Intolerancia a la lactosa, causas y síntomas.

María Enriquez 14 febrero, 2014
Aunque en la actualidad hay cada vez más alimentos aptos para intolerantes a la lactosa, en el caso de los bebés conviene consultar con el especialista para que nos aconseje

El día de hoy hablaremos de una afección cada vez más común denominada intolerancia a la lactosa. La lactosa es el azúcar de la leche que en situaciones normales es fácilmente digerido por nuestro organismo.

La intolerancia a la lactosa puede afectar a niños desde su nacimiento o ser detectada en personas adultas.

Síntomas que presenta

Esta afección se caracteriza por:

  • episodios de diarreas,
  • hinchazón abdominal,
  • flatulencias (gases),
  • dolor abdominal,
  • heces con olor fétido,
  • erupciones cutáneas, siempre luego de la ingesta de algún alimento que contenga lactosa.

Cuando el sistema digestivo, específicamente el intestino delgado, es incapaz de digerir ese compuesto de la leche, se genera el principal síntoma de esta condición, la diarrea, y por añadidura siguen los otros síntomas ya mencionados.

¿Cuáles son sus causas?

La principal causa es la falta de producción o la producción en cantidad disminuida por parte del cuerpo de una enzima llamada lactasa, la cual es la encargada de desdoblar en partes más pequeñas y así poder digerir la lactosa sin inconvenientes.

Dicha intolerancia puede ser permanente por factores genéticos, o relativa (transitoria) que se adquiere debido a malos hábitos alimenticios, uso de medicamentos y otras enfermedades.

Por ello, es común que personas con sobrepeso puedan manifestar episodios de intolerancia a la lactosa. Sin embargo, cuando corregen  su alimentación, la situación tiende a mejorar o desaparecer.

Tratamientos

En el caso de niños pequeños que aún siguen alimentándose de leche materna, la madre debe llevar una dieta, a la que se denomina deslactosada, para eliminar los síntomas causados por la intolerancia. Recuerda que la lactosa, responsable de los síntomas molestos, pasa a través del pecho materno al niño.

lactancia

Otra opción sería alimentar al niño con leche de fórmula sin lactosa de acuerdo al criterio del pediatra. Él también podrá recomendarte ir incluyendo de a poco en la dieta ciertos alimentos con lactosa para evaluar, si el paciente ya puede tolerar dicho componente.

En las personas mayores también se aconseja la dieta deslactosada, para que luego de la evaluación médica puedan ir acoplando de nuevo los alimentos en cuestión. Esto se dará siempre y cuando la intolerancia sea relativa (también llamada adquirida).

Siempre es bueno consultar con su médico para iniciar el tratamiento correspondiente y adecuado para cada caso en especial. Muchas personas simplemente deciden excluir de su alimentación aquellos alimentos que le producen los síntomas molestos que mencionamos al inicio del artículo, pero esta actitud no es nada recomendable sin el consejo de un facultativo. Acude a un profesional que sabrá darte el mejor asesoramiento.

(Foto: Caroline/ Flick.com)
(Foto: Caroline/ Flick.com)

Si sufres de intolerancia total o permanente tu médico te indicará suplementos para sustituir la ingesta de la leche y sus derivados. Te ayudará a eligir alimentos sin lactosa que puedan proporcionarte los mismos o la mayoría de los nutrientes esenciales que ofrecen ese tipo de alimentos sin dañar tu salud. El calcio, por ejemplo, muy necesario para tu cuerpo proviene en gran medida de ese tipo de alimentos.

Si presentas los síntomas no dejes pasar tiempo, mucho menos si se trata de niños pequeños. Las diarreas, aparte de generar o provocar lesiones dolorosas en la zona del pañal, dolores o molestias abdominales, también pueden ocasionar deshidratación severa muy peligrosa para los bebés. Asimismo se produce la pérdida de nutrientes esenciales a causa de la no-digestión y por ende mala absorción de los alimentos.

No pierdas tiempo y consulta con un profesional, quien sabrá darte el mejor consejo. Nunca te guíes por consejos de personas poco fiables. Tu salud y la de tus niños están en juego, actúa de manera responsable.

Te puede gustar