Infusiones para después de comer

16 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Además de reducir la distensión abdominal el consumo habitual de estas infusiones y remedios también puede servir como preventivo para evitar que las molestias aparezcan.

Quienes disfrutan de una bebida caliente después de haber comido saben que esta práctica puede contribuir con el bienestar. Ahora bien, es importante saber elegir qué beber y cuál es el momento más conveniente para hacerlo, ya que no es recomendable hacerlo de inmediato.

En las siguientes líneas veremos cuáles son las infusiones para después de comer más recomendadas y por qué. Además, te indicaremos qué es lo que debes evitar hacer al momento de consumirlas.

¿Por qué después de comer?

Después de realizar una comida principal, lo más recomendable es reposar durante al menos unos 15- 20 minutos. Durante ese rato, procuramos movernos lo menos posible y en caso de tener que hacerlo, hacerlo de forma lenta y pausada para no experimentar molestias, como la distensión abdominal.

Haber saciado el apetito ya contribuye con nuestro bienestar, pero al haber reposado como corresponde y disfrutar de una bebida caliente, podemos obtener cierta sensación de alivio que resulta tan agradable, que nos ayuda incluso a tener una mejor disposición para continuar con el resto del día.

De forma muy resumida, podemos decir que el calor reconforta, el líquido hidrata y, como resultado, nos sentimos mejor.

Infusiones para después de comer

En general, media hora después de haber comido se puede disfrutar de una bebida caliente, como una taza de té verde o una infusión de manzanilla, por ejemplo. Resulta muy reconfortante y consiste en una forma de hidratación que contribuye con el bienestar. 

Veamos con mayor detalle el tiempo más adecuado para consumir estas bebidas.

1. Té verde

El té verde es una bebida que puede consumirse después de comer, siempre y cuando se espere al menos unos 40- 45 minutos. De lo contrario, se sabotea el proceso de absorción de los nutrientes de los alimentos. En concreto, la absorción se vería interrumpida por la acción de los taninos y la cafeína.

Té verde para la distensión abdominal

2. Manzanilla

La infusión de manzanilla es una de las opciones más elegidas, ya que puede consumirse a partir de los 20-25 minutos después de haber comido. Tiene propiedades antiinflamatorias y relajantes que ayudan a aliviar molestias varias, como los cólicos, por ejemplo. 

3. Menta

La infusión de menta o de poleo menta también puede beberse en un lapso de tiempo breve. Después de unos 20- 25 minutos, ya se puede consumir. Al igual que la manzanilla, también tiene un compuesto (el mentol) con propiedades analgésicas y relajantes que ayudan a aliviar molestias leves. 

4. Jengibre

La infusión de jengibre es una de las opciones más recomendadas, dado que esta raíz ha demostrado tener un efecto positivo en la salud humana. Ayuda tanto a prevenir como aliviar las náuseas y los vómitos, relaja, y facilita la digestión.

  • Se puede consumir 20 minutos después de haber comido.
Té de jengibre para la distensión abdominal

Otros consejos

  • A la hora de comer, corta bien la comida, mastica bien y evita las prisas. Esto te ayudará a tener una buena digestión y a sentirte bien el resto del día.
  • Evita recurrir a las bebidas mencionadas como «tratamiento» para las molestias derivadas de los excesos. Lo más adecuado es tomarlas como una forma diferente de hidratarte.
  • Evita añadirle azúcar y edulcorantes a tus bebidas y procura disfrutarlas al natural.
  • Consúmelas en los tiempos recomendados, nunca inmediatamente después de comer.

Descubre: 5 hábitos poco saludables que provocan indigestión

A tener en cuenta

Recuerda que es importante apoyarse en todo un conjunto de buenos hábitos de vida y no solo en el consumo de infusiones para después de comer. Las opciones que te hemos comentado pueden ser un complemento válido a un estilo de vida saludable, pero no una solución como tal para ningún problema.

Por supuesto, en caso de que algún té o infusión te cause molestias, suspende su consumo y consulta con tu médico. Sobre todo si las molestias persisten y se agravan con el tiempo.