Infusiones para mejorar los nervios

Yamila Papa Pintor · 17 abril, 2014 · Última actualización: 20 febrero, 2019 20 febrero, 2019
Las hierbas naturales, además de relajarnos, nos ayudan a evitar los dolores musculares y los calambres.

Si crees que una situación “se te va de las manos”, estás muy ansioso por algo que está a punto de ocurrir o el estrés está haciendo estragos en tu cuerpo y tu mente, necesitas saber cómo mejorar los nervios.

Para ello, te animamos a que pruebes estas maravillosas infusiones para mejorar mejorar los nervios de manera natural y sin tener que recurrir a ningún fármaco.

El nerviosismo, una enfermedad actual

En la sociedad en la que vivimos es muy común que la gente esté nerviosa, apurada, ansiosa o estresada, también deprimida o con problemas para conciliar el sueño.

Las tensiones y las presiones a las que nos vemos obligados a diario hacen verdaderos estragos en nuestra salud. Si bien los médicos indican que un poco de tensión es buena para la salud, el problema radica cuando esa cantidad sobrepasa los estándares permitidos.

Llega un momento en que parece que nada de lo que se haga (dormir todo el fin de semana, ir a pasar el día al campo, hacer yoga, meditar, etc.) es suficiente.

Es necesario un cambio para recuperar la salud y a la vez tener más energía, para afrontar los retos y obligaciones diarias sin que estos nos sumerjan en un estado de tanto estrés o ansiedad que nos acabe enfermando gravemente.

te2

Lee: Los 9 increíbles poderes de la valeriana

Los objetivos de las hierbas naturales para los nervios es relajar el cuerpo y la mente, dormir mejor, controlar la tensión arterial, calmar la ansiedad y la excitación y dejar a la persona en un estado óptimo.

Sin dolores musculares, de cabeza, calambres, palpitaciones o taquicardias, entre otros.

¿Cuáles son las mejores hierbas para los nervios?

Las principales plantas que se utilizan para preparar infusiones que combaten ataques o problemas relacionados a los nervios son las siguientes.

Ginseng

Puede ser el “común” o el siberiano. Ambos sirven para atacar la depresión desde la raíz y reducir el estado de estrés tan común hoy en día.

  •  Si bien se suele consumir en forma de cápsula, el té de ginseng es muy eficaz.

Hierba de San Juan Hipérico

Si se consume entre 4 y 6 meses seguidos es un tónico que ayuda a mejorar los nervios notablemente. Por eso, es muy útil para los tratamientos de pacientes con depresión.

  • Se debe beber una cucharadita de polvo de flores de hierba de San Juan machacadas en agua hirviendo, dos veces por día.

Borraja

Sirve para equilibrar el exceso de las hormonas suprarrenales que son producidas en el cuerpo debido a una situación de estrés intenso.

  • Se bebe una infusión con una cucharada de hojas secas por taza de agua. Se permiten varios vasos al día.

Valeriana

infusión colitis ulcerosa

Es una de las hierbas contra la ansiedad y los nervios más conocida. Sirve para disminuir las manifestaciones psicosomáticas como los espasmos, las palpitaciones, los vómitos o el insomnio.

  • Se prepara una infusión con 15 gramos de la raíz de esta planta, se deja reposar toda la noche y se bebe por la mañana.

Ulmaria

Los aceites esenciales de esta planta le otorgan un aroma delicioso, pero a la vez con propiedades sedantes para calmar hasta los “nudos en el estómago” de la angustia.

La infusión de Ulmaria también trata la acidez y las úlceras.

  • Se prepara con dos cucharaditas de flores por taza de agua y se bebe tres veces al día, después de comer.

Pitahaya

Contiene una sustancia llamada captina con efectos estimulantes suaves para calmar los nervios.

En lugar de ser perjudicial como otros estimulantes (como el café) la Pitahaya trata el nerviosismo, la presión arterial alta y las arritmias del corazón.

Descubre: Arritmia cardíaca: síntomas y consecuencias

Boldo

Otra de las hierbas más populares también para ayudar en la digestión o para dolores estomacales. Es rico en boldina y sus aceites esenciales tienen efectos sedantes y calmantes.

  • La infusión se prepara con 2,5 gramos de boldo por 100 ml de agua, antes de dormir. No se permite continuar el tratamiento por más de 4 semanas consecutivas.

Albahaca

Esta planta aromática muy usada en la gastronomía también es una excelente opción para mejorar los nervios y, a la vez, tranquilizar las manifestaciones adversas que se producen en el estómago.

  • Bebe una infusión realizada con una cucharadita de hojas secas de albahaca por taza de agua caliente. Se aconseja consumir después de las comidas principales.

Lechuga

Es sedativa por lo que a la vez tranquiliza. Ayuda a calmar los nervios, sirve para dormir mejor por la noche y a controlar las palpitaciones.

  • Una receta de las abuelas era colocar una hoja de lechuga en el agua donde se baña a los bebés para que duerman más relajados.
  • Bebe un té de hojas de lechuga o bien consumir como ensalada antes de ir a la cama. Algunos dicen que es una buena opción también hacer un licuado o zumo.

Rosa silvestre

La rosa silvestre tranquiliza y ayuda a mejorar los nervios los dolores estomacales asociados. Por ejemplo, los cólicos.

  • La infusión de rosa silvestre se realiza con una cucharadita de flores secas por taza de agua. Beber hasta dos por día.

Manzanilla

Otra de las hierbas “conocidas” con efectos sedantes y calmantes para mejorar los nervios. Reduce las tensiones, inhibe espasmos musculares en el estómago y a su vez es analgésica.

  • Se debe preparar un té con una taza de agua y 4 gramos de flores. Deja reposar 10 minutos. Bebe hasta 3 tazas por día.

Todas estas infusiones nos ayudan a calmar y mejorar los nervios, y nos permiten que nos sintamos mejor. Esperamos que algunas de ellas te ayuden a conseguirlo.

Imágenes cortesía de iweatherman, Tiago Ribeiro, Jessica Louis, Vibha Raj, Naam ym y dragonflysky.

  • Calvo-Colindrez, J. E., Duarte-Mote, J., Eng-Castro, V. E. L., Espinosa-López, R. F., Romero-Figueroa, S., & Sánchez-Rojas, G. (2013). Hiperglucemia por estrés. Medicina Interna de México29(2), 164-170.
  • Jackson, M. (2003). Manual De Remedios Naturales (Vol. 145). Edaf.
  • Ortega, T., García, D., & Carretero, E. (2008). Plantas medicinales.