Jabón casero para dar suavidad y luminosidad a las manos

Elena Martínez Blasco · 9 marzo, 2016
Para preparar nuestro jabón casero vamos a emplear el jabón de glicerina que por su pH neutro es apto para todo tipo de pieles.

Las pastillas de jabón casero son una buena opción para el cuidado de nuestras manos. Aunque han dejado de utilizarse solo para las manos y su empleo se extiende a otras partes del cuerpo. Las pastillas de jabón casero están llenas de propiedades que hace que su uso sea beneficioso para toda la piel.

Utilizar este tipo de jabón resulta cómodo y práctico a la vez que su coste es menos elevado. Las pastillas de jabón llevan menos cantidad de agua por lo que son más hidratantes y humectantes para la piel. Para hacer el jabón casero puedes usar pastillas de jabón de glicerina como base.

Aunque existen múltiples recetas para elaborar jabones caseros utilizando sosa cáustica, al tratarse de un proceso más largo y en el que que tomar ciertas precauciones. Hoy te proponemos una alternativa mucho más sencilla.

La base de la pastilla tiene que ser neutra para poder añadirle los dos ingredientes que hemos elegido, en este caso aceite de coco y limón. De esta forma conseguiremos que sea un jabón casero mucho más hidratante y que nos deje las manos hidratadas y luminosas.

Se trata de bases de jabón neutro con pH similar al de la piel. Por este motivo, es apto para todo tipo de pieles a la vez que limpia e hidrata. Es muy fácil trabajar con ellas y puedes añadirle:

  • Aceites esenciales.
  • Colorantes.
  • Aceites vegetales.
  • Esencias.

  Lee también: Cómo hacer jabones de glicerina decorativos y aromáticos

El aceite de coco

Aceite de coco para hacer jabón casero

El aceite de coco es cada vez más común en muchos jabones y productos de cosmética natural, puesto que aporta increíbles y numerosos beneficios a la piel.

Una de sus principales virtudes es que hidrata la piel sin aportar exceso de grasa. Deja una sensación de hidratación agradable, ya que se absorbe con mucha facilidad.

Por su composición, el aceite de coco tiene propiedades antibióticas y antimicrobianas. Como consecuencia se potencian las propiedades limpiadoras de este jabón sin alterar el pH natural de la piel.

El aceite de coco protege la piel de las manos de los radicales libres y de los daños causados por la exposición al sol. Además, aporta mucha suavidad y contribuye a la regeneración de la piel.

El limón

limón para hacer jabón casero

 

El limón es una fruta cítrica excelente para nuestra piel. Algunos de sus numerosos beneficios para nuestra piel son:

  • Limpia en profundidad.
  • Arrastra la grasa.
  • Previene la formación de  manchas.
  • Aporta brillo y luminosidad.
  • Ayuda a tratar y minimizar las imperfecciones y cicatrices que podamos tener.

En esta receta usaremos tanto el zumo como la cascara, ya que esta es muy rica en nutrientes. Además, dará un toque de color original a nuestro jabón casero. Al añadirla rallada también nos proporcionará una ligera exfoliación cada vez que nos enjabonemos.

Cómo elaborar un jabón casero de glicerina, coco y limón

Qué necesitamos

Ingredientes

  • Una pastilla de jabón de glicerina neutra.
  • Un limón.
  • 3 cucharadas de aceite de coco (45 g).
  • 2 cucharadas de cera de abeja (30 g).

Por un lado, usaremos el zumo de limón y, por el otro, rallaremos la cascara. Para la elaboración, emplearemos el aceite de más calidad que es el virgen extra, aunque para este jabón también nos serviría uno normal.

La cera de abeja nos ayuda a dar una consistencia más sólida a nuestro jabón casero y, además, es un ingrediente excelente para la piel, ya que es un estupendo humectante y protector de la piel.

Elige un molde para dar forma a nuestro jabón. Puede ser cualquier recipiente de plástico o incluso podemos usar la base de una botella.

Te recomendamos leer: 10 secretos con aceite de coco para rejuvenecer

Proceso de elaboración de un jabón casero

Pon la pastilla de jabón de glicerina y la cera de abeja al baño María hasta que se vuelvan líquidas. A continuación, mezcla bien y añade el zumo del limón, la cascara rallada y el aceite de coco. Deja que se disuelvan y luego mezcla todo.

Para finalizar, pon esta mezcla líquida en el molde que hayas elegido previamente engrasado y deja que enfríe.

  • DaSilva, C., Restrepo, C., Peralta, I., Vásquez, M., Portuna, M., & Arango, Y. (2017). Extracción de aceite de Coco (Cocos nuciferas) como estrategias de aprovechamiento de los productos locales de Mitú. Vaupés Innova. https://doi.org/10.2307/j.ctt5vkfk6.31

  • Yang, I. H., de La Rubia Ortí, J. E., Sabater, P. S., Castillo, S. S., Rochina, M. J., Ramón, N. M., & Montoya-Castilla, E. I. (2015). Aceite de coco: Tratamiento alternativo no farmacológico frente a la enfermedad de Alzheimer. Nutricion Hospitalaria. https://doi.org/10.3305/nh.2015.32.6.9707

  • Baratta, M. T., Dorman, H. J. D., Deans, S. G., Figueiredo, A. C., Barroso, J. G., & Ruberto, G. (1998). Antimicrobial and antioxidant properties of some commercial essential oils. Flavour and Fragrance Journal. https://doi.org/10.1002/(SICI)1099-1026(1998070)13:4<235::AID-FFJ733>3.0.CO;2-T