Intolerancias alimentarias: todo lo que debes saber

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 23 febrero, 2019
David Sanchez · 27 junio, 2018
Hoy en día existen muchas alergias alimentarias que hacen que tengamos que llevar una dieta estricta con respecto a algunos alimentos. Te contamos todo sobre este tema.

En la alimentación, hay determinados productos o componentes de alimentos que pueden provocar reacciones adversas, como las intolerancias alimentarias.

Sin embargo, a veces se da lugar a una reacción exagerada de este filtro de defensa inmunitario, aunque la mayoría de las personas puede comer una gran variedad de alimentos sin problemas.

El organismo humano es un perfecto ejemplo de trabajo autónomo. Todos trabajan para todos, tratando de suplir posibles deficiencias si se padece alguna carencia, mientras que algunos sistemas se dedican al servicio general.

Es el caso del sistema inmunitario, relacionado con el sistema capaz de eliminar infecciones, intoxicaciones o células tumorales sin que se muestre síntoma alguno, la detección, identificación y eliminación de sustancias extrañas -antígenos- funciona sin descanso.

¿Qué son las intolerancias alimentarias?

En un pequeño porcentaje de la población hay determinados alimentos o componentes que pueden provocar reacciones adversas, debiéndose a alergias o a intolerancias alimentarias.

Intolerancia al gluten.

Las intolerancias alimentarias afectan al metabolismo, pero no al sistema inmunitario del cuerpo.

Las intolerancias adversas a los alimentos se confunden frecuentemente con las alergias alimentarias.

En muchos casos, dichas reacciones se deben a algún otro factor, como quizás una intoxicación alimentaria , una aversión psicológica a un alimento, o una intolerancia a un ingrediente de un alimento.

¿Qué son las alergias alimentarias?

La alergia alimentaria es una forma específica de intolerancia a un alimento o uno de sus componentes, que activa el sistema inmunitario.

Un alérgeno es una proteína del alimento causante de la alergia.

Esta sustancia provoca una serie de reacciones en cadena en el sistema inmunológico.

Dichos anticuerpos provocan la segregación de sustancias químicas, como la histamina, que produce varios síntomas, como picor, moqueo, tos o trastornos respiratorios.

Frecuentemente, las alergias a los alimentos o a sus componentes se heredan.

Alergia alimentaria.

La prevalencia real de la alergia alimentaria es tan sólo de un 2% en la población adulta, siendo algo superior en la población infantil -entre el 3% y 7%-.

Te interesa leer: La intolerancia a la lactosa, una lucha contra la propia genética

Los alimentos engordan por igual

Existe la falsa creencia de que un alimento puede engordar a unas personas mientras que a otras no.

Esto es un error de interpretación o de explicación, ya que no existe una prueba científica con entidad suficiente que relacione el aumento de grasa con trastornos de la Inmunoglubulina E específica de un alimento.

Por ello, es recomendable consultar con los oportunos médicos especialistas.

Las alergias y las intolerancias alimentarias deben ser estudiadas por los inmunólogos, alergólogos o especialistas de aparato digestivo.

Principales intolerancias alimentarias

Intolerancia a la lactosa

Se debe a la incapacidad del sistema digestivo para digerir la lactosa, que es el azúcar de la leche. Esta intolerancia es causada por el déficit en la producción por parte del cuerpo de una enzima llamada lactasa, quien es la encargada de digerir y en consecuencia absorber dicho azúcar de la leche.

Intolerancia alimentaria.

Te recomendamos leer: Descubre las deliciosas crêpes de mandioca y coco, sin gluten y sin lactosa

Intolerancia al gluten

En la intolerancia al gluten el intestino delgado no es capaz de digerirlo, y en consecuencia se produce una reacción inflamatoria a nivel intestinal. Este tipo de intolerancia se mantiene durante toda la vida.

Es de base autoinmune y los síntomas serían: pérdida de peso, de apetito, náuseas, vómitos, diarreas, pérdida de masa muscular. Estos síntomas pueden estar ausentes o ser atípicos.

Intolerancia a la sacarosa

Consiste en la intolerancia al azúcar común y debe a la falta de una enzima denominada sacarasa. Dicha falta dificulta la correcta digestión de la sacarosa con los síntomas ya conocidos como diarreas, flatulencias, dolores abdominales, etc.

 

Estas intolerancias y alergias deben ser diagnosticadas por un médico para poder tomar las precauciones y medidas oportunas. En ningún caso debemos autodiagnosticarnos ya que podemos caer en errores y hacer prescindir a nuestro cuerpo de varios nutrientes.

  • Ortolani, C., & Pastorello, E. A. (2006). Food allergies and food intolerances. Best Practice and Research: Clinical Gastroenterology. https://doi.org/10.1016/j.bpg.2005.11.010
  • Holmes, S. (1985). Food intolerance. Nutrition & Food Science. https://doi.org/10.1108/eb059069
  • Guandalini, S., & Newland, C. (2011). Differentiating food allergies from food intolerances. Current Gastroenterology Reports. https://doi.org/10.1007/s11894-011-0215-7