Cómo interpretar los resultados de un espermograma

06 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Los resultados de un espermograma son difíciles de interpretar para alguien que se realizó la prueba. Sin embargo, hay algunos parámetros que se pueden leer en términos generales para tener una orientación.

Interpretar los resultados de un espermograma sería la tarea del médico que solicitó el estudio a la persona. De todas maneras, es importante saber, a rasgos generales, ante qué información nos encontramos.

Los espermogramas, también llamados seminogramas, son análisis del semen. Se obtiene una muestra de un hombre para que el laboratorista analice la calidad de los espermatozoides y la composición del líquido seminal.

Lo que revelan los resultados de esta prueba es referente a la fertilidad masculina. La solicitud del estudio parte de consultas en torno a la sospecha de esterilidad por la falta de concreción de un embarazo. Entonces, se analizan el factor femenino por un lado y el masculino por el otro.

Nunca deberían interpretarse los resultados de un espermograma aislados. Este estudio se enmarca en un contexto más grande que involucra hormonas y genética, sobre las cuales hay métodos complementarios específicos.

La macroscopía en los resultados de un espermograma

Lo macroscópico en los resultados del espermograma viene determinado por aquello que es el aspecto visual del semen. Esto involucra la cantidad total de la eyaculación, el color y su viscosidad.

En promedio, cuando el hombre eyacula debe superar el mililitro y medio para que la cantidad tenga el volumen que le permita alcanzar la fecundación. A los 20 minutos, la muestra debe ser capaz de convertirse en líquido de manera natural, sin intervención del bioquímico.

En cuanto al color, las transparencias no son buenas señales, pues revelarían la presencia de glóbulos blancos. Una coloración normal oscila entre el gris y el amarillo.

Otro parámetro que figura en los resultados de un espermograma es la viscosidad. La misma se mide como la resistencia de los hilos de semen que se forman de manera artificial en la muestra. Cuando hay mucha viscosidad, la situación problemática suele referirse a la próstata.

Investigadores en un laboratorio
Los bioquímicos analizan características macroscópicas y microscópicas del semen.

Sigue leyendo: 6 mitos sobre el semen

Microscopía del seminograma

Así como existe lo macroscópico del espermograma, también tenemos lo microscópico. En este caso la interpretación es más complicada porque se miden parámetros propios de la bioquímica, entre ellos los siguientes:

  • Movilidad: se analiza cuántos espermatozoides se mueven sobre el total y si tienen la velocidad suficiente para llegar a la zona de fecundación. Al menos el 40 % de la muestra debería ser capaz de moverse para que haya posibilidad de embarazo.
  • Concentración: esto es la cantidad de espermatozoides que hay en el semen. Muchos laboratorios lo informan como número de células por mililitro de semen, y la normalidad se establece en un mínimo de 15 millones.
  • Forma: los espermatozoides deben respetar una morfología habitual para considerarse normales. Esto aplica a cualquier célula del cuerpo, y aquí no es la excepción. El resultado del espermograma establece qué porcentaje del total de la muestra corresponde a células con forma normal.
  • Vitalidad: la medición de este parámetro es diferente en cada laboratorio que concreta la prueba. Además del método empleado, en definitiva se estipula cuántos espermatozoides están vivos y cuántos muertos. Más de la mitad de la muestra debe ser vital para establecer la normalidad.
Resultados anormales en un espermograma
Los espermatozoides deben tener una forma normal, con movilidad adecuada y vitalidad para fecundar.

Descubre más: Hemospermia o sangre en el semen

Resultados anormales en un espermograma

Cuando llegamos al final de la lectura de los resultados de un espermograma, nos encontramos con la conclusión del laboratorio respecto a la muestra. Aquí se utilizan unas palabras técnicas puntuales que describen el estado del semen que se recibió y analizó.

No se podría decir que es la parte más importante del seminograma, pero sí constituye un pilar de la interpretación que hará el médico solicitante. Es lo más aproximado al diagnóstico que buscamos.

Si el espermograma se informa con azoospermia es porque no hubo espermatozoides en la muestra. La situación es grave y revela que el varón no está produciendo estas células, por lo que es imposible la fecundación.

Por otro lado, el informe puede hablar de oligospermia, lo que se traduce como un número de espermatozoides menor al necesario para la normalidad. Y aún con un número adecuado, estas células pueden ser inmóviles, lo que se traduce en astenozoospermia.

Otra situación que reviste gravedad y que implica nuevas exploraciones es la necrospermia. Se trata de la situación en la que el bioquímico halló muchos espermatozoides muertos, sin vitalidad ni movilidad.

El seminograma por sí solo no es determinante

Interpretar los resultados de un espermograma debe ser una tarea profesional, ya que otros métodos complementarios deben combinarse para arribar a un diagnóstico. Se trata de una temática muy delicada, y el manejo adecuado es clave para evitar confusiones.

Si tenemos un resultado de seminograma, podemos leerlo en base a los parámetros que se ofrecen como normales. No obstante, siempre deberíamos mostrarlo a un médico. En el contexto de cada caso, el profesional sabrá decir cómo actuar en consecuencia.

  • Tamayo Hussein, Sergio, and Walter Cardona Maya. "Evaluación del factor masculino mediante espermograma más práctico y económico." Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología 45.1 (2019): 164-168.
  • Yanet, Jordan Pita, et al. "Relacion entre factores de riesgo y alteraciones en el espermograma de pacientes infertiles." Cuba Salud 2018. 2018.
  • Schempf, John, J. Bruce Redmon, and Joshua Bodie. "CLINICAL CHARACTERISTICS OF MEN WITH AZOOSPERMIA." Endocrine Practice 25 (2019): 265-266.
  • Dumont, A., et al. "Necrozoospermia: From etiologic diagnosis to therapeutic management." Gynecologie, obstetrique, fertilite & senologie 45.4 (2017): 238-248.
  • Montoya, Ana Isabel Toro. "Espermograma." Medicina & laboratorio 15.03-04 (2009): 145-169.