Investigaciones sobre el cáncer de vejiga

Aunque algunas señales pueden deberse a otros problemas, es fundamental prestar atención y no pasarlas por alto para lograr un diagnóstico precoz y un tratamiento en caso de padecer cáncer de vejiga.

El cáncer de vejiga es mucho más frecuente de lo que en un principio podamos pensar. No obstante, nuevas investigaciones han avanzado con respecto a los tratamientos y la esperanza de vida de las personas que lo están sufriendo.

Algunos estudios señalan al carcinoma de transición o de células transicionales como uno de los cánceres de vejiga más frecuentes (en torno al 90% de las personas lo sufren).

Debido a estos datos, y de igual forma con otro tipo de cáncer, existen algunos avances que permiten tratar el cáncer de vejiga de una manera más eficaz. Veamos cómo funcionan y qué expectativas tienen los tratamientos que vamos a exponer.

Avances en el cáncer de vejiga

Cistectomía

De acuerdo con lo que señala la Sociedad Española de Oncología Médica, la cistectomía ha tenido muy buenos resultados en aquellos pacientes que recibían el diagnóstico de cáncer de vejiga invasivo.

Este método consiste en extraer la vejiga y parte de la uretra, así como los ganglios linfáticos cercanos que pueden verse involucrados. Esto ha logrado una tasa de supervivencia de hasta el 60% de las personas que sufrían la enfermedad. Sin duda, un gran avance.

Cáncer de vejiga

Neoadyuvancia

La neoadyuvancia consiste en una manera de tratar el cáncer de vejiga con quimioterapia desde un principio. Aunque sabemos los efectos secundarios que esta reporta, es una buena manera de evitar que el cáncer siga evolucionando y propagándose.

Asimismo, en este caso se probó la neoadyuvancia combinada con cisplatino, un tipo de quimioterapia especial utilizada para tratar diferentes cánceres. Los resultados han sido bastante alentadores. Las tasas de supervivencia ha mejorado.

Esto se ha visto en pacientes que han sido diagnosticados con cáncer de vejiga músculo invasivo. Sin duda, el cisplatino ha tenido una gran importancia en estos resultados.

Tratamiento adyuvante

El tratamiento adyuvante se lleva a cabo después de la operación para eliminar el cáncer de vejiga por completo. Aunque podamos pensar que esto puede ser opcional, lo cierto es que muchas personas después de unos años pueden volver a padecer cáncer.

Lee: 9 maneras de prevenir el cáncer según la ciencia

Para evitar que esto suceda y asegurarnos de que el cáncer se erradica para así aumentar la supervivencia se opta por esto. Aunque las tasas de supervivencia son de solo un 34% libre completamente de la enfermedad son datos bastante esperanzadores que permitirán seguir investigando.

Metástasis

Con respecto a la metástasis en el cáncer de vejiga el avance ha sido mucho menor. La razón se encuentra en la escasez de recursos para estudiarlo en profundidad, así como la complejidad que aún hay alrededor de este tipo de cáncer.

Metástasis

La metástasis sigue siendo algo difícil de controlar y eliminar una vez aparece. No obstante, se han tomado algunas medidas que han permitido ver algunas mejorías:

  • Carboplatino: en pacientes de determinada edad no se recomienda el cisplatino, sin embargo, el carboplatino ha brindado bastantes beneficios.
  • Vinflunina: también ha reportado resultados bastante esperanzadores, aumentando la tasa de supervivencias en pacientes con cáncer de vejiga.

Descubre: ¿Qué es la vejiga hiperactiva y cómo tratarla?

A pesar de todo esto, con respecto a la metástasis los avances han sido bastante lentos, pero se espera seguir investigando sobre ello. Hasta el momento, los estudios han avanzado mucho más en el cáncer de mama.

Los ensayos clínicos

Ninguno de estos avances, por pequeño que sea, habría podido ser posible sin los ensayos clínicos pertinentes. Estos son sumamente importantes para poder seguir investigando sobre el cáncer de vejiga y muchos otros.

Lo primordial es realizar un diagnóstico temprano para evitar que el cáncer siga evolucionando y termine diseminándose. Por ello, debemos estar atentos a cualquier sangrado en la orina, cambios en los hábitos de micción, pérdida de apetito, inflamación o fatiga.

Toda esta sintomatología puede malinterpretarse y puede marcar la diferencia. Un diagnóstico temprano siempre será preferible ya que permitirá erradicar el cáncer con mayores tasas de éxito.

Asimismo, recomendamos llevar una dieta saludable junto con unos hábitos también positivos. Recordemos consumir muchas frutas y verduras, hacer deporte y dejar de fumar si es algo que realizamos habitualmente.

Aunque todo esto no evite que suframos cáncer de vejiga en algunos casos, sí puede ayudarnos a mejorar nuestra salud y a estar más fuertes para hacerle frente si se termina presentando. Recordemos realizar revisiones periódicas y nunca realizar suposiciones sobre los síntomas pensando que indican un problema menor.