Investigaciones sobre el cáncer de páncreas

Laura Yalba 19 junio, 2018
El cáncer de páncreas es una enfermedad muy peligrosa dado que no presenta síntomas perceptibles hasta que ya es demasiado tarde. Actualmente, hay diversas líneas de investigación sobre esta enfermedad.

El páncreas es una glándula de aproximadamente seis pulgadas de largo con forma de pera delgada descansando de costado. El extremo más ancho del páncreas se llama cabeza, la sección media se llama cuerpo y el extremo delgado se llama cola. Se ubica entre el estómago y la columna vertebral.

El páncreas cumple dos funciones principales en el cuerpo:

  • Produce jugos que ayudan en la digestión de los alimentos.
  • Elabora hormonas, como la insulina y el glucagón, que ayudan a controlar las concentraciones de azúcar en la sangre. Ambas hormonas ayudan al cuerpo a utilizar y almacenar la energía que se obtiene de los alimentos.

Las células exocrinas del páncreas elaboran los jugos digestivos y las células endocrinas elaboran las hormonas. Cuando las células tumorales proceden de los conductos exocrinos del páncreas hablamos de cáncer de páncreas. Los tumores derivados de otras estructuras anatómicas del páncreas (páncreas endocrino) no se incluyen en la descripción del cáncer de páncreas, sino en la de tumores neuroendocrinos.

Factores de riesgo

Se conocen diversos factores que tienen relación con el cáncer de páncreas. Entre ellos destacan:

  • Edad: se suelen diagnosticar entre los 65 y los 75 años.
  • Sexo: los hombres poseen una tasa de cáncer pancreático mayor que las mujeres.
  • Raza: es más frecuente en personas de raza negra que en individuos de raza blanca.
  • Dieta: una alimentación rica en carne y grasas de origen animal parece incrementar el riesgo de padecer este cáncer.
  • Obesidad.

  • Tabaco: es el factor más importante. Los fumadores tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de páncreas: al menos un 30% de los cánceres de páncreas son debidos al tabaco y existe una relación causal entre el número de cigarrillos y el riesgo de desarrollar este cáncer.
  • Ocupaciones laborales: los trabajadores en contacto con petróleo y sus derivados, así como con pesticidas (principalmente DDT) presentan mayores cifras de este cáncer.
  • Factores genéticos: el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas está aumentado en algunas familias en las que existen antecedentes de este cáncer.
  • Antecedentes de cirugía de estómago: las personas con gastrectomía parece que tienen un riesgo mayor de cáncer pancreático.
  • Enfermedades benignas: algunas enfermedades benignas se asocian con un incremento en el riesgo de presentar cáncer pancreático. Por ejemplo, la pancreatitis crónica se asocia a un incremento del riesgo de tener este tumor. Además, la existencia de diabetes mellitus de larga evolución parece tener relación con este cáncer.

Se suele decir que el cáncer de páncreas es una enfermedad silenciosa porque en sus comienzos no presenta muchos síntomas perceptibles. En la actualidad, no hay pruebas que puedan detectar confiablemente el cáncer en personas que no tienen síntomas.

Lee también: Procedimiento de Whipple o duodenopancreatectomía en el tratamiento del cáncer

Signos y síntomas

  • Ictericia: color amarillo en la piel y los ojos, oscurecimiento de la orina, comezón y heces del color de la arcilla.
  • Dolor en la parte superior del abdomen o de la espalda.
  • Inflamación dolorosa de un brazo o una pierna debido a un coágulo sanguíneo.
  • Sensación de ardor en el estómago u otras molestias gastrointestinales.
  • Distensión estomacal.
  • Heces flotantes con olor particularmente fétido y color inusual, debido a que el cuerpo no digiere bien las grasas.
  • Debilidad.
  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas y vómitos.
  • Escalofríos.
  • Fiebre.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.

Investigaciones sobre el cáncer de páncreas

En la actualidad existen numerosas líneas de investigación sobre el cáncer de páncreas centradas en diferentes aspectos y características de la enfermedad.

Estudios de detección temprana

Por un lado, se están realizando estudios para su detección temprana. Las investigaciones en curso se centran en determinar y usar análisis de sangre especiales, herramientas de diagnóstico por imágenes y otros enfoques para detectar el cáncer pancreático en sus primeros estadios antes de que se disemine.

Estos enfoques para la detección normalmente se utilizan en personas que tienen un riesgo alto de desarrollar cáncer de páncreas. Aún se desconoce si estas herramientas de detección podrían ser utilizadas efectivamente para la población en general.

Inmunoterapia

Otro tipo de estudios, la inmunoterapia (estimular o promover la lucha de las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer), se centran en prevenir la enfermedad con:

  • Vacunas contra el cáncer
  • Inhibidores del control inmunológico: se trata de un tipo de inmunoterapia ya aprobada para otros tipos de cáncer, como melanoma y cáncer de pulmón.
  • Inmunoterapia adoptiva: métodos para recolectar y modificar genéticamente las células T, que son un tipo de glóbulos blancos.

Ver también: 7 alimentos para desinflamar el páncreas y el hígado

Estudios genéticos/moleculares

Por otro lado, encontramos estudios genéticos/moleculares. En el cáncer, los genes dañados o anormales generan un crecimiento celular descontrolado. Muchos avances de investigación nuevos se basan en identificar genes y proteínas dañados, y en repararlos o en modificar el modo en que funcionan.

Las muestras del tumor pueden analizarse usando diversas técnicas moleculares. Entre dichas técnicas podemos destacar la secuenciación del ADN y el análisis de mutaciones para buscar cambios genéticos. Esta información puede usarse para desarrollar nuevos fármacos dirigidos a estos cambios. Además, posiblemente pueda usarse para detectar cáncer de páncreas en personas que presentan un riesgo alto de padecer la enfermedad.

Otras líneas de investigación

Otras líneas de investigación tienen como objetivo:

  • Reducir los síntomas en los últimos estadios del cáncer.
  • Encontrar tratamientos que puedan atacar a las células madre cancerosas.
  • La búsqueda de una quimioterapia estándar más nueva y más potente como irinotecán nanoliposomal, que actualmente se aprobó como tratamiento de segunda línea para el cáncer de páncreas avanzado.

La combinación de dos vacunas beneficia a los pacientes con metástasis de cáncer pancreático.
En 2014 investigadores de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) descubrieron que el tratamiento con dos vacunas diferentes, GVAX Pancreas seguida de la CRS-207, ayuda a las personas con metástasis del adenocarcinoma ductal pancreático (PDAC) a prolongar su esperanza de vida.

El PDAC es el más común de los tipos cáncer de páncreas. Este estudio muestra que la inmunoterapia puede ayudar a tratar esta enfermedad y a causar menos efectos secundarios en comparación con la quimioterapia.

Bibliografía

Te puede gustar