Jabón casero para dar suavidad y luminosidad a las manos

Para preparar nuestro jabón casero en lugar de sosa cáustica vamos a recurrir al jabón de glicerina, cuya manipulación es mucho más sencilla y nos ofrece resultados finales similares

Es importante cuidar las manos para evitar las arrugas, la sequedad y la flacidez.

Además de usar cremas hidratantes específicas y exfoliarlas de vez en cuando, también debemos elegir muy bien el jabón adecuado. Por este motivo te explicamos cómo puedes elaborar en casa de manera sencilla un jabón de coco y limón.

Descubre en este artículo cómo preparar este producto que dejará tus manos más suaves y brillantes que nunca.

¿Por qué es mejor un jabón casero?

Por qué es mejor un jabón casero

Los jabones convencionales son muy limpiadores y espumosos, lo cual hace que también nos resequen demasiado la piel.

A no ser que estemos en contacto con productos muy difíciles de eliminar de nuestras manos (pinturas, grasas, etc.) no es necesario usar productos tan limpiadores.

Estos, poco a poco, van haciendo que nuestras manos estén cada vez más secas, apagadas, se agrieten con facilidad e incluso puedan irritarse y enrojecerse.

A esto le sumamos que no tenemos la costumbre de cuidar las manos cuando lavamos los platos o realizamos tareas de limpieza en las cuales usamos productos fuertes. Estos hábitos, a la larga, también dañan mucho las manos.

Por este motivo, además de usar guantes siempre que sea posible, podemos elaborar un jabón casero y natural que nos dé hidratación y luminosidad. Hay dos ingredientes naturales que nos van a dar estos beneficios.

Ver también: Cómo elaborar jabones caseros con glicerina

El aceite de coco

Aceite de coco

El aceite de coco es cada vez más común en muchos jabones y productos de cosmética natural gracias a sus increíbles y numerosos beneficios para la salud.

Una de sus principales virtudes es que hidrata la piel sin engrasarla o dejarla aceitosa, gracias a que se absorbe con mucha facilidad.

Este aceite tiene propiedades antibióticas y antimicrobianas, lo cual potencia las propiedades limpiadoras de este jabón sin alterar el pH natural de la piel, gracias a su contenido en ácidos grasos de cadena media.

Este aceite protege las manos de los radicales libres y de los daños causados por la exposición al sol, además de aportar mucha suavidad y contribuir a la regeneración de la piel.

El limón

El limón es una fruta cítrica excelente para nuestra piel, ya que la limpia en profundidad, arrastra la grasa, previene las manchas y aporta brillo y luminosidad. Por otro lado, combate y minimiza las imperfecciones y cicatrices que podamos tener.

En esta receta usaremos tanto el jugo como la peladura, ya que esta es muy rica en nutrientes y además dará un toque de color original a nuestro jabón casero. Al añadirla rallada también nos proporcionará una ligera función exfoliante cada vez que nos enjabonemos.

¿Es difícil hacer un jabón casero?

Aunque existen múltiples recetas para elaborar jabones en casa utilizando sosa cáustica, como es un proceso entretenido y además hay que hacerlo tomando ciertas precauciones, en este artículo te proponemos una alternativa mucho más sencilla.

Usaremos como base una pastilla de jabón de glicerina de las que venden en supermercados y farmacias.

Tiene que ser una pastilla neutra, sin aromas ni otros ingredientes añadidos, para poderle añadir nosotros los dos ingredientes que hemos elegido para que sea un jabón mucho más hidratante y nos deje las manos nutridas y luminosas.

Cómo elaborar un jabón de glicerina, coco y limón

Qué necesitamos

Ingredientes

  • Una pastilla de jabón de glicerina neutra.
  • Un limón.
  • 3 cucharadas de aceite de coco (45 g)
  • 2 cucharadas de cera de abeja (30 g)

Notas:

  • Por un lado usaremos el jugo de limón y por el otro rallaremos la peladura.
  • El aceite de más calidad es el virgen extra, aunque para este jabón también nos serviría uno normal.
  • La cera de abeja nos ayuda a dar una consistencia más sólida a nuestro jabón casero y además es un ingrediente excelente para la piel, humectante y protector.

Elegiremos un molde para dar forma a nuestro jabón. Puede ser cualquier recipiente de plástico o incluso podemos usar la base de una botella.

Te recomendamos leer: 10 secretos con aceite de coco para rejuvenecer

¿Cómo lo elaboramos?

Deberemos seguir los siguientes pasos:

  • Pondremos la pastilla de jabón de glicerina y la cera de abeja al baño María hasta que se vuelvan líquidas.
  • A continuación, las mezclaremos bien y añadiremos el jugo del limón, la peladura rallada y el aceite de coco.
  • Dejaremos que se disuelvan también y lo mezclaremos todo.
  • Pondremos esta mezcla líquida en el molde engrasado y la dejaremos enfriar.

¡Ya tenemos nuestro jabón listo!

Te puede gustar