Intubación con estilete con luz: indicaciones y contraindicaciones

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Alejandro Duarte el 18 septiembre, 2018
Uno de los aspectos más llamativos de la intubación con estilete con luz es que se puede aprender fácilmente y el procedimiento tiene una duración máxima de unos 23 segundos.

La intubación con estilete con luz, también llamado estilete iluminado, es una técnica versátil y muy eficiente. Sirve para intubación oral o nasal en pacientes dormidos o despiertos. También ha demostrado una eficacia del 99% en manos experimentadas.

Los principios de la intubación con estilete con luz fueron descritos por los doctores MacIntosh y Richards en 1957. Desde entonces se han producido grandes avances en los estiletes, haciendo de ellos una herramienta de uso frecuente en la práctica anestésica.

El principal objetivo de la intubación con estilete con luz es el de realizar la intubación sin tener que recurrir a la laringoscopia directa. El tiempo de maniobra que exige es de alrededor de 23 segundos y las complicaciones que genera son mínimas según la documentación disponible.

Qué es el estilete con luz

El estilete con luz, o estilete luminoso, es un dispositivo que consta de tres partes: un mango reutilizable, un estilete retraíble rígido y un tubo de plástico flexible. El tubo es una varita maleable que tiene un foco de luz muy brillante en uno de sus extremos.

Gracias a esa propiedad lumínica del tubo, es posible que la intubación se lleve a cabo en condiciones normales, o de baja iluminación, o a ciegas.  Por su parte, el estilete adopta la forma de un palo de hockey, lo cual facilita su introducción.

Los estiletes habitualmente son de un metal maleable y están recubiertos de plástico. Tienen la punta roma. Deben ponerse en el interior del tubo endotraqueal, de tal modo que la punta no sobrepase la parte extrema del mismo. Otorgan rigidez o forma al tubo endotraqueal.

Descubre: Neumotórax: todo lo que debes saber

Intubación con estilete con luz

Para realizar la intubación con estilete con luz se requiere básicamente el estilete luminoso y los tubos traqueales apropiados. Primero debe comprobarse la calidad de luz del estilete y verificar el neumotaponamiento del tubo.

Enseguida se debe lubricar el tubo y la zona distal del estilete. Luego, introducir el estilete en el tubo ortotraqueal y formar un ángulo de 90°. El paciente debe tener la cabeza en posición neutra y el reanimador tiene que estar a la cabecera de este.

La técnica consiste en sedar si es necesario, preoxigenar y después realizar las siguientes acciones:

  • Tirar del maxilar inferior.
  • Insertar la unidad estilete-tubo.
  • Avanzar con suavidad hacia la prominencia laríngea del cartílago tiroides.
  • Retirar el estilete.
  • Rellenar el neumotaponamiento.
  • Verificar la posición del tubo.
  • Fijarlo.

Indicaciones para la intubación con estilete con luz

La intubación con estilete con luz se realiza en pacientes con vía aérea difícil. Puede combinarse con otras técnicas de manejo de la vía aérea. Ayuda en la laringoscopia directa, en la intubación con mascarillas y en la retrógrada. Adicionalmente, la intubación con estilete con luz está indicada en los siguientes casos:

  • Cuando el paciente presenta malformaciones en la vía aérea.
  • En adultos que tienen limitaciones en la apertura bucal, o movilidad cervical contraindicada o disminuida.
  • En caso de intubación nasotraqueal.

La intubación con estilete con luz es un método adecuado en caso de urgencias o de atención extrahospitalaria. Esto, debido a que el aprendizaje de la técnica es muy sencillo, así como su aplicación.

Quizá te interese: Tratamiento de la neumonía

Contraindicaciones para la intubación con estilete con luz

Existen algunas contraindicaciones para realizar la intubación con estilete con luz que son relativas. Esto quiere decir que deben valorarse en función de las circunstancias. Dichas contraindicaciones son la obesidad mórbida y la presencia de luz solar. Las contraindicaciones propiamente dichas para el uso de este método son:

  • Presencia de tumores, pólipos o absceso retrofaríngeo.
  • Presencia de algún cuerpo extraño en la vía aérea superior.
  • Politraumatismos en donde haya una lesión faríngea de consideración.
  • Que haya otros tejidos friables (o sea, que se aplastan o se desmenuzan con facilidad) en el trayecto de intubación.

Esta técnica de intubación es más eficaz cuando se coloca una almohada debajo de la cabeza y otra debajo de los hombros para extender el cuello. También hay mayor eficiencia cuando la luz ambiental es escasa.

La intubación con estilete con luz rara vez genera complicaciones. Solo en contados casos se presenta traumatismo de la vía aérea o luxación de los cartílagos aritenoides. Se debe tener cuidado de que no se desarticule el estilete o alguno de sus componentes durante el procedimiento.

  • Hung-OR, Stewart-RD. Lightwand intubation: I A new lightwand device. Can-J-Anaesth. 1995 Sep; 42(9): 820-25.
  • Hung-OR, Pytka-S, Morris-I, Murphy-M, Stewart-RD Lightwand intubation: II Clinical trial of a new lightwand for tracheal intubation in patient with difficult airways. Can-J-Anaesth. 1995 Sep; 42(9): 826-30.
  • Davis, L., Cook-Sather, S. D., & Schreiner, M. S. (2000). Lighted stylet tracheal intubation: A review. Anesthesia and Analgesia. https://doi.org/10.1097/00000539-200003000-00044