Jabón de romero para la piel grasa

Valeria Sabater · 26 abril, 2020

Si te gustan los productos de belleza naturales, entonces te interesará saber cómo elaborar un aromático jabón de romero para la piel grasa.

Los pasos son realmente sencillos y, con un poco de paciencia y los ingredientes indicados, conseguiremos un producto de higiene belleza excepcional.

¿Y por qué de romero y no de otras hierbas? Porque además de ser una planta aromática, se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y limpiadoras, que contribuirían con la salud de la piel y calmarían algunas molestias leves.

Más acerca del romero

tratar las pieles sensibles o con dermatitis

La Fundación Española de la Nutrición (FEN) indica que el romero es una fuente de taninos, ácido rosmarínico, rosmaricina, folatos, tiamina, riboflavina, vitaminas A, C y B6, fibra, calcio, hierro, magnesio, zinc y potasio.

«Las hojas y sumidades floridas de romero contienen taninos (un principio amargo), vitamina C, ácido rosmarínico, una saponina y el alcaloide rosmaricina (responsable del efecto estimulante)».

En el ámbito de la cosmética, el aporte de dichas sustancias puede variar. Sin embargo, es cierto que en líneas generales, varias de ellas están presentes en las distintas fórmulas.

Ya en el año 2000 se publicó un estudio donde se comentaba el potencial antioxidante del romero en el ámbito dermatológico. A partir de entonces se han realizado más investigaciones.

Más adelante, en un estudio publicado en el año 2016, se evaluó el potencial antiedad y fotoprotector del romero en combinación con los polifenoles del pomelo.

¿Cómo hacer tu propio jabón de romero?

A la hora de preparar jabones es necesario tener en cuenta que debemos tomar una serie de precauciones muy básicas.

Vamos a manipular sosa cáustica. Así que para evitar las salpicaduras e incluso para no respirar sus vapores, es recomendable llevar guantes y una mascarilla.

El proceso en sí no es peligroso. Se trata solo de ser precavidos, aunque basta con saber que esta técnica la han llevado a cabo durante generaciones con total tranquilidad.

Ingredientes

  • ¾ vaso de agua (150 ml)
  • 1 taza de romero seco (150 g)
  • ¼ taza de sosa cáustica (62 g)
  • 2 tazas de aceite de oliva (473 g)
  • 1 vaso de infusión de romero (250 ml)
  • 1 cucharada de aceite esencial de árbol de té (15 g)
  • Bol de plástico u otro recipiente grande, también puede ser la tina del baño.

Preparación

  • Lo primero que vamos a preparar es la infusión. Para ello, ponemos a hervir el agua, para después, echar una cucharada de romero seco. Dejamos que cueza durante unos minutos, para después, retirar el romero y quedarnos con la infusión. Reservamos.
  • El segundo paso es algo más delicado, pero igualmente, sencillo. Vierte la sosa cáustica en el bol de plástico. Recuerda llevar tus guantes y la mascarilla, porque el producto es abrasivo.
  • Recuerda también realizar este proceso con la sosa cáustica en un espacio abierto (balcón, terraza, jardín…) de ese modo evitamos inhalar sus gases.
  • Agrega la infusión de romero a la sosa cáustica.Hazlo poco a poco para evitar las salpicaduras. Ten en cuenta, además, que al mezclar estos dos componentes van a salir vapores.
  • Deja que se enfríe la infusión con la sosa. Permite que pasen unos 15 minutos.
  • Luego añade las dos tazas de aceite de oliva. Debe estar caliente. Vuelve a añadirlo muy poco a poco, manteniendo las adecuadas precauciones.
  • Deja que se enfríe una vez más. Más tarde, añade el aceite esencial de árbol del té.
  • Recuerda que siempre será mejor que la mezcla esté fría para que los aceites esenciales mantengan sus propiedades.
  • A continuación, para agilizar el trabajo y homogeneizar la mezcla, usa la batidora a una velocidad baja. Ponla en el centro del bol sin hacer nada más. Con calma y cuidado.
  • Cuando veas que el conjunto de ingredientes se vuelve espeso, como si fuera mayonesa, añade el resto de romero seco (así conseguimos un efecto exfoliante).
  • Por último, solo falta verter la mezcla en los moldes.
jabón de romero

Un truco: añade antes unas ramitas de romero en el molde, así será más fácil retirar después el jabón.

Para evitar que queden burbujas, una vez tengas llenos los moldes, dales un pequeño golpecito para quitar el aire.

¿Siguiente paso? Tener paciencia. Deja pasar unas 6 semanas antes de comenzar a utilizarlos. Pasado este tiempo podrás incorporarlos en tu rutina de belleza y aprovechar sus beneficios.

No debes usar este jabón para lavarte las zonas íntimas.