Insuficiencia mitral: síntomas y diagnóstico

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
11 diciembre, 2018
La insuficiencia mitral hace referencia a un problema en una de las cuatro válvulas que forman parte del corazón. Si no se trata, podría evolucionar hacia una insuficiencia cardíaca congestiva.

La insuficiencia mitral se produce por el cierre defectuoso de la válvula mitral. Esta alteración hace que se genere una fuga o regurgitación de sangre desde el ventrículo izquierdo hacia la aurícula izquierda en cada latido.

La fuga de sangre genera una sobrecarga de volumen en la aurícula que, con el paso del tiempo, puede llegar a dilatarse. Además, si la afección de las cavidades cardíacas se vuelve irreversible, se produce una insuficiencia cardíaca congestiva.

La insuficiencia mitral puede desarrollarse por varias afectaciones en la válvula mitral del corazón. Esta es una de las 4 válvulas que forman el corazón. Cada una de ellas se abren y se cierran una vez por cada latido del corazón.

La válvula mitral está ubicada entre la cavidad cardíaca superior izquierda o aurícula izquierda y la cavidad cardíaca inferior izquierda o ventrículo izquierdo. Por tanto, en la insuficiencia mitral esta válvula no cierra bien. Cuando la sangre pasa de la aurícula al ventrículo izquierdo, provoca fugas de sangre de regreso a la aurícula izquierda del corazón.

Causas de la insuficiencia mitral

La insuficiencia de la válvula mitral puede aparecer por diferentes problemas en la válvula mitral. Las enfermedades en el ventrículo izquierdo también pueden conducir a una insuficiencia mitral secundaria o funcional.

Pero, ahora bien, ¿por qué pasa eso? Son varias las causas de su desarrollo. Entre ellas, podemos mencionar:

  • Prolapso de la válvula mitral: Las valvas de la válvula mitral sobresalen hacia la aurícula izquierda cuando se contrae el corazón. Ello impide el cierre correcto de la válvula.
  • Daños en las cuerdas tendinosas: Las cuerdas tendinosas que unen las valvas de la válvula del corazón se debilitan con el tiempo. Este debilitamiento ocasiona filtraciones de sangre.
  • Fiebre reumática: Es una complicación de la amigdalitis estreptocócica que no ha sido tratada adecuadamente. Puede dañar la válvula mitral desencadenando la enfermedad en cuestión.
  • Endocarditis: Es una infección del tejido del corazón.
  • Ataque cardíaco: puede dañar la parte del músculo a la que está unida la válvula.
  • Traumatismo

Otras posibles causas desencadenantes de esta enfermedad cardíaca pueden ser: miocardiopatía, defectos cardíacos congénitos, determinados medicamentos, radioterapia y fibrilación auricular.

Descubre: Síndrome de Alagille: enfermedad genética que afecta al hígado y al corazón.

Diagnóstico

Imagen de la anatomía del corazón

Para el diagnóstico de la insuficiencia mitral, se deben realizar diferentes pruebas en el paciente. Por un lado, está el electrocardiograma, el cual permite al médico observar las alteraciones del ritmo. Da, asimismo, información acerca del tamaño de las cavidades cardíacas y su espesor.

Por otro lado, también se realizan radiografías del tórax. Con ellas, se puede observar el aumento del tamaño del corazón con afección de la válvula mitral, así como la circulación pulmonar.

Otra técnica utilizada es la ecocardiografía, que permite ver el funcionamiento de las diferentes cavidades cardíacas y las válvulas. Además, nos da información del volumen de la fuga mitral y de su causa, así como de la afectación del aparato valvular mitral.

Por último, aunque no por ello menos importante, puede hacerse un cateterismo cardíaco. Se trata de un estudio dinámico en el que se miden la presión tanto en las aurículas como en los ventrículos. Gracias a esta técnica, también se puede observar la actividad del corazón y el flujo de sangre si inyectamos un colorante.

Tal vez te interese leer: Todo lo que debes saber sobre la toma de ECG.

Tratamiento de la insuficiencia mitral

Insuficiencia mitral

El tratamiento de esta enfermedad va a depender de la gravedad de la misma. En caso de la que insuficiencia será leve, el tratamiento no suele ser necesario.

Por otra parte, es posible que el paciente necesite someterse a una cirugía cardíaca para reparar o reemplazar la válvula en los casos en los que de una filtración o en los que la insuficiencia mitral sea grave.

Si no se trata, la enfermedad puede evolucionar hasta provocar una insuficiencia cardíaca o problemas relacionados con el ritmo cardíaco como pueden ser las arritmias.

Además, las personas que no presentan síntomas seguramente lleguen a  necesitar la evaluación de un cardiólogo y de un cirujano para valorar los beneficios de llevar a cabo una intervención quirúrgica temprana.

  • Doppler, E. (2007). “Insuficiencia mitral”, Revista Argentina de Cardiología, 75 (1): 12-19.
  • Revuelta, J. M., & Bernal, J. M. (2005). “Insuficiencia mitral isquémica funcional: Un debate abierto”, Revista Espanola de Cardiología, 58 (4): 327-332.
  • Iung, B., & Bouleti, C. (2017). “Valvulopatías mitrales”, EMC – Tratado de Medicina, 21 (3): 1-12.