre sus propiedades están:

  • Mejora el rendimiento.
  • Regula los ciclos de sueño.
  • Funciona como calmante muscular.

Puede utilizarse combinada con la valeriana, consiguiendo así un tratamiento más completo para disfrutar de un sueño reparador y un descanso más profundo. Sin embargo, si tomas medicación que ya contiene benzodiazepina, esta infusión no será recomendable.

Esta combinación aliviaría el dolor de cabeza, el malestar general debido a la ansiedad sufrida durante el día, ayudando además a estabilizar el ritmo cardíaco. Puedes tomar una infusión de valeriana y pasiflora una hora antes de ir a dormir.

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (200 ml).
  • 5 cucharaditas de miel (25 ml).
  • 1 cucharadita de valeriana (2 g).
  • 1 cucharadita de pasiflora (2 g).

Preparación

  • Primero, hierve el vaso de agua.
  • Luego, agrega las hierbas.
  • Deja reposar antes de servir.
  • Por último, endulza con la miel.

4. Tilo para los síntomas de la menopausia

La infusión de flor de tilo es muy adecuada para tratar los sofocos y sudoración nocturna durante la menopausia. Por ello, deberás tomarla una hora antes de ir a dormir. La flor de tilo la que podrás encontrar en cualquier tienda natural.

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (250 ml).
  • 1 cucharada de flor de tilo (10 g).
  • 5 cucharaditas de miel (25 ml).

Preparación

  • Primero, hierve el vaso de agua.
  • Luego, agrega la hierba.
  • Después, deja reposar 10 minutos.
  • Por último, endulza con la miel.

5. Salvia

Infusión de salvia para tratar los síntomas de la menopausia

Conocida como la planta de la salud de la mujer, está comprobado que la salvia es excelente para combatir muchos de los síntomas de la menopausia, en especial la sudoración nocturna

Ingredientes

  • 4 tazas de agua (1 lt).
  • 4 cucharadas de hojas de salvia (20 g).
  • El jugo de medio limón

Preparación

  • Primero, hierve el agua y agrega las hojas.
  • Luego, permite que repose 20 minutos.
  • Por último, endulza con miel y añade el jugo de limón.

Descubre: Limonada de lavanda para aliviar dolores de cabeza

6. Hamamelis

El hammamelis es otra planta muy saludable que puede ayudar a conseguir un sueño reparador, evitar sofocos y sudoraciones. En ese caso deberás tomarla una hora antes de ir a dormir.

Realiza la infusión siguiendo las indicaciones anteriores, añadiendo 1 cucharada de hojas secas (10 g) a un vaso de agua (200 ml). Endulza con miel y verás que pasarás noches más tranquilas.

Nota final

Antes de comenzar a beber infusiones con plantas medicinales es importante que consultes con tu médico. Hay que tener en cuenta que, para que los tratamientos fitoterápicos resulten útiles, es imprescindible utilizarlos de modo racional.

Los remedios caseros NO sustituyen el tratamiento que pueda pautar el médico. En todo caso, podrían considerarse como un complemento a un estilo de vida saludable. (siempre y cuando el profesional sanitario así lo autorice).